Temor

Catamarca: enfrentamientos y heridos en el marco de la protesta de efectivos policiales

Un grupo de policías junto a sus familias ingresó a la fuerza al hall central de la Casa de Gobierno provincial. Exigen un sueldo mínimo de 13 mil pesos. Hay graves incidentes.

Por Sección Nacionales

Personal policial de Catamarca hizo llegar anoche un petitorio al secretario de Seguridad provincial, Juan Pablo Morales, pidiendo un incremento en sus haberes que lleve el sueldo mínimo a 13 mil pesos. Esta mañana desde el Gobierno les ofrecieron 8 mil pesos para el básico, pero rechazaron la iniciativa y mientras esperan una contrapropuesta, amenazaron con cerrar las comisarías catamarqueñas.

La gobernadora Lucía Corpacci suspendió las clases en toda la provincia y pidió al Ejecutivo nacional que envíe 200 gendarmes para evitar posibles saqueos. Lo uniformados ya están a su disposición.

En el medio, unos 100 policías irrumpieron en la casa de Gobierno  y hubo incidentes cuando llegaron efectivos de Gendarmería hasta el lugar. Según El Ancasti, hay tres uniformados heridos por detonaciones de armas de fuego.

El reclamo de la policía de Catamarca, que también se replica en Neuquén y Río Negro, es una consecuencia directa de lo sucedido en Córdoba y La Rioja, donde los gobiernos locales cedieron ante los acuartelamientos policiales.

Mientras, algunos comercios del centro de la capital catamarqueña cerraron sus puertas para evitar situaciones de saqueos, como ocurrieron en Córdoba.

 

Efecto contagio

En Neuquén, unos 500 policías junto a sus familiares realizaron una marcha por el centro de la capital para reclamar un incremento salarial que lleve el básico a 12 mil pesos, y ocuparon la Jefatura policial. Tras fracasar una reunión con las autoridades, lanzaron una huelga por tiempo indeterminado.

No obstante, desde el Gobierno provincial aclararon que "se está cumpliendo en un 100% el servicio de seguridad". Y aclararon que el encuentro con los policías fue "en buenos términos".
 
En Río Negro se desarrolla una protesta de unos 50 uniformados en la ciudad de Cipolletti . Sin embargo, el comisario de la regional quinta, Néstor Bobadilla, aseguró que se trata de efectivos que "están de franco", por lo que "no entorpecen el normal desenvolvimiento del servicio".

En La Rioja el conflicto con la Policía quedó atrás luego de llegar a un acuerdo salarial, tras una manifestación de efectivos que incluyó agresiones a la prensa local. Pero se abrió un nuevo frente, ya que empleados estatales piden un incremento similar al de los uniformados. Ante esto, el gobernador Luis Beder Herrera dijo que su administración no tiene "un peso".

"Que salten, que salten, no tengo un peso por la mitad", sentenció el mandatario provincial, luego de la convocatoria de los gremios estatales provinciales a una marcha el próximo domingo a la plaza 25 de Mayo de la capital riojana, en reclamo de mejoras salariales.

En conferencia de prensa, Beder Herrera advirtió a los empleados públicos: "Al que haga huelga le descuento, le vamos a ir haciendo un sumario" y enfatizó que si los empleados estatales no están conformes con sus haberes, "se pueden ir a la casa".

En Córdoba se dio una situación similar: una vez que el gobernador José Manuel De la Sota anunció el acuerdo con los policías acuartelados, el sindicato que nuclea a estatales y empleados de hospitales públicos lanzó una huelga de 48 horas. Y los gremios docentes reclamaron las mismas condiciones del convenio con los uniformados.
 
Fuente: Infobae.

Te Puede Interesar