Máxima tensión entre Cornejo, los intendentes del PJ y la Corte
Miércoles, 20 de marzo de 2019
Por: Marcelo Torrez En Twitter @MarceloTorrez

El clima político pre electoral es tan espeso en Mendoza que se corta con un cuchillo. Y en la Suprema Corte de Justicia además de tensión, hay fastidio y molestia, por ese nuevo entuerto de relevancia institucional que tiene que resolver luego de que la política fracasara al no encontrar un mínimo, siquiera, de acuerdos sobre las reelecciones indefinidas de los intendentes. Como fracasó en otros asuntos también de trascendencia que debieron definirse en una mesa de negociaciones sin éxito, hasta que apareció el más alto tribunal de Justicia para aclararlos no sin polémica mediante: como el del desarrollo minero a gran escala que quedó impedido cuando falló a favor de la constitucionalidad de la famosa Ley 7722, considerada un verdadero cepo para la actividad; o cuando la metieron (a la Corte) a opinar sobre los aumentos y valores de la tarifa eléctrica en el 2015; o cuando debió terciar entre la Legislatura y el Ejecutivo para interpretar si Mendoza tenía o no un presupuesto provincial para funcionar. Todas cuestiones, en definitiva, de neto corte y naturaleza política que por la falta de diálogo han terminado en manos de los siete magistrados de la Corte.

En medio de ese ambiente tenso, la Corte llamó para el mediodía de hoy a una audiencia de conciliación para explorar si entre el gobierno de Alfredo Cornejo y los cuatro intendentes del peronismo que resisten la prohibición para volver a presentarse como candidatos en las elecciones de sus departamentos, existe una última vía al menos de resolución que evite un fallo en pleno que, por lo que ha trascendido, podría agudizar aún más el conflicto institucional que se ha presentado y la incertidumbre, especialmente, para los electores de San Rafael, San Martín, Lavalle y Tunuyán convocados a las PASO para el 28 de abril próximo.

Se presume que la Corte ya tiene encaminada una opinión generalizada en torno a la constitucionalidad o no de la promulgación de la enmienda del artículo 198 de la Constitución. Por mayoría -o quizás también por unanimidad-, la actual composición del tribunal concluirá en que el decreto de Cornejo es constitucional y que aquella doctrina que se aplicó durante 30 años con el fallo Kemelmajer ha quedado ya perimida. Que, en definitiva, si esto es así, para modificar la Constitución o alguno de sus artículos, se tendrá que tener en cuenta la cantidad de electores que efectivamente van a las urnas y votan positivamente la reforma, y no la suma total de los que están empadronados como ha regido hasta hoy, considerando que alcanzar la mitad más uno de todos los ciudadanos habilitados para votar ha resultado por poco un objetivo imposible de alcanzar.

Entre las alternativas que podría proponer la Corte en la audiencia, sobresale la posibilidad de plantearles a los intendentes la suspensión de las elecciones en sus departamentos para darles a los electores previsibilidad y alejarlos de la incertidumbre de votar a un candidato -en estos casos a los actuales intendentes-, para que luego estos queden impedidos eventualmente por el fallo de la Corte. Son conjeturas, desde ya. Pero ayer sobresalía el nerviosismo en todo el arco político ante un escenario que podría configurarse detrás de una propuesta de esa naturaleza.

Así también, desde el peronismo ensayaban algunas respuestas que podrían exponerse en la audiencia. Si la propuesta es suspender las elecciones, los cuatro intendentes podrían condicionar su aceptación a que la provincia cambie también sus fechas de elecciones y las unifique con el cronograma nacional. "Si perdemos, perdemos todos", sería la explicación, en obvia alusión a que Cornejo se desenganchó de las fechas nacionales para evitar la influencia negativa de Mauricio Macri en sus candidatos provinciales.

Sin embargo, los intendentes no renuncian a uno de los planteos considerado de máxima si es que suponen que la Corte fallará a favor de la constitucionalidad de la enmienda promulgada por Cornejo. Se trata de encontrarle al problema una solución salomónica que los beneficiaría directamente: que la prohibición para ir por la re-reelección rija de ahora en más, que no tenga efectos retroactivos y que queden habilitados los cuatro para presentarse una vez más como candidatos. Que sea, en definitiva, de ahora en adelante sin ellos incluidos en la nueva reforma. Se apoyarían en el dictamen del fiscal de Estado, Fernando Simón, que planteó en su dictamen ese camino como solución, argumentando entre otros aspectos, que la promulgación de Cornejo que se conoció el 18 de noviembre del año pasado, operó muy cerca del cronograma electoral de este año 2019, crucial, clave y vital para el Estado y de los nuevos gobiernos que lo administrarán.

Ayer Cornejo volvió a castigar políticamente a los intendentes a los que acusó de aplicar "chicanas jurídicas" para estirar los plazos de la Corte. Dijo además que las reelecciones indefinidas "son malas para la provincia y los municipios", agregando que "la Corte debe resolver sobre el derecho de los ciudadanos a elegir en un sistema democrático con transparencia y alternancia". Presión pura, ciento por ciento cornejista, marca registrada del gobernador.

Tamaño del texto
Comentarios
antonio
20-03-19 15:27
Cornejo se entrampó solo!!! ahora que salga solito!!!
Tu comentario