EL DEEPFAKE COMO PROTAGONISTA
Otra vez Deepfake, ¿podemos seguir creyendo en lo que vemos?
Martes, 13 de agosto de 2019
Por: Fernando Lerner - TW @srlerner

Una vez más el deepfake se viraliza y toma protagonismo. El ya conocido usuario "ctrl shift face" lo hizo de nuevo, compartió un vídeo de una antigua entrevista que David Letterman le realizó a Bill Hader para hablar de la película Tropic Thunder. En distintos momentos del video, cuando Hader hace una suerte de imitación de Tom Cruise y Seth Rogen, el rostro del actor se convierte inesperadamente y aparece la cara de Cruise o la de Rogen

La transición entre una cara y otra es prácticamente imperceptible, las expresiones faciales y sus movimientos de cabeza, incluso su mirada, son integrados de manera perfecta con los rostros falsos de los actores mencionados. El nivel de realismo es sorprendente y casi aterrador. Los deepfake siguen perfeccionándose.

Hace algunos meses publicamos "el deepfake hasta en la sopa", un artículo en el cual desglosábamos la historia de esta tecnología.

Los deepfake son videos manipulados a través de técnicas que implican el uso de inteligencia artificial. En los videos se puede ver, por ejemplo, a Obama diciendo cosas que en realidad nunca dijo, o caras insertadas en cuerpos de otras personas, como la cara de Emma Watson insertada en el cuerpo de una estrella porno.

En buenas manos, esta tecnología puede lograr resultados increíbles, por ejemplo, en el mundo del cine, pero en manos equivocadas, puede causar un resultado negativo masivo, del que ya están preocupados gobiernos y organizaciones debido a su potencial para generar noticias falsas y desinformación.

No es la primera vez que desde el canal de Youtube "ctrl shift face" publican un video con esta tecnología aplicada, el canal se especializa en crear este tipo de contenidos. En los últimos meses, publicaron uno de Terminator interpretado por Sylvester Stallone, David Bowie reemplazando a Rick Astley en Never Gonna Give You Up o a Bruce Lee tomando el protagonismo de Neo en Matrix; todos y cada uno de los videos son igual de sorprendentes. 

En este link se puede acceder al canal y sus videos.

Y ahora, ¿en qué creemos?

Más allá de las reacciones de los usuarios, es importante reflexionar sobre el riesgo que implica utilizar una tecnología, que aún puede seguir perfeccionándose (y seguramente lo hará) y que se vuelva prácticamente imperceptible diferenciar un video real de uno alterado.

Sobre este último punto, destaco un fragmento del artículo publicado por la periodista Regina Rini en el New York Times el pasado 10 de junio, titulado "Los Deepfakes están viniendo. Ya no podemos creer lo que vemos". 

"Normalmente tendemos a pensar que la percepción, la evidencia de ojos y oídos, proporcionan una justificación bastante fuerte. Si ve algo con sus propios ojos, probablemente debería creerlo. En comparación, las afirmaciones que hacen otras personas, que los filósofos llaman "testimonio", proporcionan alguna justificación, pero generalmente no tanto como la percepción. A veces, por supuesto, tus sentidos pueden engañarte, pero eso es menos probable que otras personas te engañen. 
 
Hasta hace poco, la evidencia en video funcionaba más o menos como la percepción. La mayoría de las veces, puede confiar en que una cámara capturó aproximadamente lo que habría visto con sus propios ojos. Entonces, si confía en su propia percepción, tiene casi la misma razón para confiar en el video.

Ahora, con el surgimiento de la tecnología deepfake, la capacidad de producir videos falsos convincentes estará casi tan extendida como la capacidad de mentir. Y una vez que eso suceda, debemos pensar en las imágenes como más un testimonio que una percepción. En otras palabras, solo debe confiar en una grabación si confía en la palabra de la persona que la produce."

Es fundamental el rol de comunicadores, periodistas y líderes de opinión, para detectar, chequear e informar sobre este tipo de tecnologías. Pero también nuestro rol como prosumidores nos lleva a repensar nuestra actividad diaria en el mundo digital, estar tan atentos como netizens (ciudadano del ecosistema digital) que como ciudadanos, y desarrollar las habilidades críticas para discernir si lo que estamos viendo, escuchando y compartiendo es verdad o no.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario