Rugby

Balance de rugby: un paso adelante

Mendoza le cae bien a Los Pumas y con una actitud notable se llevaron por delante a los australianos tras un comienzo desfavorable.

Por Sección Andino Sports

Después de un 2013 bastante movido, sobre todo en los últimos meses, Los Pumas recuperaron la tranquilidad y encontraron una línea de juego en una temporada que tuvo como puntos más altos la victoria frente a Australia, primera en el Rugby Championship, y el triunfo frente a Francia en condición de visitante.

Antes del inicio de la ventana del primer semestre, llovieron críticas para el entrenador Daniel Hourcade, quien, tras una discusión mediática con Patricio Albacete, marginó al segunda línea del equipo. Y eso que Pampas XV había cumplido una magnífica actuación en la primera edición de la Pacifica Cup, que se la había llevado en forma invicta.

Se acercaban dos duros test ante Irlanda y otro no mucho más accesible frente a Escocia. Y luego venía el desafío del tercer Rugby Championship. Era un severo examen para el tucumano, que había reemplazado a Santiago Phelan en noviembre del año pasado.

Y ya en esa primera serie comenzó a percibirse un cambio de estilo. "La única forma de ganarles a los mejores, es atacarlos", decía el técnico. Y esa premisa comenzó de a poco a trasladarse al campo juego. El saldo de tres derrotas no fue tan negativo, porque muchos de los jugadores que carecían de experiencia comenzaron a ganarla.

Y luego eso se vio reflejado en la certamen del hemisferio sur. El equipo estuvo cerca del empate en Sudáfrica y arañó la victoria ante los Springboks en Salta.

En Oceanía, el segmento del certamen en el que mejor habían jugado Los Pumas en las dos ediciones anteriores, el equipo no jugó tan bien como en esos años pero tampoco fue apabullado. 

Y de vuelta al país, los albicelestes cumplieron ante los All Blacks pero se fueron nuevamente derrotados. Parecía que el primer triunfo quedaba para otro año, más aún después de que las lesiones hicieran mella en el pack de forwards antes del cierre frente a los Wallabies.

Pero Mendoza le cae bien a Los Pumas y con una actitud notable se llevaron por delante a los australianos tras un comienzo desfavorable.

El primer triunfo en el 'cuatro naciones' incentivó al equipo argentino, pero las lesiones siguieron complicando. Y la derrota ante Escocia en Edimburgo pareció hacer tambalear todo lo bueno hecho hasta ese instante.

Pero el éxito ante Italia, en menor medida, y la gran victoria sobre Francia en París con un pack integrado por mayoría de jugadores jóvenes hicieron que la temporada tuviera un saldo positivo, aunque los números (3 victorias contra 9 derrotas) parezcan decir otra cosa. 

A poco menos de un año del Mundial de Inglaterra, el equipo encontró una línea de juego, mérito del entrenador que se jugó una gran parada y le dio resultado, y de los jugadores, que entendieron el mensaje y lo llevaron a la cancha.

La base de jugadores se amplió y hubo rendimientos individuales muy buenos, como los de Joaquín Tuculet, el capitán Agustín Creevy y Juan Martín Fernández Lobbe, entre otros.

El desafío para el año próximo es ir afinando detalles en el reducido Rugby Championship (se jugará en una sola rueda, enfrentando sólo a Australia como local, en Mendoza) y los amistosos ante los Barbarians Franceses.

Después llegará la cita ecuménica en la que batir a los All Blacks en el debut parece una misión imposible, pero el resto de los rivales Namibia, Tonga y Georgia son accesibles.

Y si el elenco nacional avanza a cuartos de final, su rival surgirá entre Irlanda y Francia, un adversario que no es inaccesible. El sueño de imitar la gesta de Francia 2007 no parece tan lejano.

Te Puede Interesar