Barrios cerrados por vecinos en Guaymallén: la apertura de calles públicas terminaría en 2019
Domingo, 2 de diciembre de 2018
Por: Fernanda Verdeslago - @fer_verdeslago

Desde hace algunos años, motorizados por la inseguridad y la falta de respuestas a esta situación, vecinos de alrededor 20 barrios ubicados en Guaymallén decidieron cerrar sus barrios con rejas, muros y todo material que aportara protección al conglomerado.

Las rejas que fueron retiradas. Foto: Yemel Fil

La gestión de Marcelino Iglesias comenzó a dialogar con vecinos y vecinas para solicitarles que retiren las estructuras y de manera paulatina se han ido abriendo algunas calles públicas, amparada en el Código Civil y Comercial de la Nación: "No hubo una ordenanza ni nada específico. El Código Civil, que es una ley nacional, dice que el espacio público tiene que seguir permaneciendo como espacio público y que todos tenemos que tener acceso a ese espacio, el libre transito, es lo que el municipio tiene que hacer valer", explicó Cintia Brucki, directora de Planificación de Guaymallén en diálogo con este medio.

El barrio Jardín Village tenía las barreras en el medio de la calle, por pedido del municipio tuvo que correrlas y garantizar la circulación vehicular.

"Estamos haciendo obras, empezamos a hacer cortes de calles y vimos que para que la gente pudiera continuar con los recorridos encontramos calles públicas cerradas. Una fue la del barrio (Jardín) Village sobre calle Las Cañas. Por eso avanzamos en la apertura de esas calles, pero es un proceso lento, aunque vamos avanzando, es probable que termine el año que viene", comentó.

De acuerdo a los registros de la funcionaria, de los 20 barrios que fueron cerrados por vecinos y vecinas, se han abierto varias calles públicas pero que no llegan a la mitad: "Es un tema conflictivo, porque cada caso es diferente, hay que ir despacio, hablar, mediar. Hay calles que tienen continuidad, otras que no, en algunos casos han prohibido el ingreso y no podías acceder de alguna forma, han cortado calles, veredas, acequias, son casos diferentes, hay rejas, hay muros, garitas, barreras. Algunos han cortado alguna calle, otros la totalidad".

Foto: Yemel Fil

Sin dudas que el conglomerado que más canas verdes le sacó a la populosa comuna es el SPUNC, en Urquiza y Cochabamba. El vecindario enardecido salió a visibilizar la situación que se replicó en las redes sociales. Además, hay que agregar que la empresa EDEMSA alertó sobre el riesgo de tener rejas cuando por debajo del barrio hay una línea eléctrica.

"En este caso hemos estado prácticamente un mes mediando con los vecinos, estaba también la carta documento que nos había enviado EDEMSA, nos había pedido una mediación. El municipio generó una reunión donde vino el abogado de la empresa y les explicó a los vecinos cuál era el riego que corrían por tener esa reja por la línea que va por calle Urquiza", indicó la funcionaria que informó que la municipalidad no ha sido notificada de alguna presentación judicial que puedan haber realizado los vecinos.

En sentido aclaró que la seguridad no se garantiza con un cierre porque "no puede llegar la ambulancia, la policía o llegan tarde. Uno trata de explicar a los vecinos que eso genera más inseguridad".

Foto: Yemel fil

Un conflicto que desnudó estafas

Brucki se refirió también a terrenos que fueron adquiridos a loteadores con la garantía de poder vivir en un barrio cerrado, un valor agregado si de inseguridad se hablar. Pero claro, se trató de una estafa porque al ser avisados de que debían retirar el cierre, el barrio cerrado no era tal.

"Hay casos en donde se han cerrado hasta la plaza, que no correspondía. Ni hablar de los vecinos que compraron en un barrio que les dijeron que era privado y hay estafas de por medio, uno no puede seguir mirando para otro lado. la medida consiste en recuperar el espacio público y vamos avanzando con esto", afirmó.


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario