De no creer
Sbaraglia reveló una anécdota con Suar: "Casi nos agarramos a trompadas"
Domingo, 9 de junio de 2019

En el inconsciente colectivo quedó grabada a fuego la escena de Leonardo Sbaraglia en la película Relatos Salvajes, en la que tiene una feroz pelea con un automovilista durante un viaje por una despoblada ruta argentina. Por eso, cuando en PH Podemos Hablar, el conductor, Andy Kusnetzoff, pidió que se acercaran al punto de encuentro los invitados que se reconocían "calentones", el actor dio un paso al frente y todos inmediatamente recordaron esa secuencia.

Sbaraglia y Suar.

De todas formas, más allá de que el actor reconoció que se pone "muy nervioso" ante las imprudencias y las faltas de respeto de los conductores, lo que más sorprendió fue su recuerdo de una increíble anécdota compartida con Adrián Suar a raíz de esta temática.

"Esto me hace acordar a una anécdota con amigos en común: Adrián Suar y Diego Torres. Estábamos haciendo una obra que se llamaba Pájaros in the night", comenzó con su relato Sbaraglia.

La obra fue un éxito y la relación entre los actores, que tenía alrededor de 20 años, era realmente buena. Pero todo cambió un día cuando Alejandro Romay los fue a ver. "Era como un jeque árabe, ¡estaba mirándonos Gardel!",recordó con humor Sbaraglia.

"Éramos pibes y como estaba Romay todos empezaron a hacer como una obra diferente. Hacían como su morisqueta y yo empecé a calentarme. Entonces les dije a los chicos: 'Loco, actúen. Actúen de verdad". A Suarno le gustó en absoluto la actitud de Sbaraglia y no tuvo problemas en decírselo.

"Casi nos empezamos a agarrar a las trompadas atrás. Que te lo cuente Adrían. 'Vos eras el Boxitracio', me decía, por cómo me movía. Y no pasó nada, quedó ahí. Pero es cierto que ese tipo de cuestiones que tienen que ver con los autos o las cuestiones de laburo, que son un poco más sagradas, me ponen muy loco", reconoció el artista.

Ahora bien, volviendo al tema del principio, la recordada escena de Relatos Salvajes, indicó: "Me quedó como estigmatizada. Soy bastante calentón manejando, pero tranqui. Es cierto que al volante me pongo nervioso, sobre todo cuando hay gente que no respeta cuestiones básicas. ¿Viste que en la Argentina todo el mundo quiere ir por la izquierda? Es de locos". Fuente: Infobae

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario