Agua en Mendoza
Sequía en Mendoza: el análisis de expertos antes del pronóstico hídrico
Jueves, 11 de octubre de 2018

Antes que Irrigación presente el Pronóstico de Escurrimiento de los ríos de Mendoza para la temporada 2018-2019, en el taller de "Perspectivas Metereológicas 2018-2019 en el Contexto del Cambio Climáticofueron abordados los fenómenos naturales desde distintas perspectivas para dirimir si se deben al efecto del cambio climático o bien, a los ciclos naturales de variación climática.

En la apertura también presente el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance; y de la Federación de Inspectores de Cauce, Edgardo Roby. 

El ingeniero Rubén Villodas, quien tendrá la difícil tarea de presentar el Pronóstico de Escurrimiento, aseguró que "todos los años para esta época entregamos el pronóstico de caudales y siempre hemos hecho una jornada en la que invitamos a especialistas en procesos climatológicos y meteorológicos para analizar la situación de sequía y los distintos fenómenos. Este año, lo hemos separado de la presentación del Pronóstico para darle mayor importancia, y donde presentaremos el Plan de Sequía que está elaborando Irrigación y que elevaremos a la Legislatura".

¿Qué dijeron los expertos?

"Decir que el cambio climático es el culpable de la falta de agua, no es lo correcto. Esta situación se debe más bien a la variabilidad climática", comenzó el doctor Juan Antonio Rivera del CONICET - Ianigla.
 

Además, agregó que "la variabilidad climática es lo que más cuesta gestionar porque estamos todos pensando en cambio climático, la palabra más famosa o la que más se asocia a pocos caudales, a aumentos en la temperatura pero los caudales de los ríos son altamente sensibles a la variabilidad año a año, incluso en períodos de décadas. Por eso no hay que esperar 100 años a que el cambio climático llegue. El cambio climático ya está acá y creo que la mejor forma de adaptarnos es mejorar el conocimiento de la variabilidad climática y mejorar los mecanismos que están detrás de la variabilidad de los caudales, de forma tal de poder lograr un pronóstico más acertado y un uso más efectivo del agua".

"Es fundamental que tanto la parte científica como los tomadores de decisiones comencemos a engranar y trabajar en conjunto para temas tan sensibles como lo es el manejo del agua, en una región semiárida como lo es Mendoza", señaló el científico y agregó: "Vinimos a compartir nuestra experiencia desde el punto de vista científico y ver cómo podemos intercambiar conocimientos de manera que sirvan para mejorar el manejo del agua en la región".

"Se espera el desarrollo de un evento El Niño en los próximos meses, de categoría moderada, nada extraordinaria, con una duración bastante acotada. Por lo que es difícil pensar que este evento nos va a dejar nevadas en el próximo invierno. Falta mucho tiempo, hay que seguirlo. Por ahora las perspectivas es que se desarrolle hasta los meses de otoño. Lo seguiremos monitoreando. Lo ideal sería que coincida con el próximo invierno para que nos proporcione más nevadas en alta montaña", dijo Rivera.

Y finalizó con "un año nevador no será suficiente para suplir la falta de agua que venimos registrando hace por lo menos ocho años".

Por su parte, el doctor Christopher Scott, de la Universidad de Arizona- USA, "el tema de la sequía y la gestión integrada de los recursos hídricos es de gran interés tanto para ustedes como para nosotros. Somos la imagen en espejo en el hemisferio Norte de ustedes, así es que tenemos graves problemas en el decremento de los escurrimientos y la disponibilidad hídrica".

"Mi ponencia tuvo que ver con la información que disponemos para la toma de decisiones, cómo los pronósticos nos ayudan a aplicar las políticas hídricas, de mantener equilibrio en nuestras cuencas", explicó.

"La sequía es producto de los fenómenos hidrometeorológicos pero el impacto de incremento en temperaturas es algo que se produce en todo el mundo. Con la misma nieve que contamos antes, ahora tenemos menos agua por el factor de la temperatura. En nuestro caso, esto implica no sólo impacto en la disponibilidad hídrica sino también incendios forestales, impacto en los cultivos. Igual en Mendoza, el crecimiento urbano es también de impacto en los recursos hídricos tanto por los volúmenes de agua que se consumen como también en la calidad de agua", culminó.

Luego el doctor Diego Araneo del CONICET-Ianiglia expuso los principales modos de variabilidad intraestacional de caudales del río Atuel y condiciones atmosféricas asociadas y el doctor Cavagnaro de la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas de Mendoza habló sobre la lucha antigranizo y sobre cómo se detectan las células de tormenta.

El superintendente del Departamento General de Irrigación, Sergio Marinelli, informó que este viernes a las 9.30 se realizará la presentación del Pronóstico de Escurrimiento 2018-2019 y los Lineamientos para la elaboración de un Plan de Sequía.


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario