Fronteras infranqueables
Tras las caravanas, el regreso con pena y sin gloria para los migrantes
Miércoles, 10 de julio de 2019

Al principio parecía un hecho aislado pero ahora se ha convertido en una verdadera tendencia que ha llevado de regreso a casa a miles de inmigrantes que iniciaron en octubre pasado un éxodo a través de caravanas o por los medios tradicionales hacia Estados Unidos.

Luego de su intento fallido de llegar o quedarse en ese país, que aparece como la antigua Canaan bíblica, "la tierra de la que fluye leche y miel", los centroamericanos están tomado cada vez más la decisión de regresar, como el "hijo pródigo", a sus lugares de origen, después de haber sorteado grandes vicisitudes.

El regreso en masa de las personas indocumentadas procedentes sobre todo del Triángulo del Norte de Centroamérica (Guatemala, El Salvador y Honduras) está documentado en un estudio recién divulgado en México y elaborado por tres reputados centros de estudio especializados en temas migratorios.

Se trata del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), el Colegio de la Frontera Norte y el Centro de Investigaciones en Geografía y Geomática (Centro Geo).

Los autores del relevamiento consideran que "es significativo el número de migrantes que están interrumpiendo su tránsito por México, en algún punto del trayecto hacia el norte y que, por su cuenta, inician el camino de regreso a sus países".

El reporte, titulado elocuentemente "Migración en reversa o el largo camino de regreso a casa", señala que "la nueva política de contención" del gobierno del presidente Andrés López Obrador y su homólogo Donald Trump "ha generado un efecto de inhibición al movimiento de migrantes irregulares por el territorio nacional".

Se trata, a juicio de los especialistas, de "un fenómeno reciente, por lo menos en la escala que se le ha identificado y que coloca a un gran número de personas en una situación de fuerte vulnerabilidad".

Los expertos encargados de elaborar el estudio admiten que el fenómeno es muy difícil de medir porque, como gran parte del flujo de migrantes hacia Estados Unidos, el inverso se desarrolla "en la clandestinidad".

Para emprender el "largo y sinuoso camino" de regreso a casa, parafraseando una vieja melodía de Los Beatles, los centroamericanos "dependen de redes de ayuda para el éxito" en su "larga y peligrosa" travesía.

El cálculo de que están retornando los extranjeros por miles surgió luego de que los investigadores constataron el mes pasado, sobre el terreno, en algunos albergues de la ruta de tránsito migratorio, que alrededor de 1.000 personas que habían pasado el día anterior a ese punto, la mitad iba de regreso.

El asunto es comprobable en alojamientos y comedores ubicados en estados como Tamaulipas y Baja California, frontera con Estados Unidos, pero también Veracruz, Tabasco, Oaxaca y Chiapas, en la región sureste.

"De ahí puedo hacer la proyección de que son números grandes de personas que ya habían cruzado hacia México" los que están volviendo, dijo la especialista, señalando que este hecho "no es anecdótico: estamos hablando de miles de personas".

El inicio de la "migración masiva en reversa" se puede determinar en las últimas semanas de junio y, según una hipótesis de los investigadores, el detonante principal fue el anuncio del gobierno mexicano de enviar 6.000 elementos de la Guardia Nacional a frenar a las personas indocumentadas.

La decisión fue adoptada por López Obrador luego de un acuerdo con Trump que evitó la aplicación de aranceles a las exportaciones mexicanas a principios de junio pasado y fue severamente criticada por la oposición y por organizaciones humanitarias, que acusaron al gobierno mexicano de "hacerle el trabajo sucio" a Estados Unidos.

El propio presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, aliado de López Obrador y miembro de su partido, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena, izquierda), objeto en severos términos este acuerdo y dijo México aceptó "poner un muro militar en la frontera sur".

El canciller Marcelo Ebrard señaló ayer que hay todavía unos 14.000 migrantes en México en espera de tramitar su solicitud de refugio a Estados Unidos, en el marco de una especie de esquema de "tercer país seguro", que también formó parte del arreglo con Trump y de igual modo enfrentó duras objeciones. Fuente: ANSA

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario