Eduardo, mendocino, iba a recibir un riñón el sábado pero algo falló
"Estoy convencido que se podía trasplantar": Maceira, del INCUCAI, sobre el operativo fallido
Jueves, 6 de diciembre de 2018
Por: Myriam Ruiz - En Twitter: @myriruizbarrio

Cinco días después de que un operativo de trasplante -que iba a cambiar la vida de un mendocino- se cayera, las repercusiones siguen estando vigentes. Tanto, como la necesidad desde diversos sectores de decir a quienes están en lista de espera que no pierdan las esperanzas, que se siguen necesitando con urgencia "donantes" y, sobre todo, que son miles los operativos que se realizan cada año de manera válida y exitosa, aunque a veces hay imponderables que malogran el objetivo perseguido.

Esto es lo que LV23 Radio Río Atuel y Sitio Andino pudieron recabar tras dar a conocer que Eduardo Salice, de 42 años, alvearense y padre de dos niños, no pudo ser trasplantado este sábado 1 de diciembre luego que el vuelo que debía traer un riñón desde Buenos Aires a Mendoza se retrasara. En su momento, su familia responsabilizó al Gobierno de la Nación por el retraso en el vuelo, vinculando esto con el bloqueo impuesto en torno a la Cumbre del G20. 

El Dr. Alberto Maceira, presidente del INCUCAI a nivel nacional, brindó una entrevista a LV23, la AM de General Alvear, en la que expuso que "sin dudas, la culpa de que ese órgano no llegara a tiempo no es de la aerolínea, ni del Incaimen (de Mendoza), ni del Incucai. Hubo multifactores que incidieron y sobre los que se están pidiendo informes, uno de ellos es, por ejemplo, que el centro de trasplante que atiende al paciente rechazara el órgano".

Dr. Alberto Maceira, presidente del INCUCAI a nivel nacional, habló con LV23 Radio Río Atuel y Sitio Andino sobre lo ocurrido. 

Maceira se refirió así a que el equipo de trasplante que debía intervenir a Eduardo, en Mendoza, rechazó el riñón donado porque iba a llegar con más de 30 horas de isquemia fría. La isquemia fría es el período que transcurre desde que el órgano es preservado en estado hipotérmico hasta su trasplante en el receptor. 

Expliquemos un poco más. El vuelo original por el que el equipo de trasplantes del Hospital Español aceptó el órgano iba a salir a las 6 de la mañana del sábado 1 de diciembre desde Buenos Aires para arribar a Mendoza a las 8. Ese vuelo nunca salió y fue reprogramado para las 11.30 de ese mismo día. Por lo tanto, el órgano que debía recibir Eduardo iba a pisar suelo mendocino a la hora 13 -30 horas después de haber sido ablacionado-.

Al consultar específicamente al Dr. Maceira su opinión de si el órgano llegaba tarde al receptor, el presidente del INCUCAI dijo que se han implantado órganos en pacientes que han tenido hasta 36 horas de isquemia fría, con excelentes resultados. "Lo ideal es que se implanten en menos de 24 horas, pero hasta 36 horas es tolerable. Si el equipo de trasplante lo hubiese aceptado serían 30 horas y estoy absolutamente convencido que ese órgano se podía trasplantar ya que se trataba de un donante y receptor con compatibilidad full house (compatibilidad perfecta)", aseveró. 

También negó, categóricamente, que el problema fuera de la aerolínea. "No se puede responsabilizar a un factor externo de lo que es un gran operativo", dijo. 

Un dato más que LV23 y SITIO ANDINO pudieron conocer que el resto de los órganos ablacionados ese día fueron trasplantados con éxito en pacientes que los esperaban. 

Eduardo y Natalia siguen con la esperanza que pronto aparezca un nuevo donante. 

También consultamos a la Dra. Norma Nieto, nefróloga, jefa del Centro de Hemodiálisis de General Alvear donde se dializa a Eduardo tres veces a la semana, desde hace 6 años. "Los operativos del Incucai funcionan muy bien en Mendoza, de hecho sólo de nuestro centro tenemos ya 7 pacientes trasplantados en el último año", indicó inicialmente. No obstante, luego añadió: "en este caso no entiendo por qué se demoró tanto Buenos Aires en informar que había un órgano compatible con un paciente mendocino".

"Recibimos una llamada del Incucai de Buenos Aires avisando que había un riñón para un paciente de nuestro centro. Había sido ablacionado a las 7 de la mañana y nos avisaron a la tarde, casi 12 horas después", dice Nieto. 

Desde su punto de vista, sobre el tiempo de isquemia fría que iba a tener el órgano antes de ser trasplantado al receptor iba a ser muy extenso. "Treinta horas son muchas horas, demasiadas".

Al consultársele cuántas horas de isquemia fría (el tiempo que tarda el riñón en ser trasplantado) es óptima, la doctora calculó en 24 horas "o menos que eso" lo que sería deseable.

¿Tuvo que ver el bloqueo del G20?

El Dr. Maceira, del Incucai, explicó a nuestros medios que la institución estaba preparada desde hacía varias semanas con planes de contingencia para que no hubiese problema con los operativos durante el G20. "Teníamos todo un dispositivo armado y todo lo que era vuelos sanitarios estaba pactado. Los vuelos para sanitarios salían de San Fernando, pero los riñones viajan en vuelo de línea porque es lo habitual ya que tienen más tiempo de isquemia fría", explicó.

"Hay una realidad y es que desde la nueva ley (Ley Justina) se han duplicado los casos por lo que trabajamos normalmente con operativos múltiples -explica Maceira-". Hace 15 días, desde Rosario salieron 9 vuelos con distintos órganos hacia diferentes puntos del país en un operativo multiorgánico.

Tal vez, lo importante sea decir que aún hay 8 mil personas en espera de un órgano en Argentina, y otras 3 mil en lista de espera de un tejido. "Es una lista gigante y trabajamos día a día para que se achique", indica.

Incucai hace grandes campañas de concientización para que quien pueda ser donante de órganos o tejidos tenga toda la información necesaria para llevar adelante esa decisión.

Para nosotros, desde estas líneas, también es importante decir que, si bien un trasplante no pudo llevarse a cabo por causas que aún se investigan, aún hay muchísimo más por hacer por esas 11 mil personas que esperan una donación que, seguramente, les cambiará la vida.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario