Ex jefe de tareas de la ESMA
A un genocida condenado le permitieron salir de la cárcel para sacar un credito en Anses
Viernes, 30 de agosto de 2019

Jorge "El Tigre" Acosta, el ex jefe del Grupo de Tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) condenado por delitos de lesa humanidad, salió de prisión y llegó a la sede del Anses de Córdoba al 1100 custodiado por el Servicio Penitenciario Federal y familiares. Lo hizo para pedir un préstamo, autorizado por el Tribunal Oral Federal N°5, a cargo de Daniel Obligado.

"Quienes lo reconocieron se consternaron y se negaron a atenderlo. Nadie está preparado para ver a un asesino de frente, nosotros estamos acostumbrados a tratar con jubilados y beneficiados por asignaciones familiares. Lo que pasó generó mucha angustia", contó a TN, Diego García delegado general de ATE ANSES.

Si bien no hubo agresiones ni violencia física, "alguien llegó a decirle 'genocida'", reveló García. Pese al rechazo, el represor logró realizar el trámite. "Lo atendió una compañera que no lo conocía", indicó el delegado.

Además explicó que decidieron difundir la visita para "no naturalizar o silenciar este tipo de situaciones, donde un tipo como este salga tranquilamente a hacer un trámite, un privilegio que otros condenados no tienen".

En un comunicado, ATE manifestó su "repudio absoluto a la presencia en UDAI CENTRO del "Tigre" Acosta, la cual ha dejado una consternación entre los y las laburantes de ese sector como en el conjunto en general". "No queremos atender a estos personajes nefastos en la historia argentina", aseguraron los trabajadores.

"No estamos dispuestos a tolerar se paseen libremente por nuestro organismo aquellos que han avasallado el Estado de Derecho, deteniendo, torturando y desapareciendo a compañeras y compañeros durante la última dictadura cívico-militar", continuó el mensaje de la entidad.

Acosta, excapitán de fragata responsable del mayor centro clandestino de detención, fue condenado en 2017 a prisión perpetua en la Megacausa ESMA por privación ilegítima de la libertad, torturas y tormentos y homicidio agravado por más de una centena de casos.

En la sede central de ANSES hay una placa y una baldosa que recuerda a once de sus trabajadores que fueron víctimas de la dictadura. En 2014, la palabra "cesanteado" se borró de sus legajos. Fue reemplazada por "detenido-desaparecido" y entregados a sus familiares. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario