La policía de Hong Kong reclama poder usar munición real para sofocar las protestas