Un año sin Débora Pérez Volpin: ¿cómo sigue la causa?
Miércoles, 6 de febrero de 2019

A un año de la muerte de la periodista Débora Pérez Volpin en el Sanatorio de La Trinidad en Palermo, cuando se estaba realizando un estudio rutinario de endoscopía, está a la espera del juicio oral y público y con una junta médica pendiente ordenada por la Justicia.

La periodista fue homenajeada hoy en la Legislatura porteña, a donde había llegado como legisladora integrando la lista de Evolución, el espacio liderado por Martin Losteau.

Su última pareja, el periodista Enrique Sacco, difundió una emotiva carta abierta a propósito del aniversario en la que señaló: "La vida continúa sin odios ni rencores. Y sin intención de venganza. Hubo un hecho y hay pruebas contundentes. Sabemos la verdad y muy pronto esperamos la lógica Justicia".

"Nada será igual después de aquel 6 de febrero de hace un año pero vos estarás por siempre. Tu imagen radiante será imborrable.

¡Sigo adelante! Quizá muchos piensen o imaginen que no puedo estar sin vos. Quizá no sepan que estamos juntos. Débora, un año sin vos. Débora, un año con vos", remarcó en la nota.

En febrero del año pasado sorprendía la muerte de la periodista en el Sanatorio cuando se había internado para realizar un estudio de endoscopía y por el cual ahora serán juzgados dos médicos que están procesados por el delito de homicidio culposo.

Son el endoscopista Diego Bialolenkier y la anestesista Nélida Puente quienes son exclusivamente los que intervinieron en el estudio practicado a Pérez Volpin.

La causa está desde noviembre pasado elevada a juicio a cargo del juez Javier Anzaotegui, integrante del tribunal Oral Criminal 8 de la Capital Federal.

Por pedido de ambos imputados, el juez dispuso la realización de una junta médica que aún no está claro quién la realizará.

La muerte de Pérez Volpin, de 50 años, ocurrió durante un estudio de rutina el pasado 6 de febrero de 2018 en el Sanatorio de la Trinidad de Palermo.

Aquel día, la periodista murió durante la realización de un estudio endoscópico de baja complejidad y la pericia determinó que la muerte ocurrió por una perforación instrumental del esófago, que no se detectaron patologías preexistentes, y que las lesiones del estómago encontradas fueron consecuencia de las maniobras instrumentales y de la reanimación cardíaca que se le practicaron.

Al responsabilizar a los profesionales, la querella argumentó que el endoscopista "logró ingresar con el endoscopio hasta la segunda porción duodenal, no sin antes provocar con su intervención una perforación del esófago torácico".

"Aquella situación no fue advertida por el médico endoscopista, que continuó con el estudio hasta que, en algún momento -muy tardío por cierto-, la médica Nélida Inés Puente, anestesista, advirtió una desaturación en la paciente", indica la querella en su acusación.


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario