salud

OSEP avanza en el tratamiento de residuos patológicos

Realizarán capacitaciones al personal, sobre la manipulación y deshecho de este tipo de compuestos.

Por Sección Sociedad

Desde la Obra Social de Empleados Públicos (OSEP), se comenzó a realizar una capacitación sobre el tratamiento de los residuos patológicos, desde su separación y clasificación, hasta la neutralización del compuesto y posterior desecho.

Según informó la OSEP, en Mendoza existe un procedimiento legalizado y reglamentado para el tratamiento de estos residuos. Desde hace 6 meses, el Departamento de Higiene y Seguridad inició un programa de capacitación destinado al recurso humano que manipula ese tipo de elementos.

Estas capacitaciones tienen como objetivo transmitir e internalizar la forma en la que se trabaja con respecto a este tema. Una parte fundamental es la separación y clasificación, junto con el almacenamiento en los recipientes adecuados (por ejemplo, los objetos punzantes o cortantes se depositan en envases sólidos antes de ir a una bolsa) y la identificación correspondiente con colores y símbolos. Los residuos luego son transportados por personal especializado a una planta provincial de tratamiento para ser neutralizados antes de su desecho definitivo.

Además de la capacitación, que ya se ha dado en casi todos los efectores de la obra social, OSEP también habilitó a todos estos efectores, incluyendo las delegaciones en el interior de la provincia, en el Registro Provincial de Generadores de Residuos Patológicos y/o Farmacéuticos establecido por la Ley Provincial Nº 7168. Esta inscripción es, además de un requisito legal, una certificación de que se cumplen los pasos y procesos necesarios para tratar estos residuos.

¿Qué son los residuos patológicos?

Un residuo patológico es aquel que posee características infecciosas, es decir, que es capaz de provocar una enfermedad por contener microorganismos que pueden afectar a quien esté expuesto.

Entre los distintos tipos de residuos patológicos podemos nombrar jeringas, guantes usados, restos de sangre, fluidos humanos y de animales, restos de órganos, elementos corto-punzantes contaminados y todo aquel material que haya tenido contacto con microorganismos potencialmente patógenos.

En tanto, los residuos farmacéuticos son aquellos derivados del uso de medicamentos o la producción de los mismos, y que pueden ser tóxicos y/o contaminantes.


Te Puede Interesar