Todo un drama

Contadora, madre de dos hijos teme perderlos

Se unió a un alemán, tuvo dos hijos y ahora vive un calvario en su San Rafael natal.

Sentimientos o decisiones encontradas en la pareja, traen como consecuencia la división de la familia y los hijos, sin comprender nada de lo que pasa, pasan a verse involucrados en una contienda judicial de la que nada entienden.

Una joven sanrafaelina a poco de recibirse de contadora viajó becada a Alemania donde se enamoró de un joven oriundo de ese país y tuvo dos hijos en esa nación.

Por esas cosas que tiene la vida, la pareja resolvió venir a vivir a San Rafael donde comenzaron a construir su casa en el distrito de Las Paredes y como proyecto económico comprar una finca con destino a la producción de pasturas.

La contadora comenzó a ejercer su profesión para lo cual montó un estudio, mientras que el marido acompañó a su suegro en las tareas de agrimensor, a la vez que planeaba ejercer la docencia.

El destino quiso que hace dos años el alemán tomara la decisión de regresar a su país y mediante contactos alquiló una propiedad y firmó un contrato que lleva la firma de su esposa, que ahora denuncia que jamás lo hizo y que su firma fue falsificada.

El hombre determinado día le comunica a su mujer que retornarían a Alemania pero la mujer no compartió esa idea y le recordó que el plan era quedarse para siempre en San Rafael, donde está ejerciendo su profesión y los chicos comenzando la escuela.

Frente a criterios enfrentados el alemán partió el 12 de marzo del 2012 a su nación y comenzó a presionarla para que se fueran a vivir juntos y que ejerciera su labor en Alemania. Ante la negativa de la contadora vino lo inesperado. La decisión de quitarle los hijos, que si bien tienen doble nacionalidad, son nacidos en Alemania, a la vez que le suspendió la ayuda económica.

En el juicio entablado en Alemania el padre basa su demanda en el Convenio Marco Internacional de la Haya, y ofreció como testigos a personas que aseguran que la familia vino a Argentina para retornar tiempo después.

La causa llegó al Juzgado de Familia de San Rafael y ante la imposibilidad de apelar la demanda los niños pueden ser enviados a Alemania y una vez cumplido ese trámite, recién la mamá estará en condiciones de reclamar a sus hijos.

En este tortuoso caso la madre también esgrime que tiene testigos que aseguran que la pareja o familia se vino San Rafael para radicarse definitivamente, tanto es así que los chicos fueron incriptos en la escuela.

Además, el profesional que defiende a la mujer pide que se demuestre la falsificación de su firma en el contrato de alquiler celebrado por su esposo en Alemania, lo cual sería clave, según la defensa, para determinar que nunca hubo intenciones de regresar a aquel país, como también reclama proteger el interés de los niños que están contemplados en la Convención de los Derechos del Niño.

Te Puede Interesar