El tapón a las reelecciones: la trama no tan oculta de una decisión política clave
Cornejo siempre tuvo en la mira la promulgación de la reforma del 198. Mucho más luego de que se cayera la posibilidad de modificar la Constitución, asunto que en apariencia tenía acordado con los caciques y luego fracasó. La reunión clave con el diputado Jorge Tanús, en setiembre pasado. Los guiños a favor de la medida del kirchnerismo, luego desmentidos cuando el PJ se acercaba a la unidad.
Por: Marcelo Torrez En Twitter @MarceloTorrez

Alfredo Cornejo había dado algunas pistas de que antes de que terminara el año podría promulgar el decreto de la reforma del artículo 198 de la Constitución Provincial, siempre y cuando los informes que había pedido a la Asesoría General del Gobierno sobre la viabilidad de la decisión le indicaran que podría avanzar sin temor a que la Corte le bochara la iniciativa en caso de que algún intendente -de los alcanzados con la medida que desde ahora les impide buscar su reelección-, pidiese la inconstitucionalidad de la maniobra.

En verdad se desconoce si alguno, o varios de los intendentes que no podrán presentarse en las elecciones del 2019 a revalidar su cargo, particularmente los peronistas Jorge Giménez de San Martín; Emir Félix de San Rafael; Martín Aveiro de Tunuyán y Roberto Righi de Lavalle -Alejandro Bermejo de Maipú, que también está alcanzando con la prohibición, se autoexcluyó de buscar su reelección- acudirán a la Corte resistiendo el decreto de Cornejo, o si en todo caso apoyarán desde las sombras la presentación de cualquier ciudadano que le pida al tribunal frenar la pieza administrativa que se conocerá este jueves en el boletín oficial. Pero de lo que sí se supone ya ocurrió antes de este anuncio, es que Cornejo sondeó y buceó en todos los frentes que pudieran transformarse en una amenaza contra el decreto. Y entre esos frentes está la Corte, desde ya. Es decir que el gobernador es muy posible que haya contado ya con el guiño necesario de los integrantes del máximo tribunal de Justicia -de todos o de una mayoría-, que le garantice que en caso de alguna presentación en su contra la misma será rechazada en una supuesta nueva visión que actualizaría el criterio que se ha venido utilizando hasta ahora.

Esos indicios fueron ofrecidos por el mismo Cornejo en el mismo momento del anuncio de la firma de la promulgación del artículo, cuando al ser consultado por si temía que la Corte le bajara la medida, respondió que, si en caso se llegara a esa instancia, la propia Corte se encontraría ante una oportunidad única de reinterpretar la famosa y extendida teoría de Aída Kemelmajer que ha bloqueado, desde 1989 en adelante, cualquier intento de reforma integral de la Constitución.

En efecto, en aquel año, la conocida jurista que integraba la Suprema Corte de Justicia, elaboró y escribió el fallo por el cual interpretó las mayorías de las que habla la misma Constitución para el caso de que se pretenda modificarla y con ello frenó el intento de José Octavio Bordón, por entonces gobernador, para reformar la Constitución e incluir la posibilidad de su propia reelección.

Aída Kemelmajer llegó a la conclusión que el artículo 221 de la misma Constitución, cuando se refiere a "la mayoría de los electores que votan afirmativamente" la necesidad de una reforma, se está refiriendo a la mitad más uno de los habilitados a votar, o lo que es lo mismo a la mitad más uno de los integrantes del padrón electoral, y no de los que efectivamente se acercan a ejercer su voto en las urnas.

Desde ese momento en adelante, sólo la reforma de un artículo de la Constitución pudo concretarse y realizarse, alcanzando la mayoría de la que habla Kemelmajer. Fue en el 2005, cuando se alteró el beneficio que ostentaban los jueces provinciales sobre la intangibilidad de sus salarios, modificación que fue aprobada por más del 98 por ciento de los votantes durante el referéndum al que convocó el gobernador Julio Cobos en medio de un conflicto y enfrentamiento sin igual con los miembros del Poder Judicial.

El caso de limitar la reelección de los intendentes sólo a una, tiene su antecedente en el referéndum del 2009, en épocas de Celso Jaque. En aquel momento el 83 por ciento de los votantes se inclinó por el sí a tal limitación, pero no alcanzó la mayoría Kemelmajer: ese 83 por ciento no superó la mitad más uno del padrón. Con lo que Jaque no insistió dejando en suspenso la decisión. Francisco Pérez, el gobernador también peronista que lo sucedió, estuvo a punto de avanzar en la promulgación de esa reforma, incluso amenazó varias veces con firmarla. Sin embargo, los intendentes peronistas, que tenían una fuerte influencia en las decisiones de aquel Ejecutivo, impidieron que se plasmara la amenaza política de Pérez.

Cornejo siempre tuvo el tema en agenda. Incluso cuando en el arranque de su gestión promovió el debate sobre la reforma integral y amplia de la Constitución -incluyendo en ella la posible habilitación a su reelección-, dijo que fue cosechando el apoyo político a la medida de los intendentes peronistas en los contactos y negociaciones informales que se fueron dando, pero luego se lo negaron, cuando fueron consultados en público. Ese ir y venir, caótico y confuso, que fue teniendo la relación entre el Ejecutivo y los caciques del peronismo, fue alimentando a la vez la posible promulgación de la reforma del artículo 198, con lo que Cornejo les asestaría un duro golpe a los referentes de la oposición.

Con ese objetivo siempre en mente, el propio Cornejo siguió explorando otros posibles acuerdos. Incluso estuvo cerca de ser apoyado por Unidad Ciudadana, la expresión del kirchnerismo dentro de la interna peronista. No hace mucho, en concreto el 25 de setiembre pasado, el diputado peronista Jorge Tanús -hoy enrolado en las filas cercanas al kirchnerismo provincial-, admitió haber conversado con Cornejo la posibilidad de promulgar la reforma a ese artículo constitucional que le permitía hasta ahora a los intendentes reelegirse indefinidamente. Entrevistado por el programa Punto en Común, que se emite por Canal 10 de TVA, dijo sobre la decisión: "Tiene legitimidad legislativa, legitimidad política y legitimidad electoral. Lo que queda es que alguien resuelva hacerlo. Creo que el gobernador tiene las herramientas para hacerlo cuando él lo disponga. Todo lo que no está prohibido está permitido", sostuvo.

Tanús nunca lo admitió, ni mucho menos confirmó. Pero detrás de aquella declaración a favor de la promulgación también estaban los referentes de Unidad Ciudadana quienes mantenían un sordo enfrentamiento con los intendentes del PJ a quienes acusaron de evitar la renovación del peronismo provincial y de boicotearles el ingreso a los lugares de decisión del partido. En aquel momento veían con buenos ojos que Cornejo avanzara en la limitación de la relección de los caciques.

Hoy, como todo el peronismo luego de haber alcanzado la unidad con el kirchnerista Guillermo Carmona como presidente, Unidad Ciudadana se manifestó en contra de la firma de ese decreto. También lo hizo Carmona y también Adolfo Bermejo, el actual senador provincial y ex intendente de Maipú. La campaña por la batalla electoral del 2019 está lanzada. De aquí en más, todo lo que se dijo en el pasado reciente puede variar y ser desmentido, con lo que para el ciudadano de a pie todo debiese ser asumido como relativo.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Opinión
Semáforos rojos
Por Marcelo López Álvarez.
El modo electoral y las suspicacias vuelven a trabar el desarrollo minero
En la Legislatura se volvió a postergar el tratamiento de dos proyectos que pretendían activar la minería a gran escala en la provincia. Parece una decisión irreversible, al menos por lo que queda del año y para un 2019 absolutamente electoral. En el oficialismo confían en que cuando baje la espuma "y la fiebre", el tema volverá a despertar. En el peronismo acusan al intento de Cornejo por frenar la reelección de los intendentes.