Cómo fue el ataque
Femicidio en Las Heras: "Si se va, se va muerta"
Viernes, 15 de marzo de 2019
Por: Hernán Adrover y Pablo Segura

 Claudio Rodríguez (51) y Verónica Azzolina (47) estaban casados desde hace unos 20 años pero en el último tiempo estaban separados pero continuaban viviendo juntos en su casa de Las Heras. Este jueves no fue un día más. El hombre, negado a terminar la relación y a que su ex estuviese con otro, la asesinó con una escopeta calibre 36 y después se suicidó. El autor ya le había dicho a sus hijos que la iba a matar. Los detalles. 

Verónica y Claudio llevaban muchos años como matrimonio pero en los últimos años, las cosas no estuvieron bien: problemas económicos que se agravaron por la venta de una empresa de seguridad que tenían y una mala relación con pedido de divorcio de por medio, fueron algunos episodios que desencadenaron en el femicidio seguido de suicidio. 

La reconstrucción señala que ambos fueron hallados sin vida y con un disparo cada uno en la casa ubicada en la calle Monseñor Verdaguer al 1100. Fueron hallados por una hija y el yerno, quienes llamaron de inmediato al 911. 

El caso quedó en manos del fiscal Gustavo Pirrello, de Homicidios, quien ordenó las medidas a tomar y espera los resultados de la necropsia y otras pruebas para archivar la causa porque no hay persona a quien imputarle el hecho porque el autor se quitó la vida. 

El motivo de la pelea, surgió, por un conflicto que tenía que ver con una nueva relación que la mujer quería iniciar con otro hombre. Rodríguez no soportó esta decisión y por ese motivo la asesinó, explicaron. 

Es más, esta situación el autor ya se la había advertido a sus hijos, quienes explicaron esta situación tras consumarse el femicidio. Los celos que tenía, hicieron que Rodríguez tomara una escopeta calibre 36, tipo recortada, que accionó sobre la sien derecha de Azzolina. "No se va a ir pero si se va, se va muerta", habría dicho el femicida. 

Mismo hecho sucedió con otro femicidio también ocurrido el domingo 20 de enero en Las Heras, cuando Luis Alberto Sosa (59) quedó preso y con prisión preventiva por el femicidio de su ex pareja Liliana Olguín (49). En este caso sucedió algo similar porque el autor, también la atacó porque la mujer le confesó que tenía intención de iniciar una nueva relación. La atacó con un machete hasta asesinarla. 

No se enteró: no hubo pelea previa

Respecto al femicidio de calle Monseñor Verdaguer, se estableció que el hecho sucedió pasadas las 13 cuando en la casa solamente estaba la pareja. Verónica estaba sentada en una silla, en el comedor, junto a una mesa. 

Habían unos papeles sobre la mesa que la mujer estaba revisando u ordenando, detallaron. En ese momento, sin esperarlo, apareció su pareja, que estaba armada con la escopeta. 

"Ni se lo esperaba, no se enteró", dijeron respecto a la víctima. El autor se colocó del lado derecho y su pareja no lo notó. Acto seguido, accionó la cola del disparador (gatillo) y la ultimó a corta distancia, por lo que la mujer cayó y quedó boca abajo al lado de la silla.  

Después, caminó unos metros hasta la puerta que da a un patio y colocó el arma en su boca para posteriormente quitarse la vida. Tras dispararse, quedó semi sentado y con el arma a su lado. 

Policía Científica trabajó en la escena y recogió las evidencias para luego analizarlas y enviarlas al fiscal. 

   

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario