postura
Proponen nueva matriz productiva en el oasis sur
Miércoles, 11 de septiembre de 2019

Cecilia Fernández del IDR hizo referencia a estudios realizados a través de las Mesas Productivas donde se analizó la realidad imperante en el oasis sur de la provincia en lo que respecta a fruticultura que permitió llegar a la conclusión de mejorar la producción, y la necesidad de prohibir la implantación de nuevos viñedos frutales, como almendros nogales y durazno de industria.

Indicó la funcionaria que en el 2005 en durazno para industria se priorizaron algunas variedades para atender la demanda de la industria conservera y secaderos, necesidades que están cubiertas, y sugerimos no continuar implantando esas variedades por haber cupo suficiente para atender la demanda, y de avanzar con esas variedades sería depreciar a todos los productores, y la propuesta es orientarlos hacia otras variedades. Indicó que entre el 2004 al 2017 se han perdido 1700 hectáreas de durazneros en San Rafael, y en General Alvear 460, en su mayoría pequeños productores.

Destacó Fernández que un monte de durazno debería renovarse cada 25 años, y hay muchos envejecidos y se pierde rentabilidad, porque en el sur rinde 14 mil kilos por hectárea cuando debería ser entre 35 mil y 40 mil kilos, y citó hay financiación para renovar los cultivos. Además analizamos que los montes frutales que se reconviertan es necesario tecnificar el riego ante la crisis hídrica e implantar más cantidad de planta por hectárea.

El programa sugerido incluye a durazno para industria, uvas para vinificar, nogales, olivos y almendros incorporando riego presurizado y máquina para cosechar y dispondrán de un técnico que los asesorará para lograr el financiamiento, concluyó diciendo Fernández a Noticiero Andino.

Piden medidas que ayuden al productor

Mientras el sector agrícola viene atravesando hace años una crisis económica, indicó Cristian Delpozzi, de la Sociedad Rural de San Rafael, con valores depreciados y elevados costos de producción y reclaman precio diferenciado para el gasoil de los tractores, el gas para el secado de la fruta y una tarifa eléctrica diferenciada para elaborar, por estar esos servicios dolarizados y las venta de la producción en pesos, lo que esto tiene un final corto.

Dio como ejemplo Delpozzi que la ciruela se vendía con un dólar entre 90 centavos a 1,10, y hoy vendemos por debajo del valor dólar. Hoy deberíamos estar vendiendo a un dólar de 57 y 58 pesos, y no llegamos a 35 pesos o 40 pesos lo que significa que no estamos bien.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario