"Le bajo un poco el precio a lo que hago"
Miércoles, 15 de mayo de 2019
Por: Marcelo Sisso

La afirmación pertenece a Martín Rechimuzzi, el humorista que encarna a Randall López y otros personajes en redes, tv y radio. Su formación en Ciencias Políticas y su pensamiento político atraviesan por completo su trabajo y es perfectamente posible permutar su definición sin riesgo de confundir los límites: humor militante y militancia humorística. El fin de semana Los personajes de Rechimuzzi y de Pedro Rosemblat (el cadete) estarán en los escenarios mendocinos con Proyecto Bisman 2019. Aquí la charla que tuvo con el programa "En Tiempo Real" de Radio Andina.

¿Qué es el Proyecto Bisman?

Es el espectáculo que hacemos con Pedro Rosemblat (el cadete) en donde nuestra materia es el humor sobre la política y donde planteamos, desde nuestros personajes, un recorrido de lo que fue este tiempo de macrismo. Lo hacemos desde el lenguaje cómico además de tener un apoyo de contenido audiovisual muy importante. Buscamos que la gente se ría y eso sucede, afortunadamente. La sala se convierte en algo muy particular porque es como un encuentro de gente que normalmente se encuentra disgregada. Y más en este último tiempo, en el que parecía que por tener una preferencia por un gobierno que defienda lo popular, uno estaba desquiciado. La sala representa un poco esa recuperación de identidad.

¿Qué personajes están en el show?

Los personajes de la obra son el cadete, que hace Pepe, y yo hago a Randall López y a la ministra Patricia.

¿Qué lugar ocupa la risa y el humor en momentos de crisis y tensión política?

Ocupan un lugar central a la hora de la refundación de un sentido. Nosotros no nos queremos posicionar en el lugar del que hace el chiste y nada más. Nos parece que eso es una lectura vieja. Lo nuestro es una intervención política absoluta. Enunciamos nuestras preferencias políticas y militamos por esos proyectos. Muchas veces se genera confusión en torno a si la risa mueve al voto o no. Yo creo que la risa permite refundar el sentido. Necesita de un sentido de completitud, es decir, nosotros proponemos un chiste o una situación y la gente se ríe de diversas cosas. Esa risa obedece a que las personas ensamblan sus percepciones de manera democrática y a la vez, despierta la posibilidad de replantearse esquemas y reírse de uno mismo.

¿Cuál es el sentido que pretende refundar el humor que ustedes hacen?

El sentido de recuperar la importancia de lo colectivo; elegir gobiernos y defenderlos desde los espacios democráticos; la importancia de empezar a pensar que la colonización mediática muchas veces genera que lleguen al gobierno partidos como Cambiemos que hacen los destrozos que hemos visto en la vida de la gente. No estoy diciendo que haya que hacer lo que se hizo en el kirchnerismo o en otro pasado porque el mundo cambió y las expectativas son otras. Lo que debería permanecer como inmutable es lo político como eje transformador de la vida de las personas.

Has dicho que te gusta reírte de las personas que están en posición de ventaja, ¿te trajo problemas alguna vez?

Todo el tiempo...(risas), todo el tiempo escucho "No, esto no" o "bajá un poquito". Pero insisto en que también hay que mirar la historia política y ver lo que ha sido la militancia de compañeros que entregaron la vida. Tenemos una sociedad con desaparecidos muy recientes. Así que suponer que hacer un chiste es peligroso en este contexto, es desconocer la historia. En ese sentido yo avanzo tranquilo. Lo que yo hago no tiene nada que ver con la valentía que tuvieron otros en la militancia.

Pero hacer el humor es una forma de valentía.

Sí, pero no lo romantizo demasiado, le bajo un poco el precio. Con esto no alcanza para nada. Lo nuestro es una contribución para refundar algunos pensamientos pero no es una piedra fundacional de algo nuevo.

¿El humor político opositor tiene más chances de éxito que el oficialista?

Sí, sin duda. De todos modos nosotros estamos inscriptos en una discursiva y una militancia política. Yo vengo diciendo más o menos las mismas cosas desde hace 10 años. Más allá de los climas, hay algunos nudos en donde queda claro dónde está parado uno. A mí no me interesa hacer reír a la gente que cree que los genocidas tienen que estar libres por la calle. No trabajo para esa gente. Esa pretensión de totalidad no me conmueve. No voy a cambiar las cosas que digo si cambia el color político del gobierno.

¿Quién es el personaje más humorístico del macrismo?

Me seducen muchísimo las escenificaciones que hace Carrió. Como está escindida de cualquier responsabilidad política, ella va y dice lo que quiere cuando quiere. Es una excelente actriz y además, es llamativo cómo funciona lo que hace.

¿Cuál episodio fue el mejor chiste del gobierno de Macri?

Las escenificaciones que hizo Patricia Bullrich cuando buscaba a los Lanata y aparecía vestida de guerra en medio de la selva son muy cómicas.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario