Columna de opinión
Cornejo va por la estrategia que lo aleje de la mala onda que hay con el presidente Macri
Lunes, 4 de febrero de 2019Por Marcelo Torrez.
Por: Marcelo Torrez En Twitter @MarceloTorrez

El mes de febrero del 2019 que acaba de arrancar promete ser uno de los más potentes en materia política de todo el año. Promete, si en verdad se cumplen algunas premisas, porque junio, agosto, setiembre, octubre desde ya, y eventualmente noviembre con un posible balotaje, competirán por la mayor trascendencia en la expectativa social y política del país y de Mendoza como la han tenido pocos en la mayor parte de la historia argentina.

Veamos. Si todo se da como parece ser, Alfredo Cornejo definirá antes de que termine el mes -posiblemente entre el 20 y el 24-, las fechas de las elecciones en la provincia finalmente y, como si fuera poco, el nombre del candidato por el que se inclinará para que compita por su sucesión frente al peronismo y el resto de las fuerzas que se midan.

El panorama que rodea la decisión de los dos asuntos, es más que complejo, quizás mucho más de lo que se intuía o esperaba. La fijación de la fecha de las elecciones, que debería surgir sin mayores dificultades en función de lo que fuese mejor para la ciudadanía, está teñida de intereses políticos. Al lado del presidente Mauricio Macri, Cornejo pierde casi 20 puntos en su imagen positiva, una cifra que ubica las pretensiones electorales del equipo que gobierna al filo de un riesgo altísimo. Es más, Macri no deja de caer en la consideración de la ciudadanía castigada por la recesión, el paráte económico, los aumentos de precios y la ausencia de un horizonte tranquilizador. Por eso se especula que se decidirá por el desdoblamiento. Desdoblamiento que le piden que fije todos los intendentes oficialistas dispuestos a mantener, a lo que dé lugar en sus manos, los territorios que consiguieron en el 2015.

Este jueves, Cornejo viaja a los Estados Unidos junto a su ministro de Gobierno, Lisandro Nieri y algunos empresarios. Volverá el 12. Tras esa gira, organizada para promocionar el Foro de Inversiones que se realiza en Mendoza durante los festejos de la Vendimia, analizar con los técnicos del BID la marcha de los créditos que la provincia ha recibido de esa entidad y hasta la participación de una charla en el Consejo de las Américas, el gobernador regresará a la provincia para definir, se cree, los dos asuntos que le están quitando el sueño como nunca antes: el desdoblamiento electoral del cronograma nacional y, por sobre todo, el nombre de quién será el candidato del oficialismo, SU candidato a sucederlo, el crédito o la carta con la que defenderá la gestión del peronismo y con la que enfrentará el desánimo general que se tiene con el presidente Macri y su gobierno, del que Cornejo forma parte como socio preponderante.

Si bien hay un pequeño margen reservado a las sorpresas de última hora, es improbable que el nombre del candidato no surja del binomio Martín Kerchner y Rodolfo Suárez. Las encuestas vienen marcando una ventaja pequeña, pero ventaja al fin, a favor del intendente de Capital. Cornejo está recibiendo casi semana tras semana las actualizaciones de los sondeos. Uno de los últimos le confirmó que Suárez marcha arriba de Kerchner. Pero el gobernador todavía no lo define. Kerchner, su plan A, le ha demostrado una voluntad inquebrantable para asumir el mote del ungido. Digamos que eso se lo ha ganado el ministro desde el arranque mismo de las especulaciones.

Cornejo ha mandado a medir varios escenarios. Se han hecho varias simulaciones, con fotos y hasta boletas. En todas se ha mechado a la imagen de Macri y a la de Cornejo, la de Suárez y la de Kerchner. Y es allí donde el gobernador parece haber confirmado la caída que se produce en la consideración de su gobierno el estar junto a Macri y la leve ventaja de Suárez sobre Kerchner. A la vuelta de aquel viaje a Estados Unidos, Cornejo tendrá todo para dar a conocer tales anuncios de alto impacto: elecciones desdobladas para junio las PASO y setiembre la general casi con certeza y el candidato.

Claro que la política, y nosotros los periodistas, no salimos de esos dos temas. Incluso a los análisis se les puede agregar esa serie de movimientos del lujanino y macrista Omar de Marchi junto a Julio Cobos y algunos que otros peronistas pícaros para ensayar y aventurar una fórmula contra el candidato de Cornejo; los propios movimientos del peronismo para descubrir un sendero que le mantenga en pie la esperanza de salvar la ropa en las elecciones y alguna que otra cuestión más de pura alquimia electoralista.

Podemos estar concentrados en tales asuntos, como parte del círculo rojo. Pero en verdad, la mayor preocupación hoy de todos está puesta en la economía, en la inflación, en el precio de los productos del agro, en el sobre stock vínico y por ende en las pocas esperanzas de que la situación repunte. No hay señales ni indicios objetivos para que la gente de a pie vea lo que desde el gobierno y algunos pocos economistas avizoran de mejoras hacia fines del primer trimestre del año.

Con lo que el humor está por el piso, fastidioso con la falta de aciertos y la ausencia de centros a los sectores medios, los que, en definitiva, inclinan la balanza hacia un lado u otro en las elecciones y explican los resultados. La economía será determinante, la campaña y cómo se elaboren los mensajes también y, claro está, la vuelta o no al régimen que Macri derrotó en el 2015. El que acierte en eso de proponer la constitución de un país normal puede que se lleve el premio mayor.

Tamaño del texto
Comentarios
daniel
06-02-19 07:59
Hola gente, si aléjate rápido por que con este presidente te vas al tacho, aunque convengamos, que usted señor gobernador tiene una ideas muy parecidas a las del señor Macri,........la gente necesita politices para el pueblo y no para los empresarios.....
daniel
06-02-19 18:44
Hola gente, si señor Cornejo aléjese ya de esa lacra ........!
Tu comentario
Más de Opinión
Lleguemos como podamos, reloaded
Por Marcelo López Álvarez.
Cómo Anabel acordó con Cristina enfrentar a Bermejo y al tándem de los intendentes
No hubo acuerdo entre Bermejo y la senadora nacional Fernández Sagasti, con lo que el peronismo tendrá su interna en las PASO. Festeja Cristina, a quien le han dicho que ya mide 30 puntos en Mendoza. Y festeja Cornejo, porque entiende que su candidato Suárez -de ganarle a De Marchi-, tendrá más chances frente a Anabel que con Bermejo. De Marchi promete un candidato "bomba" para competir en Capital.