El repunte de casos en Singapur es una mala señal para el resto del mundo