Los tironeos entre Francescoli y Ramón Díaz

Francescoli estará a cargo de la Secretaria Técnica (trabajará junto a Gancedo ) y deberán definir con el entrenador, en conjunto, refuerzos, el trabajo con los juveniles y demás cuestiones.

La historia de Ramón Díaz  y Enzo Francescoli  juntos en River  habla de gloria, títulos y alegrías. Aunque las cosas adentro del vestuario marcaban otra cosa. Mucha agua corrió en la relación de ambos y hoy les toca volver a trabajar en conjunto para el club de sus amores.

Francescoli estará a cargo de la Secretaria Técnica (trabajará junto a Gancedo  ) y deberán definir con el entrenador, en conjunto, refuerzos, el trabajo con los juveniles y demás cuestiones. "Ojalá Francescoli pueda trabajar en River", dijo el riojano días atrás, marcando una tregua en una relación que tuvo mucha tensión.

"La relación con el cuerpo técnico no cambió en todo el ciclo", decía el uruguayo semanas después de ganar la Copa Libertadores 1996 post goleada de Boca con goles de Caniggia. Sin embargo todo había cambiado. Aquella final fue un quiebre cuando Francescoli, Astrada y Hernán Díaz le pidieron a Ramón dar la charla previa al choque con América de Cali. "Nos juntamos, Enzo pidió un gran esfuerzo y recalcó que era su última oportunidad de ganar la Copa, después otro gritó "Vamos que hoy la ganamos" y otro "Hoy no se nos puede escapar", contó tiempo atrás el ex lateral derecho, en una entrevista con el Gráfico.

"Yo hubiera sido mucho más abierto en el trato con los jugadores, en especial con los que ya conocía de la época de futbolista. Eso es lo más puntual. Vayamos a los hechos: tuvo problemas con Astrada, con Cedrés, con Berti, con Burgos, con Hernán Díaz, con los que eran más influyentes en el plantel. Y eso pasaba porque no tenía un trato mucho más fluido", dijo el uruguayo sobre Ramón Díaz tiempo atrás, y lo crítico en reiteradas oportunidades por "postularse" para ser entrenador cada vez que un técnico dejaba su cargo.

 
Ramón y Francescoli, en una de las despedidas de Ariel Ortega.  Foto: Archivo 

Quizás la anécdota más conocida de esa relación a pura tensión es el día que, desde adentro de la cancha, Enzo paró un cambio. Fue en la victoria 4-3 sobre Racing, en 1996. Lo habían expulsado a Bonano y Ramón lo llamó a Ortega. Sin embargo terminó afuera Monserrat. "Estaba golpeado, cuando vi que me tocaba salir no quería, se acercó Monserrat y me dijo que él salía. Después hice un golazo y cuando lo enfocaron a Ramón puteaba por lo bajó", relató, en tono de broma, Ariel Ortega aquella situación.

Las historias de desencuentros van más allá. Cuando el entrenador era Ramón Díaz, en la era Aguilar, llegó a River el uruguayo Fonseca, apoyado por Enzo. Se fue peleado con el riojano y Francescoli tiró: "Hasta que no aclare lo que pasó, con él yo no me siento a charlar", dijo en referencia al entrenador.

Sin ir tan atrás en el tiempo, Enzo contó ayer que tuvo diferencias con Díaz, pero que no hay "problemas personales".  Hoy trabajarán mano a mano para sacar a River adelante, y según le señaló Alonso hace unos días, la única manera es con "humildad" de todos los "ídolos" del club.

Te Puede Interesar