Primera División

En la previa del Superclásico del venidero domingo, Mauricio Macri 'desafió' a Ramón Díaz

Como suele ser costumbre en él, el Jefe de Gobierno abrió el juego de las apuestas con el entrenador riojano: "En Mar del Plata me dijo que se prendía, pero no apareció". A su vez, opinó sobre la interna de Boca y Román.

Por Sección Andino Sports

Al aire del programa De Una Otro Buen Momento, que se emite por Radio La Red, Mauricio Macri opinó sobre lo que será el próximo Superclásico que jugarán Boca y River, el domingo desde las 18.15 en la Bombonera. Además, de admitir que "le falta picante" por el bajo nivel futbolístico de ambos equipos, desafió a Ramón Díaz para acordar alguna apuesta, emitió sus conclusiones sobre la interna del vestuario "xeneize" y también respondió a su estilo cuando fue consultado por la renovación de Juan Román Riquelme.

Macri se la juega por el "Xeneize".

"Ramón Díaz me dijo en Mar del Plata que iba a apostar, pero la cosa sigue apagada. Lo fui a saludar al vestuario y me lo aseguró. Se ve que está pobre, excedido en los gastos", respondió entre risas en Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, intentando llamar la atención del entrenador riojano. Sin embargo, todo parece indicar que se quedará con las ganas de pautar el desafío: "Cuando viajaba a otros países, siempre me decían que era algo muy gracioso".

A su vez, el líder del Pro asumió que "antes era otra cosa porque los Boca-River definían la punta, pero ahora estamos ambos en la mitad de la tabla. Eso lamentablemente genera la falta de pimienta, pero igualmente es un espectáculo increíble y la cancha va a explotar". Asimismo, deseó un desarrollo de las acciones con normalidad, sin incidentes, mientras reconoció que "si perdés, el lunes no vamos a querer ir a los lugares que habitualmente vamos para que no te gasten".

Más allá de eso, Macri comentó que tiene confianza en el equipo con el cual fanatiza porque "la cancha pesa y tengo fe porque hace 10 años que no nos ganan allí".

Dejando de lado por un rato el tópico del enfrentamiento ante el "Millonario", que será vital para las intenciones del equipo de pelear el campeonato, el ex mandatario del club expuso su respeto hacia Carlos Bianchi pero recordó que "en su etapa anterior, a esta altura, ya había ganado dos torneos y se estaba preparando para la Copa Libertadores. Este arranque no fue igual, pero lo puede revertir".

Además de revelar que "hablo de vez en cuando con Angelici" y repetir que "el club está por encima de cualquier persona", se introdujo en la interna del vestuario, que explotó con la pelea a las trompadas entre Agustín Orión y Pablo Ledesma. "Esos episodios no fueron buenos para la imagen de Boca, nadie más que Bianchi sabe de la importancia de la armonía. Si hay tensión o problemas de convivencia, los resultados se hacen muy cuesta arriba", detalló.

Para finalizar, consultado por la extensión del contrato de Román una vez que finalice la actual temporada, priorizó bajar los decibeles de posible confrontación con el '10' y su entorno: "No puedo opinar porque condicionaría a la CD y no corresponde. No hablé con Angelici del tema, pero le voy a consultar si tiene la decisión tomada. Yo públicamente no voy a tomar posición. Todos los hinchas recordamos y él mismo debe saber que no es el mismo, no desequilibra como antes, aunque aporte otras cosas".

Fuente: Play Fútbol

Te Puede Interesar