Proyectos artísticos
De una residencia musical asoma en el horizonte "Canción de invierno"
Miércoles, 7 de agosto de 2019
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

En la década del 70 John Lennon compró una mansión en Inglaterra para retirarse a grabar lo que terminó siendo el disco más emblemático de su etapa solista. En una antigua casa de campo a las afueras de Londres -donde junto su compañera Yoko Ono también instaló un lago, surgió nada menos que "Imagine". Y el resto es historia para aquellas canciones que se instalaron en el inconsciente colectivo universal.

Si bien la experiencia de aislarse para que la creación brote con un aura sin filtraciones del mundo exterior es más sencilla para quienes disponen del capital económico para hacerlo, no está reservada sólo a las grandes figuras. Mucho más acá en el tiempo y en la distancia, y desde la completa autogestión, un grupo de cantautores y cantautoras se aventuró a la experiencia bajo el nombre "Canción de invierno".

Julio. El Nihuil. San Rafael, Mendoza 2019. Éstas fueron las coordenadas que terminaron reuniendo en un paraje inmerso en la naturaleza a Ignacia Etcheverry (oriunda de Buenos Aires), a Paula Neder, y los sanrafaelinos Juan Farré (vive en la capital del país), Dorian Maronich y a Maxi Guiñazú (este último, también impulsor y gestor de la iniciativa). Una vez allí, el objetivo impulsor fue el de generar un álbum con obras nacidas desde el trabajo creativo compartido horizontalmente.

"Con esto, se pretende compartir músicas originadas desde perspectivas y lugares (de pensamiento y también geográficos) alejados y periféricos a las reglas que proponen actualmente la industria musical y las dinámicas artísticas individuales. Canciones colaborativas sin géneros, ni etiquetas. ¿Para quién? Para vos y cualquiera que busque experimentar músicas nuevas para vibrar, y para nosotros, que queremos seguir aprendiendo distintas formas de crear y percibir", explica la reseña del proyecto que se sostiene en Ideame. La plataforma que posibilita el financiamiento colectivo a partir de recompensas.

De izq. a derecha: Juan Farré, Paula Neder, Dorian Maronich, Maxi Guiñazú e Ignacia Etcheverry. /Foto: Facebook Poryecto Canción de Invierno.

Con esta oportunidad latiendo en los corazones, los artistas dejaron sus carreras personales y sus obligaciones diarias para convivir durante una semana. Alejados de todo, en una casa prácticamente retirada de la civilización y con un perro que los acompañó durante toda la estadía, surgieron 8 canciones compuestas en un estudio que armaron en una de las habitaciones de la casa.

"La idea era poder experimentar esto de irnos una semana, desconectarnos de los teléfonos lo más posible y escribir, componer, cantar, grabar y crear desde la mañana hasta que nos agarrara el sueño. Así estuvimos 6 días prácticamente. Días eternos, donde amanecías y ya había alguien con la guitarra y el mate en la galería de la casa, haciendo algo, proponiendo una melodía. Hicimos mucho. Cada quien llevaba dinámicas, juegos, ejercicios de composición, escritura y demás que iban como soltando la pluma. Así fue que terminamos escribiendo 8 canciones. Todas hechas de forma colectiva. Es una locura, yo no había vivido esto".

Quien narra su experiencia a SITIO ANDINO es la cantautora Paula Nedery al hablar le brotan las palabras para describir lo vivido como quien ha tenido una revelación: "Estoy acostumbrada a la creación en conjunto, pero esto fue mágico. De cualquier cosa que podíamos prever fue superado amplísimamente, porque la experiencia de convivencia fue amable, fluida, respetuosa. Cada quien tuvo sus espacios, estuvimos casi todo el tiempo juntos compartiendo las comidas, los momentos, los amaneceres, los atardeceres, los durante... Fue súper intenso. Yo todavía estoy en un estado de éxtasis total y fascinada con la experiencia", dice.

´Los músicos reunidos en "la canción" y la naturaleza como marco inspirador. Foto: gentileza Proyecto Canción de Invierno.-

En ese retiro creativo también los acompañó un artista plástico, quien desde un lugar testigo registró en acuarelas el proceso compartido por los músicos. Los últimos días también se sumaron más personas para hacer un registro audiovisual. Y así, en medio de un entorno natural introspectivo y con el influjo encantador del Sur, la canción se convirtió en fuego. En punto de encuentro.

Sobre esto Neder dirá: "La canción de invierno tiene que ver con el espacio de la canción como fuego, como lo que late, como lo que da vida, lo que une, lo que reúne. La canción como la que reúne en el fogón, la que cuenta la historia de, la que recuerda, la que trae a la vida nuevamente la historia de tal cosa, de tal persona. Desde ese lugar salieron todas las canciones".

Las nuevas composiciones que se firman en lo colectivo traen fábulas populares, transformaciones, viajes, miradas ancestrales, el paisaje. Y "hay ritmos muy variados. Maneras de decir que a mí no se me hubieran ocurrido, como grabar algo sobre una base de jazz, por ejemplo. Fuimos dejándonos ir, fluir, no imponer nada, dejar que surja lo que surjaLa acción fue bastante maestra en la experiencia", cuenta la cantante que en paralelo a este proyecto, está a punto de estrenar un nuevo videoclip de su disco "Illa".

Si bien las canciones aún no tienen nombre, el disco surgido de la experiencia "Canción de invierno", ya está grabado entero. Se hicieron todas las tomas en el home estudio y sólo queda mezclar y masterizar para que el material finalmente salga a la luz. "Hicimos las canciones, los arreglos, las grabamos y fuimos muy felices", concluye Neder.

La música nacida al calor de lo colectivo comienza a transitar ahora su etapa hacia el afuera. Hacia esas conexiones imprevisibles que tiene todo lo que se suelta al universo y sus alianzas

Para quienes deseen colaborar con el proyecto "Canción de invierno" pueden hacerlo a través de la plataforma IDEAME


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario