Enriquecimiento de uranio a niveles prohibidos
El programa nuclear de Irán en el centro del debate mundial y la seguridad
Domingo, 7 de julio de 2019

Irán anunció este domingo que comenzará en las próximas horas a enriquecer uranio a un nivel prohibido por el acuerdo sobre su programa nuclear de 2015, una maniobra criticada por Estados Unidos, Europa, China y Rusia pero que según Teherán solo busca salvar este pacto.

"Dentro de algunas horas", necesarias para resolver detalles técnicos, Irán reanudará el enriquecimiento de uranio 235 a un nivel de pureza superior al 3,67%, declaró a la prensa Behruz Kamalvandi, portavoz de la organización iraní de energía atómica, sin precisar el nuevo nivel.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) convocó a una reunión extraordinaria el 10 de julio, a petición de Estados Unidos, para analizar las excepciones del acuerdo alcanzado en Viena en julio de 2015, anunciadas el miércoles por el presidente Hasan Rohani.

"Esperamos poder encontrar una solución, de lo contrario en 60 días comenzaremos" otra fase del plan de reducción de compromisos de Irán, agregó a la prensa Abbas Araghchi, viceministro de Relaciones Exteriores.

Así respondió la República Islámica a la decisión del presidente Donald Trump de sacar unilateralmente a Estados Unidos del acuerdo, en mayo de 2018, y de restablecer las sanciones contra la República Islámica que se habían retirado gracias al pacto.

El acuerdo lo habían firmado en Viena Irán y seis grandes potencias (China, Rusia, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Alemania) tras 12 años de crisis por el programa nuclear iraní.

En virtud de este texto, Irán se comprometía a no hacerse con la bomba atómica y a limitar drásticamente sus actividades nucleares, a cambio de una retirada de las sanciones internacionales que asfixiaban su economía.

Trump justificó la salida de este pacto al acusar a Irán de no haber renunciado realmente a dotarse del arma atómica y de ser la causa de todos los males en Oriente Medio.

La reimposición de sanciones estadounidenses desde agosto de 2018 hizo huir a las empresas extranjeras que habían empezado a regresar a Irán desde 2016, y hundió la economía iraní en una fuerte recesión.

Electrochoque

Irán reaccionó en un primer momento mostrando una "paciencia estratégica", según la expresión oficial, y pidiendo a los otros firmantes que actuaran para garantizar los intereses económicos de la República Islámica.

Pero el 8 de mayo, cansada de promesas incumplidas, Teherán anunció que renunciaría a dos de los compromisos asumidos en Viena: el respeto del límite fijado a sus existencias de agua pesada (1,3 toneladas) y el impuesto a sus reservas de uranio débilmente enriquecido (330 kg).

Al mismo tiempo, dio a sus socios un ultimátum de 60 días para que la ayudaran a sortear el bloqueo estadounidense, en ausencia de lo cual renunciaría a otros compromisos.

Los iraníes lo ven como un electrochoque: si el acuerdo es bueno, como afirman los europeos, debe serlo para todo el mundo y las otras partes harán lo que sea por salvarlo.

Pero al no constatar ningún avance en la respuesta a las demandas de su país, Rohani declaró el miércoles que, a partir del 7 de julio, su país enriquecería uranio por encima del 3,67% y "tanto como sea necesario".

"Cuidado con las amenazas"

Aún es una incógnita a qué nivel Irán enriquecerá uranio, y de ello dependerá la respuesta de las otras partes del acuerdo.

Pues, mientras que el hecho de que Irán haya superado el límite de 300 kg de uranio enriquecido al 3,67% no se considera una amenaza existencial de proliferación nuclear, el grado de enriquecimiento es una cuestión mucho más sensible, y en función del nivel la reacción iraní se considerará o no una amenaza.

Se necesita alrededor de una tonelada de uranio enriquecido al 3,67% para obtener por purificación sucesiva la veintena de kilos de uranio 235 puro al 90% que se consideran necesarios para fabricar una bomba atómica.

Al incumplir sus compromisos, Irán se expone a que la cuestión de su programa nuclear acabe ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que podría restablecer las sanciones que se le habían retirado.

Los países europeos, China y Rusia intentan, en principio, solucionar la cuestión sin recurrir al Consejo, ya que Teherán advirtió que eso implicaría la muerte del acuerdo.

El otro motivo de preocupación en Oriente Medio es la reacción de Estados Unidos, en un momento de escalada militar entre Washington y Teherán en el Golfo.

"Cuidado con las amenazas, Irán. Pueden volverse en tu contra de una forma nunca vista", tuiteó Trump el miércoles.

Tensión con EEUU en claves

Las relaciones entre Teherán y Washington se han deteriorado de forma imparable desde la retirada unilateral de Estados Unidos, en mayo de 2018, del acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní.

1- Trump sale del acuerdo

El 8 de mayo de 2018, el presidente de Estados Unidos Donald Trump anuncia el retiro de su país del acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní y el restablecimiento de sanciones económicas contra Teherán.

Firmado en Viena en 2015 entre Irán, Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido Francia y Alemania, el acuerdo permitió el levantamiento parcial de sanciones contra Teherán a cambio del compromiso de no desarrollar armas nucleares.

Washington da un plazo de 90 a 180 días a las empresas extranjeras presentes en los sectores afectados por las sanciones para que cesen todo tipo de actividad con Irán.

Pero Francia, Alemania y Reino Unido afirman estar "determinados" a aplicar el acuerdo de 2015, y a "mantener los beneficios económicos" para la población iraní.

2- Doce condiciones

El presidente iraní Hasan Rohani advierte que su país dejará de respetar sus compromisos derivados del acuerdo si las negociaciones con los europeos, rusos y chinos no dan los resultados esperados.

El 21 de mayo de 2018, el secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo enumera 12 condiciones para cerrar un "nuevo acuerdo" con demandas mucho más draconianas sobre el programa nuclear y balístico de Teherán y su rol en los conflictos en Medio Oriente.

3- Sanciones

El 7 de agosto de 2018, Washington restablece severas sanciones económicas contra Irán. Grandes empresas internacionales cesan sus actividades o proyectos en la República islámica.

EL 5 de noviembre entran en vigor sanciones estadounidenses contra los sectores petrolero y financiero iraníes.

El 31 de enero de 2019, París, Berlín y Londres anuncian la creación de un mecanismo de trueque (Instex) para que las empresas de la UE puedan seguir comerciando con Irán. Pero el sistema no ha permitido hasta ahora ninguna transacción.

4- "Terrorismo"

El 8 de abril de 2019, Washington incluye a los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico del régimen iraní, en su lista negra de "organizaciones terroristas extranjeras".

Irán acusa a Estados Unidos de ser un "Estado que apadrina al terrorismo" y a las fuerzas estadounidenses desplegadas de Oriente Medio a Asia Central de ser "grupos terroristas".

5- Fin de las excepciones

El 22 de abril, Trump decide poner fin, a partir de mayo, a las excepciones que permitían a ocho países (China, India, Turquía, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Italia y Grecia) comprar petróleo iraní sin contravenir las sanciones estadounidenses.

El 8 de mayo, Irán decide dejar de limitar sus reservas de agua pesada y uranio enriquecido, desafiando compromisos adquiridos en el marco del acuerdo nuclear.

Teherán da 60 días a los Estados que son todavía parte del acuerdo a ayudarlo a evadir las sanciones estadounidenses o de lo contrario renunciará a otras dos de sus obligaciones.

Donald Trump impone nuevas sanciones contra "los sectores iraníes del hierro, el acero, el aluminio y el cobre".

6- Escalada en el Golfo

El 12 de mayo, cuatro barcos, entre ellos tres buques petroleros, son objeto de "actos de sabotaje" en las aguas territoriales de Emiratos Árabes Unidos. Washington y Riad responsabilizan a Irán.

El 13 de junio, dos petroleros, uno de ellos japonés, son atacados en el mar de Omán. Washington, Londres y Riad acusan a Irán, que niega toda participación.

El 20 del mismo mes, los Guardianes de la Revolución anuncian haber derribado un dron estadounidenses que había "violado el espacio aéreo iraní". El Pentágono sostiene que no había violado el espacio aéreo iraní "en ningún momento".

Al día siguiente, Trump afirma haber anulado en el último minuto ataques contra Irán para evitar un saldo dramático de pérdida de vidas, pero no abandona sus amenazas de tomar represalias.

7- Más sanciones

El 24 de junio, Trump firma un decreto que impone sanciones contra el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei y otros altos responsables del régimen.

8- Uranio enriquecido

El 1 de julio, Irán anuncia haber superado el límite de 300 kg impuesto por el acuerdo de 2015 a sus reservas de uranio poco enriquecido.

El 7, Teherán anuncia que comenzará "durante el día" a enriquecer uranio a un nivel prohibido por el acuerdo de 2015, en el marco de la anunciada reducción de compromisos de Irán. Teherán amenaza también con liberarse de otras obligaciones en materia nuclear si no se encuentra una "solución" en un plazo de "60 días" con sus socios dentro del acuerdo. 

Macron advierte

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo el sábado a su par iraní que estaba profundamente preocupado por el debilitamiento del acuerdo nuclear de 2015 y advirtió de las consecuencias que inevitablemente seguirían.

Macron habló con el presidente iraní, Hassan Rouhani, un día antes de que Irán -según se prevé- aumente la pureza del enriquecimiento de uranio por encima del límite establecido por su acuerdo con potencias mundiales.

"El presidente recordó su profunda preocupación por el riesgo de un nuevo debilitamiento del acuerdo nuclear de 2015 y las consecuencias que necesariamente se producirían", dijo un comunicado del Palacio del Elíseo.

No estaba claro exactamente a qué consecuencias se refería la declaración y funcionarios no respondieron a solicitudes para precisarlas.

Diplomáticos europeos han dicho que infracciones al acuerdo podrían hacer que las partes europeas -Francia, Gran Bretaña y Alemania- desencadenen un mecanismo de resolución de disputas que podría llevar a la reimposición de sanciones de Naciones Unidas.

Macron, que busca dejar las puertas abiertas al diálogo, dijo que había acordado con Rouhani explorar hasta el 15 de julio condiciones para "permitir la reanudación del diálogo entre todas las partes".

Rouhani pareció sugerir que Irán no estaba listo para ese diálogo a menos que se levanten todas las sanciones impuestas a Irán.

"Levantar todas las sanciones contra Irán puede iniciar una nueva dinámica entre Teherán y los países del P5 + 1", dijo Rouhani, según la televisión estatal iraní, en referencia a las seis potencias que firmaron el acuerdo en 2015. Fuente: AFP, DPA.de y Reuters

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario