a fondo

Abraham en su último día de intendente: los logros, los temas pendientes y los desafíos

El justicialista deja la intendencia tras seis años de mandato y 24 dedicado a distintas funciones en la Municipalidad del departamento más populoso del oeste argentino. Le cederá el cargo a Luis Lobos y ya le plantea el reto: "Que en 2015 Guaymallén siga siendo peronista". Un balance de su gestión antes de ocupar su banca como diputado nacional.

Muebles vacíos, escasos adornos, un escritorio con pocos papeles, algunos libros y una notebook. Así lucía hoy el despacho de Alejandro Abraham en su último día como intendente de Guaymallén. Afuera de la intendencia el ánimo en la Municipalidad del departamento más grande del oeste argentino no está alterado, salvo algunos que se manifiestan inciertos por los cambios que saben que vendrán. Es que si bien Luis Lobos, quien asumirá este viernes el cargo de intendente interino, promete ser una continuidad de la gestión justicialista del electo diputado nacional, ya es un hecho que pedirá la renuncia de algunos funcionarios para oxigenar, tras seis años del actual gabinete.

Abraham vive este jueves con cierta nostalgia, pero "preparado" para cambiar el rumbo. Y es que el justicialista lleva más de dos décadas dedicando sus días a Guaymallén. Lo hizo como asesor, secretario del Concejo Deliberante, concejal y secretario de Gobierno. "Tengo 24 años en la comuna y ocupé casi todos los cargos. Es casi una vida en la Municipalidad", dijo a SITIO ANDINO en la última nota que brindó al frente del Ejecutivo municipal, que ocupa desde el 10 de diciembre de 2007.

En 2011 Abraham asumió su segundo período consecutivo, acompañado del saliente gobernador Celso Jaque y el actual, Francisco Pérez.

"Uno en la mañana se levanta y agarra solo para el mismo lugar", ya casi como una cuestión de inercia, describió. "Vamos a tener que acostumbrar el cerebro a otros puntos cardinales", dijo porque desde la semana que viene su principal actividad se desarrollará en Buenos Aires, donde deberá representar los intereses mendocinos.

Abraham jurando como diputado nacional por Mendoza.
"Son etapas, cuando una actividad me empieza a ser rutinaria ya no es bueno. Siempre tiene que estar el gusto por la sorpresa, de la innovación", dijo a la expectativa de lo que se vendrá en su etapa como legislador nacional.

"Son otros desafíos, otras responsabilidades que hay que asumir. Es otro mundo, otra vida, pero siempre quedás ligado por la política, por la función. Siempre extrañas, es como cambiar de casa", expreso desde su oficina donde la agenda de hoy le marcaba "solo la firma de algunos trámites". "Como hay una continuidad no hay nada que uno tenga que resolver sí o sí antes de irse", explicó. "Lo que no firme yo, lo va a firmar Luis", agregó.

Abraham confirmó que en los planes de Lobos ya está el de hacer cambios de gabinete. "Él va a tener la posibilidad de hacer cambios de funcionarios cuando lo considere necesario. Tiene la responsabilidad de continuar la gestión y lo va a hacer con los funcionarios que considere conveniente", sostuvo y admitió que "se  vienen un par de años (2014 y 2015) que van a ser difíciles desde lo económico, con una situación provincial complicada en cuanto a sus finanzas, una presión salarial importante y una situación nacional con reservas en caída. Es complicado y va a tener que tener la tranquilidad de que su equipo ponga todas las pilas en gestionar". Y ya le planteó el mayor desafío: "Que en 2015 Guaymallén siga siendo peronista".

Alejandro Abraham junto a Luis Lobos, quien hasta hoy es el presidente del Concejo Deliberante y desde mañana será intendente interino.

En un balance de su gestión "y media" como intendente reconoció algunas deudas pendientes: "Tendría que haber sido mas duro con las sanciones por la higiene urbana. Aposté mucho más a la concientización y tratar de no ser un sancionador pero no tuvo el resultado que esperaba".

Sin embargo, dijo que está "satisfecho por el desarrollo cultural". "Hemos alentado todo lo que se podía al sector privado y los emprendimientos del Estado, como la comedia musical, la escuela de rock, la escuela de danzas". "Estoy contento de haber diseñado con Celso (Jaque, el ex gobernador) el Le Parc (centro cultural) y ser parte de ese origen, poniendo el terreno". "Hicimos una cultura al alcance de todos", dijo y recalcó que los festivales del Camote y Las Colectividadesa sean gratuitos.

Abraham, el vicegobernador Carlos Ciurca, "Quino", el artista Julio Le Parc y el gobernador Francisco Pérez en la inauguración del centro cultural.

Además, el intendente destacó "el icnentivo al deporte amateur, incluso no tradicionales, como el patinaje artístico, el ciclismo, el futbol infantil". Hizo hincapié en la construcción del polideportivo Nicolino Loche, la licitación del polideportivo del barrio Univem y la recuperación de clubes barriales como el San José, Barriales, Pedro Molina. "Nos hicimos cargo de clubes barriales y se los entregamos a sus vecinos", se enorgulleció.

Si bien reconoció las falencias en la obra pública, sobre todo en el centro del departamento, señaló que se priorizó trabajar para "equiparar la calidad de vida entre los sectores que tenían todo y los que no tenían nada". "No hice obras en los lugares más visibles. Tomamos el concepto de hacer obras donde se necesitaban y no donde se veían". "Eso es la mayor satisfacción porque habia lugares olvidados", sostuvo.

Si bien el tema viviendas es atribución de la provincia y la nación, los municipios son los que gestionan dinero y viabilizan la construcción de barrios. "Hemos peleado fondos para Guaymallén, pero siempre sujeto a que no es una gestión municipal propia. Nuestro logro fue estar siempre aptos para cubrir los cupos que surgían", dijo pero a la vez admitió que en el departamento la falta de soluciones habitacionales es un "gran problema", que si bien en los últimos años se redujo el déficit habitacional aún hay vecinos a la espera de la casa propia.

Abraham, con la ilusión de que lo que se planteó como plan estretegico continúe, destacó: "Aposté a la organización de la comunidad. Los diez años de liberalismo destruyeron la organización social, las bases de la sociedad por eso recuperamos clubes barriales, uniones vecinales, centros de jubilados. Desde lo estratégico priorizamos la descentralización del municipio con delegaciones distritales. Tenemos que volver a trener una comunidad organizada". Es que según dice "el hombre se realiza en una comunidad que se realiza. La realización individual no existe".

A horas de cerrar la etapa de intendente, dijo que uno de los mayores logros de su gestión fue la de modificar por vía jurisprudencial la ley de municipalidades para que no todas las obras sean reembolsables.

Y reflexionó: "Trate de no cambiar mi vida por ser intendente. Siempre recibí bastante afecto, más que malos tratos. Nunca hubo una mala onda agresiva".

Y aunque prefirió dejar de lado las calificaciones respecto a sus seis años como intendente (2007-2011 y de 2011 a hoy), dijo: "Si comparo lo que hice a cómo estaba Guaymallén cuando llegue, estoy aprobado". "Me voy tranquilo, traj emuchos recursos nacionales para alumbrado, cloacas y asfaltado".

No es la primera vez que en Guaymallén asume un intendente interino. El anterior fue Roberto Blanco, quien mayo de 2002 sucedió a Jorge Pardal que estuvo al frente de la comuna de Guaymallén durante tres períodos, pero el último no lo completó porque tuvo que asumir como senador nacional.

Blanco (también justicialista) estuvo 19 meses en la intendencia.

Te Puede Interesar