Un joven artista mendocino con autismo rompe barreras y es reconocido por sus obras