martes 5 jul 2022
EUROPA

Italia aprobó el plan de ajuste para frenar contagio de la crisis

El Senado de este país voto a favor del ajuste propuesto por el gobierno. "Estamos como en el Titanic, ni los pasajeros de primera clase se salvan", dijo el ministro de Economía.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Internacionales 14 de julio de 2011 - 18:27
El Senado italiano aprobó este jueves un plan de austeridad diseñado por el gobierno para tratar de frenar el contagio de la crisis de la deuda a Italia, lo que pondría en peligro la economía de los países de la Eurozona.

Tras la adopción este jueves del plan por parte de los senadores italianos, por 161 votos a favor, 135 en contra y 3 abstenciones, el proyecto pasará el viernes a la Cámara de Diputados donde deberá ser aprobado definitivamente.

El gobierno decidió someter el proyecto a un voto de confianza en el Parlamento para acelerar su aprobación.

Ante los senadores, el ministro Tremonti propuso que "el equilibrio fiscal figure en la Constitución" y advirtió que Europa necesita voluntad política para salir de la crisis "porque estamos como en el Titanic, ni los pasajeros de primera clase se salvan", dijo.

"Hoy Europa se encuentra ante una cita con el destino: para salvarse se necesita la política y no las finanzas. La política no puede equivocarse en este momento", subrayó el ministro.

Con el fin de evitar un contagio de la crisis, que repercutiría gravemente en todos los países de la zona euro, ya que Italia es la tercera mayor economía, tanto la mayoría de derecha como la oposición de izquierda acordaron adoptar un plan de ajuste riguroso de forma urgente.

El plan, en detalle

El plan de ajuste, que fue retocado  en los últimos días, deberá permitir al país alcanzar el déficit cero en 2014 y será de unos 47.000 millones de euros, en vez de los 40.000 inicialmente previstos.

El nuevo plan anticipará al 2013 las liberalizaciones, con un programa de privatización de empresas estatales y municipales, introduce el pago de una parte de las consultas médicas, congela los salarios de los empleados públicos y recorta los fondos a las entidades locales, entre otras.

A partir del 2013, se endurecen las medidas para alcanzar la jubilación, aumentando gradualmente la edad para la pensión en función de la esperanza de vida de la población italiana y se introduce una contribución solidaria para las pensiones "doradas".

A nivel de ingresos, se introduce un impuesto progresivo a los tenedores de bonos del tesoro.

Te Puede Interesar