Manifestaciones prodemocracia
Hong Kong suspende todos sus vuelos por las protestas y la ONU pide investigar
Martes, 13 de agosto de 2019

Las autoridades de Hong Kong anunciaron hoy pasadas las 17.00 hora local (09.00 GMT) que todos los vuelos que quedaban por despegar de su aeropuerto internacional quedan suspendidos después de que los manifestantes volviesen a ocupar una terminal.

"Todos los servicios de facturación para vuelos de salida han quedado suspendidos a partir de las 16.30 (hora local, 08.30 GMT)", indica un comunicado de las autoridades aéreas de la ciudad autónoma.

Cientos de personas regresaron hoy a protestar al aeropuerto internacional hongkonés, uno de los más concurridos de Asia, tras la caótica jornada de ayer, que había dejado más de 300 vuelos cancelados.

La Autoridad Aeroportuaria de Hong Kong pidió a los pasajeros que abandonasen la terminal e indicó que "otros vuelos de salida y llegada seguirán operando", aunque sin especificar cuáles son las condiciones para ello.

Por su parte, el jefe de la Policía local, Stephen Lo, se limitó a decir que están "siguiendo de cerca" la situación en el aeropuerto tras ser preguntado si se plantean dispersar a los manifestantes.

Según el rotativo estatal chino Global Times, la Policía hongkonesa "se planteará el uso de la fuerza dadas las circunstancias" en el aeropuerto.

Solo hoy, todos los vuelos de salida y más 70 de llegada fueron cancelados por una nueva sentada de los manifestantes y pese a que la autoridad aeroportuaria esperaba reanudar esta jornada las operaciones con normalidad desde primera hora de la mañana.

Alrededor de la 13.00 hora local (05.00 GMT), cientos de personas llegaban a la Terminal 1 del aeropuerto para continuar con su protesta, que pretende llamar la atención de los viajeros internacionales sobre la actual crisis política y lo que consideran brutalidad policial a la hora de dispersar las protestas en la ciudad.

Pero la jefa del Ejecutivo local, Carrie Lam, sigue en sus trece y hoy volvió a defender al cuerpo policial y a criticar a los manifestantes, que, según ella, han llevado a la ciudad a "un camino sin retorno" que podría "hundir a la sociedad en una situación muy preocupante y peligrosa".

Lam defendió la actuación de la Policía que según ella están basadas en directrices sólidas: "Los policías toman decisiones en momentos puntuales en pro de los intereses de la seguridad de la gente (...). No se puede decir que hayan hecho algo mal", señaló.

"Hemos oído muchos discursos de odio contra la Policía... Esto no es beneficioso para Hong Kong", añadió.

Entretanto, las autoridades aeroportuarias pidieron a los viajeros que comprobaran la información sobre sus vuelos en internet antes de dirigirse al aeropuerto y que no lo hicieran si su vuelo no estaba confirmado.

Aerolíneas como Cathay Pacific han pedido a sus viajeros que pospongan cualquier tipo de viaje desde Hong Kong que no sea esencial, e indicó que operará algunos vuelos para pasajeros en tránsito en la ciudad autónoma.

Esta situación se produce después de que Hong Kong registrara su décimo fin de semana consecutivo de protestas, que comenzaron con la oposición a una controvertida propuesta de ley de extradición pero que han evolucionado hacia una serie de demandas de mejora de los mecanismos democráticos de la ciudad.

La ONU pide investigar la violencia

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó el martes su preocupación por la represión de las manifestaciones prodemocracia en Hong Kong y reclamó una "investigación imparcial" en la excolonia británica.

Bachelet "condena cualquier forma de violencia [...] y exige a las autoridades hongkonesas abrir una investigación rápida, independiente e imparcial" sobre el comportamiento de las fuerzas de seguridad, indicó su portavoz Rupert Colville durante una rueda de prensa en Ginebra.

La expresidenta de Chile recuerda que el derecho a la libertad de expresión y a la concentración pacífica, así como el derecho a participar en los asuntos públicos, están reconocidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en la Ley Fundamental que rige Hong Kong.

Pero señala que su oficina cuenta con "pruebas creíbles que muestran que agentes de las fuerzas del orden hicieron uso de sus armas de una manera prohibida por las normas internacionales".

La Alta Comisionada cita especialmente disparos de granadas lacrimógenas "en zonas pobladas y limitadas, directamente contra manifestantes [...] con el riesgo considerable de matar o de herir gravemente".

"La Oficina pide expresamente a las autoridades de Hong Kong investigar inmediatamente estos incidentes [...] y actuar con moderación para que los derechos de los que expresan sus opiniones pacíficamente sean respetados y protegidos", indicó el portavoz.

La excolonia británica atraviesa su crisis política más grave desde su retrocesión a China en 1997.

El movimiento de protesta, iniciado en junio contra un proyecto de ley hongkonés para autorizar las extradiciones hacia China, ha extendido sus reivindicaciones para denunciar un deterioro de las libertades y las injerencias de Pekín en los asuntos internos. Fuente: EFE y AFP

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario