Malestar

Los médicos se oponen al proyecto que prohíbe las cirugías estéticas en menores

Dicen que ciertas intervenciones son necesarias para curar complejos de inseguridad que se dan durante la adolescencia.

Por Sección Sociedad
La Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora manifestó su desacuerdo con el proyecto de ley de prohibir las operaciones estéticas en menores de 18 años. El proyecto fue presentado por su autora, la diputada nacional del Frente para la Victoria, Mara Brawer, junto con especialistas en derecho y psicología infantil y un cirujano plástico.

El proyecto de ley abrió la polémica. En su primer artículo prohíbe las cirugías estéticas en los menores, y en el segundo menciona como excepciones a “las intervenciones reparadoras, terapéuticas o de adecuación del cuerpo a la identidad de género”.

Desde la perspectiva de la sociedad que nuclea a gran parte de los cirujanos plásticos, si se aprobase la ley se limitará el acceso a cirugías a menores que sí las necesitan, como los que se operan las orejas prominentes, las reducciones de mamas o las operaciones de nariz. “Consideramos que el profesional médico está suficientemente capacitado para decidir conjuntamente con el menor y los padres si una cirugía estética debe ser realizada, evaluando los riesgos y los resultados esperados. Por lo cual, una prohibición generalizada carece de sentido”, afirmó Francisco Famá, vicepresidente de la SACPER.

En cambio, la diputada Brawer defendió el proyecto. “Se intenta proteger el derecho a la salud de los adolescentes, y sólo restringirá las cirugías que se realizan por la presión de patrones culturales que se apoyan en estereotipos de género. Amputarse el cuerpo o mutárselo afecta a los adolescentes desde lo psicológico. También las cirugías tienen sus riesgos para la salud. Se busca evitar el abuso de poder de un mercado que exige cuerpos normados. Es necesario evitar poner a los adolescentes frente a la disyuntiva de tomar decisiones que serán irreversibles sobre sus cuerpos y sin razones médicas”, dijo la legisladora a Clarín.

Los cirujanos están en desacuerdo. “No es común que los adolescentes vayan al consultorio por cirugías estéticas de mamas. O en todo caso son rechazados por la mayoría de los especialistas. Por lo cual, no se necesita una ley para restringir algo que de por sí no se hace”, sostuvo Jorge Pedro, especialista en cirugía plástica. Agregó: “El proyecto podría restringir el acceso a cirugías que son consideradas estéticas y no terapéuticas. Muchos las necesitan antes de los 18 años como los que presentan orejas prominentes, aumento de la nariz (rinomegalia), aumento mamario en varones (ginecomastia) o la hipertrofia en mujeres (mamas grandes). Esas situaciones pueden operarse antes de los 18 años ya que la oreja y la nariz terminan de formarse antes de los 16 años. Al operarse con el consentimiento de los padres, se evita que los chicos sean víctimas de burla. No se entiende por qué si hay una ley que permite cambiar de sexo a los menores, se les restringiría el acceso a cirugías estéticas”. “En el proyecto de ley no queda claro qué tipo de cirugía estarían prohibiendo”, opinó el profesor y doctor Patricio Jacovella, jefe del servicio de cirugía plástica del Hospital de Clínicas de la Universidad de Buenos Aires. “Sería útil que el Congreso pida el consejo a las entidades médicas y a las universidades”.

Te Puede Interesar