En Berlín pintan encima de las esvásticas para acabar con la xenofobia