inclemencias climáticas

La temporada de tormentas comenzó con graves consecuencias

La producción del Valle de Uco, Tupungato y parte de Tunuyán, se ha visto seriamente castigada por la caída de granizo en las últimas horas.

La producción del Valle de Uco, en una vasta zona de Tupungato y parte de Tunuyán, se ha visto seriamente castigada por las primeras tormentas de piedra y granizo que azotaron esta temporada.

El primer fenómeno de magnitud ocurrió el martes de la semana pasada, cuando las nubes descargaron su furia en El Peral, y de allí se desplazaron a San José, Villa Bastías, y La Arboleda, causando daños de hasta el 90% en algunos casos.

Las plantaciones de nueces y vides de alta gama son las que representan las mayores pérdidas en cuanto a montos, por el elevado precio de estos productos.

Pocas horas después, el jueves 11, otra tormenta dejó como saldo nuevas pérdidas, esta vez abarcando las zonas de El Zampal, Dubois, Zampalito y Cordón del Plata donde también la producción hortícola sufrió graves daños.

Más de 200 productores sufrieron las consecuencias de las tormentas en 4500 hectáreas, lo que representa casi un 25% del total de tierras cultivadas en el departamento. Un número que no es menor y que debería encender el alerta de los funcionarios del Ministerio de Agroindustria que, hasta el momento, no han visitado la zona.

Sólo el director de Contingencias, Marcos Scipioni, se reunió unos minutos con los productores después del primer meteoro.

El funcionario prometió a los productores de frutales y vid, asistirlos con partidas de oxicloruro de cobre, necesario para realizar las primeras curas en las plantas dañadas. El método será entregar a los productores de hasta 10 hectáreas el producto necesario para remediar el daño hasta 5 hectáreas.

El seguro agrícola es otra de las herramientas con la que pueden contar los productores que se hayan adherido al sistema. A ellos les entregarán 6 mil pesos por ha. si el daño supera el 50%.

Otra situación que se complica como consecuencia de las pérdidas que dejó la tormenta es el de la mano de obra que quedará sin trabajo. Por eso, la directora de Empleo del Ministerio de Trabajo, Dora Balada, estuvo en la región y prometió ocuparse del tema.

Los productores deben denunciar el daño sufrido en la página de la Dirección de Contingencias de la Provincia. El plazo es de diez días hábiles desde el momento de la tormenta. El consejo que dieron los funcionarios es que, aunque se trate de daños menores, deben denunciarlo ya que los porcentajes son acumulativos y de repetirse una nueva situación de tormenta, podrán contar con el antecedente. 


Te Puede Interesar