sábado 2 jul 2022
La nueva pulseada

Ofrecen obras como moneda de cambio para que Paco congele el aumento de luz previsto para febrero

El último incremento debía aplicarse a partir del 1º de febrero. Lleva dos meses frenado porque la Nación presiona a los gobernadores para que no autoricen aumentos. Malestar de las distruidoras.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
4 de abril de 2014 - 06:00

En una nueva estrategia para frenar la inflación, la Nación está negociando con los gobernadores que retrotraigan las tarifas eléctricas al 31 de diciembre y a cambio les concede obras para fortalecer el sistema que ya ha dado sobradas muestras de estar en terapia intensiva. Así coloca a los mandatarios en una nueva pulseada porque las distribuidoras sostienen que no pueden hacer las obras comprometidas anteriormente si no se cumple con los aumentos acordados en las revisiones tarifarias correspondientes.

El último aumento acordado en Mendoza no se ha podido aplicar y es precisamente por esta negociación que encara en Nación el gobernador y sobre la que debe dar una respuesta en los próximos días. En la última renegociación entre las prestadoras y el ente de control se había acordado un incremento a partir del 1 de febrero. Este se sumaría al 9 por ciento que se dio en julio y al 7 que se autorizó en noviembre de 2013.

El pedido de las distribuidoras había sido argumentado en que debían afrontar obras y ampliaciones pero también diferentes aumentos paritarios. El pedido de las empresas pasó el filtro del Epre pero también el de la Subsecretaría de Servicios Públicos y se frenó en el Ministerio de Energía.

Las distribuidoras son las que están más comprometidas porque mantienen deudas abultadas con la mayorista. Sin embargo, las pequeñas cooperativas tendrían un respiro a través del acuerdo que se negocia en Nación, porque a ellas sí se les permitiría un pequeño incremento.

El titular de Energía, Marcos Zandomeni, no quizo hablar del tema y no es un secreto en los pasillos de Casa de Gobierno que esa decisión sólo puede tomarla el gobernador porque se trata de un gesto político cuyas consecuencias no puede dejar de evaluar. Además nadie desconoce que es un paso previo al recorte de subsidios, que en las provincias se sentirá con fuerza.

De Vido es quien encara la negociación con los gobernadores. El turno de Paco se acerca.


Sobre la cantidad o calidad de obras que está ofreciendo Nación como moneda de cambio no se sabe nada. Lo cierto es que más de uno confía en que serán necesarias para el sistema teniendo en cuenta que hay falencias, las distribuidoras tienen deuda con la mayorista y las multas por deficiencias no cesan.

Esta decisión clave que debe tomar Francisco Pérez ya fue acatada por varios mandatarios. Esto porque esta semana, Tierra del Fuego, San Juan, Corrientes y Jujuy firmarán con el gobierno nacional el compromiso de retrotraer las tarifas de luz a los valores del 31 de diciembre y de congelarlos por un año. Eso sí, no hay que olvidar que algunas de estas empresas son de administración estatal o mixta.

En la edición digital del Cronista de ayer aseguran que la próxima en sumarse sería Santa Fé y que el Ministerio de Planificación de Julio De Vido espera adherir a las 23 provincias al congelamiento antes de junio. 

Estas cuatro provincias se suman a La Rioja, Catamarca, Formosa y Córdoba, que ya firmaron. En total, ocho distritos ya se dieron el sí al pedido nacional. 

Las boletas provinciales son más caras que las nacionales por lo cargos de transporte de la energía, lo que hace suponer que un recorte de subsidios impactaría de manera más fuerte en Mendoza o en el resto de las provincias que en la Nación.

Te Puede Interesar