Proyecto solidario

Emergencia de sonrisas, los que curan el alma con el corazón

Dos personajes de la música y el teatro realizan actividades recreativas para niños internados en el Hospital Pediátrico Fleming. Conocé la historia del Doctor "Armando Sopaipilla" y el "Doctor Musicón"

Se trata de una verdadera historia digna para contar, porque los protagonistas principales son los niños, los jóvenes y también se incluyen los papás y las mamás. Es una trama que se desarrolla hace más de tres años en el hoy Hospital Pediátrico Alexander Fleming de nuestra ciudad de Mendoza.

Allí recorren los largos pasillos y las innumerables habitaciones dos personajes magníficos, ambos provienen del mundo de las fábulas y las fantasías. Se trata de dos profesionales de las risas, nada más ni nada menos que los doctores "Armando Sopaipilla" y el "Doctor Musicón", los exponentes principales de este particular proyecto.

Apoyados por la gestión del director del nosocomio infantil, Joaquín Arabel, estos payasos son el sostén emocional de muchos de los niños, que arriban al lugar para ser tratados en las distintas enfermedades. Tras haber realizado un estudio previo, a partir de los trucos de magia, los juegos, la música y las actuaciones, logran cambiar el trauma de internación por un momento de alegría.

Es una situación compleja, porque según contaron ellos mismos no todos lo toman de igual modo. Se viven situaciones delicadas dentro del propio ente hospitalario y las tensiones de los momentos difíciles son muy duras de poderlas manejar con criterio; hasta los médicos por ahí son reacios a compartir un momento con los personajes.

"Surgimos como una respuesta a las necesidades de los más pequeños dentro del hospital, creímos desde el principio que no podíamos limitarnos solamente a hacer una obra de teatro por las limitaciones del espacio entonces lo pensamos desde el lado de lo comunicacional", señaló Mariano Martínez, quien encarniza el papel del "Doctor Sopaipilla".

Martínez hizo referencia al modus operandi y destacó que "el tiempo de cada función es de aproximadamente 10 minutos, donde hay muchas cosas que son improvisadas y otras responden a una pauta de antemano, siempre mostrando una faz alegre, porque el personaje no tiene tristezas ni mucho menos incurre en las discusiones".

"El trabajo termina siendo también para las personas que acompañan a los enfermuchos, ya que un chiste, un cuento o una misma melodía los anima a no bajar los brazos", sostuvo, y agregó "Sopaipilla": "Nosotros somos artistas experimentados pero damos con todas las situaciones que no se pueden imaginar".

"Emergencia de sonrisas" es el nombre con que se denomina a este grupo sostenido desde la obra social de los empleados públicos (OSEP).

Propician la lectura

En el Fleming existe una biblioteca, la cual es utilizada por los chicos. Existen libros donados por varias bibliotecas populares de la provincia y los hay para todas las edades, ya que lo padres también forman parte de esta idea de cultivar el intelecto mientras están dentro del hospital.

Otras actividades

Emergencia de sonrisas no sólo es un grupo dentro del propio nosocomio sino que además llevan adelante trabajos de concientización en distintas entidades como escuelas, entre otras instituciones.




Te Puede Interesar