Tenis

Del Potro vuelve a la Davis

El tenista de Tandil regresa a la competencia luego del cambio de conducción.

Por Sección Andino Sports

 La nueva conducción, encabezada por Armando Cervone, lo consiguió. Fuera David Nalbandian, fuera Martín Jaite, se allanó el camino y, charla va, mimo viene, Juan Martín Del Potro avisó que levanta la veda y esta temporada le da el sí a la Copa Davis para liderar al equipo. Aún no puede confirmar que actuará del 6 al 8 de marzo en la primera ronda contra Brasil porque primero debe pasar la prueba de la muñeca: hace casi un año no juega, necesitó operación, y si regresa en óptimas condiciones físicas, nuevamente será parte de la Selección que ahora dirige Daniel Orsanic.

El francés Dom Pérignon -no da brindar con menos que ese champán de dos luquitas- está frío esperando el chin chin.

La copa se llenará, además, porque el viernes se terminó de definir la sede y superficie. Finalmente, el partido se jugará en Tecnópolis. Pero no en el estadio techado dentro de un pabellón que usó el seleccionado de básquet antes del Mundial 2014, sino afuera, al aire libre, en un playón donde armarán una cancha nueva, aunque con las mismas tribunas desmontables que rodearon a Luifa Scola y Cía. La organización tiene dos meses para armar el terreno donde empezarán a fundarse las renovadas ilusiones.

En la decisión del lugar y piso tuvo mucho que ver Delpo, quien, al no poder confirmar cómo va a llegar físicamente para esa fecha, les cedió la elección a sus compañeros. Leo Mayer, Juan Mónaco y Charly Berlocq -los consultados- prefirieron polvo de ladrillo outdoor, ya que, analizaron, el cemento y jugar bajo techo beneficiaría a los brasileños. En este sentido se llega a dos confirmaciones: además del escenario, el equipo. El trío acompañará a Delpo, siempre que éste pueda jugar. El quinto elemento podría ser Federico Delbonis. A menos que Orsanic se decida por llevar un especialista en dobles, de los que hoy no abundan -Horacio Zeballos, bastante ligado a Nalbandian, no es del agrado de Delpo-.

En cuanto al tandilense, para antes de la Davis está anotado en el ATP 500 de Acapulco (cemento outdoor, larga el 23/2, coincide con el Abierto de Argentina), lo cual fue la primera señal de su regreso a la Copa, ya que de figurar en el ATP 500 de Dubai, se complicaría su presencia.

Sin embargo, tanto se destaca su buena relación con Cervone (reemplazante del fallecido Arturo Grimaldi) y los suyos -otra ausencia clave en las decisiones es la del Bicho Romani, ex N° 2 de la AAT, de licencia hasta fines de marzo-, que hasta el aspecto económico se está aclarando en el horizonte. Es que no es lo mismo asegurar la presencia de Delpo a lo hora de cerrar contratos que sin él. De hecho, en la AAT ya se frotan las manos pensando en un hipotético cuartos de final frente a Serbia, con Novak Djokovic al frente, en nuestro país. En ese caso, la recaudación volverá a ser como en las buenas épocas que, si bien mostraban a un equipo no muy unido -como casi siempre en la historia nacional de este torneo-, al menos la calidad y convocatoria de nombres generaban resultados deportivos y económicos.

Así parece encaminarse nuevamente la tarea. Con Delpo más algún guiño en las localías, la ilusión de ganar por fin la Ensaladera se abre otra vez.

El regreso de Del Potro está previsto para el ATP 250 de Brisbane, que larga el 4 de enero. Ese torneo será clave para determinar cómo está el diestro de la muñeca izquierda operada en marzo, que le impide jugar desde febrero. El tandilense de 26 años, ex Nº 4 del mundo, hoy es 137.

Te Puede Interesar