Dolar y tasas de interés
Le piden al Banco Central ampliar el horizonte del programa monetario
Lunes, 11 de febrero de 2019

El Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) recomendó al Banco Central ampliar el horizonte del programa monetario, fijado hasta mitad de este año por el titular de la entidad Guido Sandleris a fines de septiembre pasado, para generar un escenario de estabilidad.

"El esquema de estabilización en vigencia, basado en el control de la base monetaria, ha fijado sus parámetros hasta mediados de este año, pero se impone ampliar ese horizonte" dijo el artículo firmado por el economista del instituto, Jorge Vasconcelos. 

"La forma en la que la economía pueda viajar hacia un escenario de verdadera estabilidad depende del mix de una política monetaria y cambiaria que sigue condicionada por un sector público fuera de escala, tanto por el lado del gasto como de la presión tributaria, por lo que el sendero de las variables fiscales será crucial", indicó el economista.

El analista sugirió que la velocidad de "esta travesía está atada a la factibilidad legal de desindexar los contratos" y con el nivel de deuda pública exigible, que estimó para 2019 en el 53,2% del PIB, descartó la posibilidad de un default. "siempre que la economía crezca y perdure la austeridad fiscal". 

Además alentó el rediseño del Mercosur para incrementar los niveles de inversión. "La idea de recortar a la mitad los aranceles de importación que se barajó en la cumbre Macri-Bolsonaro debería adquirir un carácter más formal, para ser evaluada".

"La más sensata aspiración para 2019 es que cumpla un rol de transición, en el que los precios relativos no vuelvan a desalinearse y se consolide la fuerte corrección de los desequilibrios, tanto del frente externo como del fiscal", indicó.

Ante la posibilidad de que la economía ingrese en una zona de estrés electoral, el economista señaló que pese a lo acordado el año pasado entre el gobierno y el FMI, "no habría que desechar mecanismos transitorios, apuntando a menor amplitud de la banda entre el piso y el techo (¿20% en lugar de 30%?) y a una multiplicación del 'poder de fuego' del Banco Central, si tuviera que intervenir en la punta vendedora". 

"El bimonetarismo argentino, potenciado en años de comicios, podría justificar algún retoque temporal, en aras de reducir el daño sobre la actividad productiva". al tiempo que destacó el fortalecimiento del BCRA para ser más intervencionista en el mercado de cambios de ser necesario.

"En la medida que se trate de incertidumbre típica de año electoral, las reservas del BCRA más los flujos esperados a favor del Tesoro serían más que suficientes, pero si las circunstancias políticas reinstalan ejes del pasado (pesificación, cepos, default), es obvio que no hay instrumentos que compensen tamaña insensatez. Aún así todo indica que habrá vida después de las elecciones", concluyó. Fuente: Télam

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario