El petróleo sube a su máximo nivel en cinco meses y se teme su impacto en las naftas