San Rafael
Exclusivo: las conversaciones que incriminan al sacerdote Scarlata
Viernes, 11 de enero de 2019
Por: Cristian Pérez Barceló

SITIO ANDINO tuvo acceso a los audios que incriminaron al sacerdote Carlos Scarlata y probaron que estuvo en San Rafael para visitar a Valeria Cornejo, con quien mantenía un vínculo sentimental, hasta que ella apareció muerta en la casa donde se iban a encontrar a escondidas.

Este es parte de uno de los diálogos que mantuvo el sacerdote de Lima, partido de Zárate, provincia de Buenos Aires, con una amiga de la mujer hallada muerta en calle Los Dos Álamos, de San Rafael, a fines de octubre del año pasado.

Luego de aparecer la noticia del hallazgo del cadáver, Scarlata tuvo varios contactos con la amiga que, a su vez, aparecería como intermediaria para que el sacerdote enviara dinero a Valeria, a fin de que alquilara y amueblara una casa donde pudieran verse a solas en el sur mendocino.

Este es el contenido de una parte de una de esas comunicaciones:

- Hola, ¿Carlos?

- Hola G..., buen día!

- ¿Dónde estás?

- Vos tenés que estar tranquila, solamente que es muy duro porque, bueno, sos amiga del alma, bueno yo la conocí a Vale desde chica, era una mujer excelente, un alma muy profunda. Mirá yo creo, no sé casualidad porque después de 17 años, ella me manda un e-mail, yo le contesto, estaba en la duda de si contesto o no, para no lastimarla. Bueno, pero era la voluntad de Dios porque era la última vez que nos íbamos a ver. Y eso, más o menos, lo intuía. La hice venir dos veces, estaba feliz.

- ¡Bonita!

- Que se olvidaba de inyectarse, era insulino dependiente.

- ¿Cuándo fue, en junio fue la última vez la gorda para allá?

- Sí, sí

- ¡Ah!, me parecía.

- Primero en marzo, y después en junio

- Claro, porque yo me acordaba que para el cumple de ella, ella había estado allá.

- Claro, yo ese día le festejé el cumpleaños. La traté de hacer lo más feliz posible. Creo que es un amor imposible, porque yo soy una persona consagrada, y no le puedo corresponder. Tengo que corresponder a otro amor, entonces, bueno, la voy a tener que querer así. Entonces, ella se contentaba con eso, pero yo la trataba de hacer feliz en lo que más podía, traté de cuidarla, mimado.

- Siempre le decía, yo, bueno, nosotros hablábamos mucho. Y por ahí yo le decía, la situación es complicada, porque vos al ser sacerdote. Entonces, ella me decía: nosotros vamos a llevar esto hasta la muerte, cuando podemos nos encontramos. Nos encontramos acá, nos encontramos allá, pero bueno, esta relación es una relación de amor, me decía

- Sí, es así

- "Yo sé que lo amo, que él me ama"; siempre me decía, me rescataba eso.

- Seguro, salvo que no puedo corresponderla absolutamente porque no puedo dejar el ministerio. Pero, bueno. He tratado en lo posible de hacerla feliz, es todo lo que puse. Después de tantos años, ella estaba muy feliz, una vida nueva, rejuveneció, vos te dabas cuenta porque la pastilla era yo. Nada más que la insulina. Pero yo creo que ha sido providencial que se la hayan llevado en ese momento

- Escuchame, Carlos, porque ahora estoy más tranquila, puedo pensar un poco más, también.

- Sí

- Ella habló con vos el 17, se conectó?

- Claro, yo estaba leyendo las cosas que dicen en el diario, es una locura lo que dicen. La verdad es que, primero que no tenía problemas psicológicos porque ella había dejado el psiquiatra hace mucho tiempo. Segundo, estaba feliz, estaba re bien. Tercero, bueno ella tenía ese problema en la lengua que puede ser un detonante: en la última comunicación telefónica me dijo: estoy preocupada, no me baja la glucemia. Siempre le baja, al ratito le bajaba, cuando hablaba conmigo. Pero no me baja. Puede haber hecho un coma diabético, sumado al tema de la lengua. Porque después no nos comunicamos más, no me llamó, y a mí me extrañó porque ella me dice: mirá, estoy en el baño, estoy haciendo tal cosa, me inyecté, ya esté bien. No me llamaba, no me llamaba. Ya cuando me senté en el micro, le empecé a enviar mensajes y la llamaba y no contestaba, digo: está muerta.

- Carlos, y de acá te fuiste a Buenos Aires, Carlos, vos o te fuiste a Mendoza?

- No, a San Martín. Yo soy de San Martín

- Ah, vos estabas en San Martín

- Y el miércoles, después que hablamos a las 20, agarré el jueves con mucha suerte el micro de Iselín porque salía justo a las 9, y cuando llegué, bueno, me hice llevar por un taxi a la casa, llamo y digo: todo cerrado, bueno, no, pensé que estaba muerta. Ella si estaba en otro lado, me habría llamado. Y mirá vos cómo ha sido providencial porque me fui caminando y vi que pasó el padre yo pensé que era con ella, pero no, era con la Paola. Mirá vos, si me hubieran visto ahí, hubiera sido un despelote. Y qué le digo? No, que me llamó, que estaba mal, que estaba acá? No sé. La otra, imaginate, que yo hubiera estado en la casa y se me hubiera muerto ahí. Quedo involucrado porque las huellas digitales quedan en el cuerpo, un despelote.

Este viernes el sacerdote Carlos Scarlata admitió ante la Justicia que mantuvo una relación con Valeria Cornejo, mujer que apareció muerta en su casa; y también afirmó que estuvo ese 18 de octubre del año pasado en ese lugar, pero no irá a prisión porque el delito por el que se lo investiga, omisión de auxilio, se extingue si paga una multa.

Scarlata declaró ante el fiscal Javier Giaroli, asistido por el defensor oficial Jorge Vitale, y se retiró en automóvil de tribunales.


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de San Rafael
Se corre ésta noche la 6° fecha del Speedway sanrafaelino
En pista estarán las categorías, Karting tierreros, motos seniors y ciclomotores, la Fórmula Citroen y los Speedweros.
González, Rivero y Salomone lideran las posiciones  en motos en el Speedway sureño
Están al frente en las categorías, Seniors, 110cc, Libre Preparación y 110cc, Principiantes.