Verano 2019: sin vacaciones para la política
Viernes, 14 de diciembre de 2018Entre enero y febrero comienza a definirse todo para el electoral 2019. Fecha de elecciones en la provincia, candidatos y posibles enfrentamientos en las PASO. Cornejo tiene un ojo en Mendoza y otro en la Nación. La UCR debe optar entre enfrentar a Macri en las PASO con candidato propio, o resignar esa chance en pos de la gobernabilidad y la necesidad de ratificar el rumbo desde la Casa Rosada cerrando filas detrás del macrismo.
Por: Marcelo Torrez En Twitter @MarceloTorrez

La agenda política del verano que se avecina se vislumbra particularmente agitada y sin espacios libres como para distracciones y tiempos de ocio. Durante enero y febrero, tanto en la provincia como en la nación, se tomarán decisiones trascendentes que serán las que repercutirán en el diseño del cronograma electoral en Mendoza, los candidatos a luchar por la Gobernación que dejará Alfredo Cornejo a fin del 2019 y, particularmente, esos meses dejarán más o menos claro qué caminos tomará la UCR que dirige el gobernador mendocino dentro de Cambiemos en el plano nacional: si tendrá o no un candidato propio que compita con Mauricio Macri que buscará la reelección, una decisión que puede se tome no más allá de marzo del 2019.

Cornejo está más cerca de respetar el cronograma electoral que disponer la unificación con las elecciones nacionales. Lo ratificó en la semana, cuando declaró en una entrevista con este diario, preferir un escenario en donde el elector decida en medio de una discusión propia de asuntos y temas provinciales que contaminados con una presidencial. De persistir los problemas económicos y el mal humor generalizado hacia la administración nacional -pese a los incipientes datos de mejoras en la economía y en la inflación que comienzan a ser un poco más visibles y se profundizarían durante el primer trimestre del año próximo-, Cornejo no dudará en convocar a elecciones provinciales en junio para las PASO y en setiembre la general.

Junto a la fecha para las elecciones, la decisión por el candidato a sucederlo en la gobernación serán los asuntos mendocinos más importantes. En verdad Cornejo, por su rol de presidente del Comité Nacional de los radicales, está con un ojo en la nación y otro en la provincia. Aunque su prioridad estará puesta en Mendoza, ayer, por caso, debió involucrarse en la interna de Cambiemos de Córdoba y en la puja por definir en la provincia mediterránea el candidato que enfrentará al gobernador Juan Carlos Schiaretti, el que ya llamó a elecciones anticipadas para el mes de mayo. La lucha se dará entre el diputado Mario Negri y el intendente de la Ciudad de Córdoba, Ramón Mestre son los anotados. Es probable que entre ellos se realice una interna "semi abierta" el próximo 24 de febrero. Cornejo debe evitar que la sangre llegue al río en Córdoba y que se debilite el radicalismo, haciéndole perder chances frente al peronismo de Schiaretti que ha contado con el guiño y apoyo de la presidencia de Macri y del PRO, tras los acuerdos electorales del 2015 y esa gran cantidad de votos que cosechó el presidente, invalorables, para derrotar al kirchnerismo.

El dilema del candidato del oficialismo en Mendoza pasa por el ministro Martín Kerchner y el intendente capitalino, Rodolfo Suárez. En la semana, Cornejo ubicó ambos en un mismo lugar. Los igualó en cuanto a su preferencia. De Kerchner dijo que es quien más conoce el proceso de transformación del Estado que empezó en el 2015; de Suárez confesó tenerle una confianza plena por una vida en la política juntos y por haber transitado casi el mismo camino desde la adolescencia de ambos en San Carlos. A mediados de febrero tomará la decisión sobre quién debe ser el que defienda los principios de "la reelección de la gestión". Quien resulte el designado no sólo lo será por lo que las encuestas digan de él, sino que además mucho tendrá que ver, para Cornejo, el clima y humor generalizado con su gobierno y el de Macri. Y en ese caso, cuál de los perfiles de ambos anotados resulta más conveniente. Y no hay que descartar, además, la sucesión de Suárez en Capital en caso de que llegue a ser el elegido y cuánto influirá Cornejo frente al instinto natural del intendente para imponer en su lugar de jefe comunal a un nombre de su "riñonada".

También se supone que Omar de Marchi, el intendente macrista del espacio oficialista provincial, jugará su carta brava para ganarse la candidatura a la gobernación. Esto implica que armará una oferta competitiva para las PASO y enfrentar al candidato de Cornejo. El punto aquí será dilucidar, antes de la confrontación, si ésta dañará o beneficiará las aspiraciones del espacio, si lo movilizará o por el contrario dejará heridas abiertas y por ende resentimiento. Dependerá, también, del armado provincial de De Marchi, en todos los departamentos, para alimentar sus aspiraciones, del apoyo que reciba de los golpeados por Cornejo dentro de Cambia Mendoza, como Julio Cobos, la vice Laura Montero y lo que quede del PD de Carlos Balter y Marcos Niven. Y, por sobre todo, no hay que descartar para las apetencias de De Marchi, cuánto lo dejará jugar el PRO nacional de Macri y compañía. Por ahora, el lujanino cuenta con el aval del jefe de Gabinete nacional Marcos Peña. Pero la pre candidatura de De Marchi también depende de la negociación política que se dará entre los radicales y el PRO en la nación.

Por el momento, el radicalismo no tiene definido si se presentará con candidato propio en las PASO frente a Macri. Según Cornejo es una decisión que se tomará allá por marzo del 2019. Y, por sobre todas las cosas, una vez más la situación del país, de su economía y del humor social, serán determinantes. Cornejo ha dicho que, en un contexto negativo para el gobierno, sumarle un enfrentamiento interno puede hacer peligrar aún más las chances de Cambiemos para retener el gobierno.

Sin embargo, Cornejo debe administrar las presiones internas en la UCR para buscar en el próximo turno electoral expandir su influencia territorial peleando por intendencias y gobernaciones que no tiene y, en las que se cree, podría contar con chances. La Rioja, Santa Cruz, La Pampa, la misma Córdoba, quizás Tucumán y Santa Fe son las apuntadas. Pero el reciente aval de la Corte de Justicia nacional a la Ley de Lemas en Santa Cruz ha hecho variar el panorama preestablecido, para todos. Por caso, el radical Eduardo Costa, se ha erigido en el candidato radical a destronar al kirchnerismo en la provincia austral. En el 2015 resultó ser el más votado, pero Alicia Kirchner logró, por medio de la Ley Lemas, sumar más votos en general. El radicalismo se había entusiasmado en ir por la gobernación en el 2019. Ahora vuelven las dudas, y las visiones conspirativas, porque se especula con que hubo una mano del macrismo en ese fallo como una suerte de devolución de favores hacia Costa por haberse negado a votar el presupuesto del año próximo.

Será un verano ardiente políticamente. Sin vacaciones y sin espacios dejados en soledad. Lo bueno es que promediando febrero todo, o casi todo, estará resuelto y para la Vendimia 2019, Mendoza volverá a ser, por excelencia, el epicentro del arranque de la campaña nacional. Qué duda cabe. 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Opinión
Los intendentes por sus recontra re-elecciones, Cornejo por un motivo de campaña
La Corte se encamina a declarar la constitucionalidad de la enmienda del artículo 198 de la Carta Magna provincial. Los cuatro intendentes del peronismo (Félix, Aveiro, Giménez y Righi) serán los últimos que podrán buscar más de dos mandatos consecutivos. Cornejo, a quien el PJ lo tilda de perdedor de la contienda, basará la campaña electoral a favor de su gestión en la "obsesión" de sus opositores por "eternizarse" en el poder.
La orquesta sigue tocando
Por Marcelo López Álvarez.