Incidentes en el Obelisco por la celebración del Día del Hincha de Boca

Pese a que hace un año ocurrió lo mismo, la Policía Federal no pudo evitar que la zona sea un caos. Ante la impericia de las autoridades, los comercios y los transeúntes sufrieron robos. Continúa la tensión en el lugar. Hay cinco uniformados heridos.

Por Sección Andino Sports

El 12 de diciembre de 2012 el centro porteño y el barrio de Constitución fueron tierra de nadie. En esa oportunidad, hinchas de Boca que festejaban su día sembraron el terror destrozando comercios y robando a quienes transitaban por la zona. Incluso atacaron el edificio de Canal 13. Un año más tarde -y pese al claro antecedente- la Policía pareció no tomar nota, el operativo fue un rotundo fracaso y los alrededores del Obelisco fueron un caos una vez más.

Cerca de las 17 comenzaron a llegar los primeros simpatizantes boquenses, convocados en las redes sociales con el hashtag #FelizDiaDelHinchaXeneize.. Cuando ya formaban un número importante cortaron la circulación en Corrientes y 9 de Julio, ocasionando un verdadero caos vehicular en un horario complicado, el del regreso a casa. A esto se sumaban las personas que llegaban por las calles laterales y que también impedían el paso de los automóviles. La consecuencia: el tránsito colapsado.

Minutos más tarde, y mientras la mayoría de los negocios cerraban sus puertas por temor a lo que todos sabían que se venía, los manifestantes comenzaron a treparse a las marquesinas y techos de locales y casas ante la pasiva mirada de los policías que participaban del operativo. Incluso algunos se montaron sobre los semáforos. Uno de los apuntados fue la casa de comidas rápidas Mc Donald´s, un "clásico" de los violentos, que saltaban e insultaban desde allí y también en balcones linderos.

Con la tensión en aumento, se registraron las primeras corridas y enfrentamientos. Como consecuencia de esto, cinco efectivos policiales sufrieron heridas por las botellas y piedras arrojados por los manifestantes. Un camarógrafo de la señal de cable TN que registraba las acciones también se contó entre los heridos. Previamente, los delincuentes habían rompieron cámaras de seguridad del lugar para evitar quedar registrados.

El Metrobús también fue blanco de la violencia. Fue pintado con aerosol al igual que paredes de varias casas y comercios. Como corolario de los desmanes, un grupo de violentos que participaba de la manifestación retiró la bandera argentina de unos de los mástiles linderos al Obelisco y la reemplazó por la de Boca.

Todo esto se produjo ante la inacción del personal policial, que permitió los robos y destrozos. En este marco, los clásico teatros porteños también fueron afectados. Laura Fidalgo contó lo que tuvo padecer. La artista se vio obligada a suspender los ensayos que realizaba en el teatro Nacional, sobre la calle Corrientes. "Nos quedamos encerrados, esto nos genera impotencia, nos tuvieron que sacar con la Policía", afirmó en diálogo con C5N.

Con el regreso de la calma, y lejos de concluir, la marcha continúo creciendo en número, ya que siguieron llegando seguidores "xeneizes" desde distintos puntos de la Capital y de la Provincia de Buenos Aires.

Por su parte, el club se desligó de lo ocurrido y aclaró que no tuvo participación en la convocatoria. En ese sentido, el vicepresidente boquense, Oscar Moscariello, calificó lo ocurrido en el centro porteño como "vandalismo puro".

"Esto es lamentable, porque empaña lo que el hincha de Boca autodenominó como el 12/12. La convocatoria fue realizada por las redes sociales y con esto terminan lastimando a los que queremos el club de verdad", indicó Moscariello en diálogo con América 24. Los seguidores del club de la ribera se habían autoconvocado en las redes sociales con el hashtag #FelizDiaDelHinchaXeneize.

Te Puede Interesar