Según la CAME, los turistas gastaron $1.503 millones, pero las ventas cayeron