cómo hacer una pausa activa
Pasar 8 horas sentado puede ser perjudicial para la salud
Miércoles, 14 de agosto de 2019

Es normal escuchar que pasamos 8, 10 o 12 horas en el trabajo o la oficina sentados frente a una computadora, pero, ¿alguna vez nos preguntamos cuánto puede afectar esa rutina a nuestra salud? Está comprobado que pasar una larga jornada laboral es altamente perjudicial para nuestro cuerpo. Además afectar la capacidad de atención y concentración.

También hay que tener en cuenta que cuando pasamos horas sentados o de pie, después de un tiempo, nos empiezan a doler las piernas y el cuello. Estas sensaciones pueden deberse a varios motivos:

Permanecemos mucho tiempo en una misma posición.
Adoptamos malas posturas cuando estamos sentados.
Pasamos horas frente a una computadora o a la televisión.
Situaciones de estrés.

Pausa activa: parte de la solución

La pausa activa consiste en un conjunto de ejercicios físicos de corta duración (5-10 minutos) realizados en el puesto de trabajo que, desempeñados de forma preventiva y terapéutica, no producen desgaste físico. Sirven para ejercitar el cuerpo, estirar los músculos y aliviar las tensiones causadas por el estrés, entre otros numerosos beneficios:

Disminuye el estrés.
Favorece el cambio de posturas.
Libera estrés articular y muscular.
Estimula y favorece la circulación.
Favorece la autoestima y la capacidad de concentración.

Su práctica en el puesto de trabajo permite mejorar el rendimiento y la eficiencia laboral, enriquecer las relaciones interpersonales, lo que mejora la concentración, disminuye el estrés físico y mental e incrementa la satisfacción en el trabajo.

Cómo hacer la pausa

Las actividades pueden consistir en estiramientos, ya sea de pie o sentados, de fortalecimiento, o para disminuir la fatiga visual. Se realizan de manera suave, relajada y en ningún caso se debe exigir el cuerpo para no provocar lesiones.

La Fundación Cardiológica Argentina comparte algunos ejercicios que vale la pena practicar:

Realizar movimientos circulares de cadera (para evitar hernias discales o dolores lumbares).
Elevar hombros hasta los 90° y con el otro brazo ejercer leve presión en los codos, para estirar.
Flexionar caderas y rodillas, luego extender la columna y rodillas.

Girar la cabeza hacia los lados hasta que el mentón quede casi en la misma dirección que el hombro.
Encoger los hombros hacia las orejas y sostenerlo por 10 segundos.

Realizar movimientos lineales y circulares de tobillo hacia ambos lados con cada pie.

Estirar los brazos hacia al frente, juntar las palmas de las manos y realizar movimientos hacia abajo y arriba.

Inclinar la cabeza hacia el hombro derecho, encoger los hombros hacia las orejas y moverlos hacia atrás en círculos y estirar el brazo derecho hacia el frente de manera que la palma de la mano quede hacia arriba. Por último, para relajar, inhalar y exhalar contrayendo el abdomen, relajando cada parte del cuerpo. Fuente: Buena Vibra

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario