Parlamento
Expectativas en Reino Unido y la UE por la crucial votación por el Brexit
Martes, 12 de marzo de 2019

La primera ministra británica, Theresa May, hará hoy un nuevo intento de destrabar el Brexit al someter al voto del Parlamento su acuerdo de divorcio con la Unión Europea (UE), a solo horas de que la premier y la UE negociaran un "instrumento legalmente vinculante" para que no existan salvaguardas permanentes que eviten la salida del bloque.

Con todos los pronósticos en contra y a solo tres semanas de que el Brexit entre en vigor, May viajó a Estrasburgo y negoció una nueva garantía vinculante a último momento con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

La principal preocupación de un grupo de diputados oficialistas británicos que hasta ahora bloquearon un acuerdo en el Parlamento se centra en una cláusula que busca mantener abierta la frontera entre Irlanda del Norte, que es parte del Reino Unido, e Irlanda, un Estado de la UE.

El mecanismo, conocido como "backstop", es una salvaguarda que, a fin de evitar la necesidad de imponer aranceles y controles en esa frontera, mantendrá al Reino Unido en una unión aduanera con los restantes 27 países de la UE hasta se establezca una nueva relación comercial bilateral.

Según establece el primer acuerdo que May y la UE negociaron y que el Parlamento británico rechazó, esa salvaguarda solo puede levantarse de común acuerdo entre las dos partes una vez que se llegue a un acuerdo definitivo sobre cómo quedará esa frontera. 

"El instrumento establece que si alguna de las dos partes actúa de mala fe, la otra tendrá una forma legal de salirse", explicó Juncker en una conferencia de prensa conjunta con May tras las negociaciones en Estrasburgo. 

"En política a veces tenemos una segunda oportunidad y hay que tomarla porque no habrá una tercera. (...) No habrá nuevas negociaciones. Esto es lo que tenemos", agregó el funcionario europeo, según la transmisión en vivo, difundida por el portal del diario británico The Guardian. 

Por su parte, May explicó que a partir de este "instrumento legal", "la UE no podrá actuar con la intención de mantener de manera permanente la salvaguarda" en Irlanda y que, si lo hace, "Reino Unido podrá desafiarlo en un arbitraje".

Ante las consultas de la prensa, ninguno de los dos se animó a adelantar si esta "nueva garantía" será suficiente para convencer a la coalición aliada de May en la Cámara de los Comunes en la votación de mañana. 

A un año y nueve meses del referéndum que aprobó el Brexit, los diputados están muy divididos respecto a cómo abandonar el bloque e incluso sobre si hacerlo o no, y hay pocas señales de un gran cambio de opinión desde que la Cámara de los Comunes rechazó ampliamente el acuerdo de separación, en enero pasado.

Los dirigentes de la UE, en tanto, están exasperados con lo que describen como incapacidad del frágil y dividido gobierno británico de presentar una visión clara sobre el Brexit, y también porque May quiere modificar ahora un acuerdo que ella misma negoció con el bloque durante más de un año y medio hasta su firma, en noviembre.

Una segunda derrota del acuerdo podría derivar en que el Reino Unido tenga que poner fin a 46 años de vínculos con su mayor socio comercial el 29 de marzo sin un acuerdo sobre su relación futura, lo que implicaría grandes perjuicios económicos para el país y el bloque.

Si el acuerdo enmendado de May es aprobado mañana por los Comunes, Reino Unido saldrá de la UE el próximo 29 de marzo en virtud de los términos establecidos en ese documento.

Si es rechazado, los diputados votarán el miércoles si Reino Unido debería marcharse de la UE sin acuerdo, y si esto tampoco es aceptado, entonces habrá otra votación el jueves sobre si se solicita un retraso de la fecha de entrada en vigor del Brexit, en tres semanas.

Además, el líder del opositor Partido Laborista, Jeremy Corbyn, quiere impulsar una moción para celebrar un segundo referéndum en caso de un nuevo fracaso del plan de May.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario