Opinión
No hay plan ni bolsillo que aguante
Domingo, 28 de abril de 2019Por Marcelo López Álvarez - @marcelolopez2202

 En el café se suele decir que le picaron el boleto, en el Norte hablan de game over, lo cierto es que el Presidente volvió a atravesar una nueva peor semana de su vida.

Las especulaciones sobre el porqué del nuevo embate contra la economía argentina son múltiples, el gobierno prefirió la simplificación de transformar la pesada herencia en pesado futuro. Los econochantas y comunicadores de la realidad virtual prefirieron sumarse a ese coro y agregarle la supuesta difusión de encuestas y una señal del mercado de que Macri tenía que bajarse para dejar paso a María Eugenia Vidal y así despejar todo riesgo de derrota en octubre.

La realidad suele ser siempre más simple que las confabulaciones. Si bien no se puede descartar qué "puesto en el baile hay que bailar" y entonces muchos hayan aprovechado la volada para meter presión y conspiración, lo cierto es que las complicaciones de la semana eran previsibles.

El lunes, después del feriado extra large, advertimos en la columna de Mendoza Económico en Radio Andina que había que estar atentos al vencimiento de letras en dólares por 3.400 millones. Lo que pasó con ese vencimiento estaba dentro de lo esperado, los inversores (JP Morgan principalmente) no renovaron un solo dólar y el Central debió girar a las cuentas de los tenedores de los 3.400 millones. Ante la reacción de un peso pesado, es lógico que los inversores más chicos lo sigan y se desprendan en masa de sus papeles generando la disparada del riesgo país.

Aquí sí hay efecto derrame y entonces los que tienen bonos locales también salen y se van al refugio seguro del dólar y la cadena se retroalimenta. Generando una nueva disparada del dólar y sus componentes inflacionarios.

Las reacciones espasmódicas, tardías y poco sinceras del equipo de gobierno hacen el resto para que todo se transforme en un pandemónium.

Parece ya inútil y reiterativo compendiar los números que sistemáticamente demuestran el estado desastroso de la economía cada semana en cada anuncio del INDEC o AFIP o consultoras privadas genera más incertidumbre.

Los datos reales de la economía hacen más ruido en los inversores que las vicisitudes de las encuestas que se dibujan y se filtran. Un dato de esta semana que pasó desapercibido aquí pegó fuerte en las mesas de inversores y es la incapacidad argentina de generar recursos propios.

Según los números oficiales del INDEC, a pesar de la tremenda devaluación, las exportaciones de la Argentina bajaron un 5% interanual. Solo se sostiene la balanza comercial favorable por la fortísima caída de la importación, sobre todo de bienes de capital.

Argentina queda entonces en una pésima posición, con mercados cerrados a la toma de nueva deuda (por lo menos a tasas razonables), un endeudamiento que se ubica en el de más crecimiento a nivel mundial, y un calendario de vencimientos a corto plazo que asusta ante la imposibilidad de tener los dólares para afrontarlo y, encima, con poca probabilidad de generarlos genuinamente mediante exportaciones.

Esta foto que ven los inversores está cien por ciento creada por las políticas de este gobierno y nada tiene que ver con especulaciones electorales ni con gestiones pasadas o futuras. Es algo para tomar nota como los análisis que realizan los "entendidos" obvian el presente y las decisiones tomadas por este equipo de Gobierno. No importa quien gane las elecciones es inviable una gestión que deberá afrontar vencimientos entre capital e intereses por 150 mil millones de dólares entre 2020 y 2023.

La confusión que genera la situación se expande como una mancha a todos los sectores, la volatilidad, la corrida y los apuros financieros del gobierno por la caída de la recaudación y su necesidad de cumplir con el déficit primario cero, dejan en terapia intensiva los anuncios de hace apenas una semana.

Desde los Precios Esenciales que aún no aparecen en la góndola (y se comienza a dudar de su efectividad) hasta la supuesta modificación en las retenciones que por ahora solo quedaron en un enunciado mal redactado en el PDF y que parece nunca llegara.

Pero no solo la sensación que predomina es que el beneficio de eximir retenciones al crecimiento de exportaciones no llegará, sino que se modificará para peor. El viernes crecieron los rumores de una nueva modificación a pedido del FMI que llevaría los derechos de exportación al 10% para todo tipo de productos y al 30% para la soja. Por lo que la situación más que mejorar podría empeorar para el sector exportador de las economías regionales. Por ahora la versión solo fue desmentida por el Ministro Dante Sica, pero tampoco dio precisiones de cómo se aplicaría la supuesta excepción del gravamen para quienes exporten más que el año anterior.

No son jornadas fáciles las que vienen para un gobierno que solo se encerró en una morsa que aprieta por arriba, con sus hasta ahora financistas, a base de dólares volátiles que le pierden la confianza y por debajo a una sociedad que es la que sigue sufriendo el ajuste como lo demuestra cada dato económico que se conoce.

Tamaño del texto
Comentarios
elena suarez
29-04-19 00:37
NOS VAMOS A TENER QUE CONVENCER QUE ENTRE TODOS LOS HDP QUE HAN GOBERNADO NOS HAN DEJADO MUY POBRES (ELLOS MUY RICOS) Y NO HAY SOLUCIONES A CORTO PLAZO.. MIENTRAS TANTO AYER ESTUVE EN UN SUPERMERCADO LLENO DE GENTE Y DE MERCADERIA. SI VAMOS RUMBO A ARGENZUELA OTRA SERA LA REALIDAD CON BASTA CON MIRAR LOS SUPER Y LAS FARMACIAS Y LOS HOSPITALES Y LA GENTE HUYENDO DE VENEZUELA. SI NO NOS DEJAMOS DE JODER CON EL GASTO PUBLICO ESTAMOS FRITOS GOBIERNE QUIEN SEA Y SI SON CHORROS PERO CON CODIGOS COMO DIJO EL GRAN PISTOLERO MORENO VA A SER MUCHO PEOR.....
Tu comentario
Más de Opinión