columna política
La economía marca el pulso de la política y condiciona lo que viene
Viernes, 16 de noviembre de 2018Se termina el año. La provincia y la nación tienen sus presupuestos aprobados. Oficialismo y oposición comienzan a pensar sus propias estrategias electorales para el 2019. Pero la crisis les marcará el camino. Tan es así que comienza a ceder el tabú sobre todo el tema minero en la Legislatura. Nadie comprende, con la excepción de los grupos activistas que rechazan con religiosidad fanática cualquier discusión, cómo la provincia no se ha dado un debate a fondo dejando pasar posibilidades de desarrollo cuando toda la actividad económica luce por el piso.
Por: Marcelo Torrez En Twitter @MarceloTorrez

Con la discusión y aprobación del Presupuesto 2019 se terminaron los temas de alto impacto que suelen condimentar y darle vida a la agenda política sobre el fin de año. Para muchos, tanto en la Nación como también en la provincia, la actividad parlamentaria se irá diluyendo y con ello la agitación política. Pero este año particularmente puede que sea una excepción. Hay razones que justificarán el estado de guardia alta. No ha sido un año más: ha sido por lejos el más complicado y enredado para el gobierno de Mauricio Macri y lo ha sido, por propiedad transitiva para el de Alfredo Cornejo en la provincia. Y por sobre todo hacia los últimos días de este 2018, tanto oficialismo como oposición comenzarán a definir la estrategia electoral para el 2019 y allí aparecen claras las especulaciones sobre la fecha de las elecciones, cuya facultad para definirla la tiene en sus manos Cornejo y la resolución sobre quiénes serán en concreto los candidatos que competirán por la gobernación.

También la realidad jugará un papel preponderante, lejos de lo que tanto el oficialismo como la oposición estén seguros o convencidos previamente de lo que tienen que hacer para imponerse en la contienda electoral. La economía, con su carga de incertidumbre sobre el futuro en torno a la inflación, la recesión, al valor del dólar, configurará una variable determinante. Cualquier cambio que se produzca, particularmente en los primeros tres o cuatro meses del año próximo, puede que vaya guiando la dirección del voto hacia un castigo para golpear a quien gobierna o hacia una renovación de la confianza. Será tan decisiva la variable económica, que incluso puede que supere a la estrategia que evalúa el peronismo, tanto para definir si jugará unido o dividido y también para el gobierno de Cornejo al intentar, en todo caso, evitar la influencia negativa de la cuestión nacional con un posible desenganche del cronograma electoral ya anunciado para las presidenciales que se comenzarán a jugar en agosto con las PASO y en octubre con lo que será el desenlace.

Pero Mendoza todavía deja un plato fuerte por sobre todo lo anterior. El inesperado debate que se reabrió en torno a la actividad y desarrollo de la minería promediando el año agitará el clima de fin de año. Buena parte de la clase política, mayoritaria, con miembros del oficialismo y de la oposición le ha dado al asunto irresuelto por tantos años, una oportunidad de discusión seria para explorar las posibilidades de desarrollar el potencial minero con que cuenta la provincia.

Los proyectos de los senadores peronistas Juan Agulles y Alejandro Abraham amenazan con desterrar los mitos que han detenido toda discusión en serio sobre el desarrollo minero. Particularmente el de Abraham es quien corre con las mayores ventajas de llegar al recinto luego del despacho conjunto de tres comisiones que tendrá, seguramente, la semana próxima. Prevé modificar dos o tres aspectos centrales de la ley 7722 sin modificar el contenido de la ley ni, sobre todo, el aspecto filosófico con el que cuenta. Eliminar del artículo primero la poco feliz frase "y otras sustancias similares" que se escribió tras prohibir el uso del ácido sulfúrico, el mercurio y el cianuro. Además, saca del ámbito legislativo la discusión política a la que están condenados todos los proyectos cuando ya han obtenido la declaración de impacto ambiental para comenzar a ser explotados. Es, por lejos, la señal de madurez que espera no sólo el sector específico, sino los departamentos que hoy cuentan con los recursos sin poder explotarlo y buena parte de la sociedad que sufre las consecuencias de la crisis económica, de la caída de la actividad y del agotamiento en gran medida de la matriz económica provincial.

El proyecto impone, también, nuevos y más controles para dar garantías medio ambientales y en especial por el uso del agua. Cuatro tipos de controles: uno vinculado a las tareas de una policía minera a crearse; otro de una comisión bicameral que hará un seguimiento de cada una de las explotaciones, un tercero reservado al social, incluyendo aquí a las universidades y a las organizaciones ambientales y un cuarto previsto para las inspecciones o auditorías internacionales en manos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En lo puramente político, la semana puede terminar con otro movimiento sorpresivo en Maipú. A la decisión del intendente Alejandro Bermejo de dejar el control de la comuna el año que viene sin jugar la chance de la reelección, sumado al nombramiento de Matías Stevanato en la jefatura de Gabinete del departamento y dejar en sus manos la responsabilidad de que el departamento continúe gobernado por el peronismo como lo ha sido históricamente, ahora se encamina a una posible renovación de ciertos y claves lugares del gabinete del gobierno municipal. Bermejo tiene en mente renovar los cuadros, mover la estantería de la administración y movilizar la estructura. La novedad vendría por el lado de un impactante acuerdo con el PRO en el municipio. Para este fin de semana se esperan las novedades. Y las conjeturas, de oficializarse el pacto, apuntan a algo más grande que puede estar en etapa embrionaria o de gestación, el eje Maipú-Luján, o si se prefiere Bermejo-De Marchi. El de Luján, el intendente y jefe del PRO en Mendoza avanza en su afán de protagonizar el próximo acontecimiento electoral provincial de forma contundente. Y lo hará mientras la Rosada se lo permita. Y su construcción política no deja a nadie afuera si de él dependiese, incluso explorando un acuerdo con los Bermejo de Maipú.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario
Más de Opinión
Semáforos rojos
Por Marcelo López Álvarez.
El modo electoral y las suspicacias vuelven a trabar el desarrollo minero
En la Legislatura se volvió a postergar el tratamiento de dos proyectos que pretendían activar la minería a gran escala en la provincia. Parece una decisión irreversible, al menos por lo que queda del año y para un 2019 absolutamente electoral. En el oficialismo confían en que cuando baje la espuma "y la fiebre", el tema volverá a despertar. En el peronismo acusan al intento de Cornejo por frenar la reelección de los intendentes.