ENTREVISTA
Alicia Casares cuenta sobre la Vendimia 2019: "Es un día en la vida de los cosechadores"
Domingo, 7 de octubre de 2018
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

"Miriam es muy amiga mía y nos conocemos de la Facultad. Yo en realidad estudié Literatura y me dediqué siempre al teatro. La Miriam es escritora, tiene dos libros editados. Ella es la cuarta Vendimia que gana. Ha escrito dos para el Pedro Marabini y una para el Walter Neira", cuenta Alicia Casares y la persona a la que se refiere cuando habla es Miriam Armentano. Ambas, una en la dirección general y la otra en el guión, le han dado forma a "Tejido en tiempo de Vendimia". El espectáculo ganador para iluminar el escenario del Teatro Griego Frank Romero Day durante marzo de 2019.

"Somos muy amigas", vuelve a remarcar. Alicia le ha abierto las puertas de su casa a Sitio Andino. Un hogar -como decirlo- habitado y ocupado por una artista. Cada objeto y cada rincón tienen la pincelada y la calidez de quien sueña en colores, escenarios y creatividad. Un afiche en tonos sepia trae recuerdos de otras épocas. Joven Teatro Goethe presenta "La piel de castor" (una comedia de ladrones). La dirección: Gladys Ravalle. La fecha: 1982. Casares comenzó a los 14 años su carrera en las tablas y al ver el cartel lo señala con afecto, evocando la juventud y la pasión por el oficio.

"Y un día dijimos: ¿Che alguna vez hagamos una Vendimia juntas? Vos escribís vendimias y yo dirijo vendimias y nunca hemos hecho una entre las dos que nos conocemos tanto. Y así salió", dice. Terminando de contar la anécdota que originó el proyecto que ahora es una realidad para poner en marcha cual obra de ingeniería.

Antes de los coloquios ante el jurado su casa fue prácticamente un hostel; confiesa. Entró y salió gente que se pasó hasta noches sin dormir para trabajar en las piezas técnicas y artísticas que terminarán uniendo el entramado de la fiesta. Alicia, que tiene en su equipaje de vida la dirección de varias vendimias de Godoy Cruz y ha participado ocupando distintos roles en diferentes puestas, asevera que se siente preparada. "Hay que ser muy mendocino y hay que quererla a la Vendimia. Como a todo", señala cuando se le pregunta si es posible pertenecer a la comunidad cultural local y estar ajeno a su realización. Si bien reconoce que hay colegas que deciden quedarse al margen, ella pertenece al primer grupo. Este será su debut como líder de equipo en una puesta central.

Foto: Cristian Lozano. 

"Mi primera Vendimia fue en Godoy Cruz creo que fue en el 95. Nosotras empezamos con Silvina Balmaceda en esa época un estilo de Vendimia que era contar una fábula. No existía. Existía siempre como el poema barroco y la escena. Y también empezamos a contar la historia del Departamento. Como nosotros trabajábamos en la Municipalidad de Godoy Cruz, andábamos entre los vecinos, conocíamos a los vecinos honorables, estudiábamos la historia, entonces por ahí nos rompíamos la cabeza en cómo hacer de esta anécdota o de este hecho histórico una escena vendimial. Y tenían un corte teatral y eso ya era novedoso en su momento. Y lo empezaron a tomar otros departamentos hasta que llegó a la central. Porque pareciera que muchas cosas primero empiezan en los departamentos y después llegan a la central, ¿viste? Muchas veces sucede eso. Y esta la que hemos ganado tiene un corte teatral. Tiene ese estilo. Tiene una fábula, tiene personajes y dentro del ámbito vendimial transcurre una historia".

Como las pistas que van dejando Hansel y Gretel en el famoso cuento alemán, así la actriz, directora de teatro y docente va dejando en esta charla -con café mediante-, información sobre "Tejido en tiempo de Vendimia". Habla y se le ilumina el rostro como quien proyecta en su cabeza la visualización de un sueño. Dice lo justo y lo necesario, para que no se pierda el efecto sorpresa...

Foto: Crisitan Lozano. 

-¿Qué se puede develar de la historia?

-Lo que te puedo decir es que transcurre en un día de cosecha. Es un día en la vida de los cosechadores. Y dentro de esos cosechadores hay en una estructura clásica, que eso se lo robo a la autora: un héroe y una heroína. Y hay un antagonista, digamos, un tejedor de destinos. Entonces el climax llega cuando el héroe, estos héroes, enfrentan al destino. Y transcurre con una unidad de tiempo. Un solo día. De un amanecer a otro amanecer. Un día en la cosecha. Con una historia que tiene de realismo y de realismo mágico. Lo tiene en el texto y lo tiene en la puesta.

Hay 4 personajes principales. Esos héroes, el tejedor y hay un narrador al estilo brechtiano. Viste que suele ser la Vendimia una voz omnisciente, un narrador omnisciente en off, bueno acá va a haber un narrador en vivo, que es el que va uniendo la historia. Es el que va contando la historia. Y este narrador tiene la posibilidad de conectarse con los dos mundos, con el mundo de los tejedores y con el mundo de los cosechadores.

-En lo personal y como artista, ¿qué significa esta primera vez en la dirección de una Vendimia Central?

-A ver, hay como dos factores que se conjugan. Por un lado, el de personalidad que tenés que liderar mucha gente. Tenés que trabajar, tenés que compatibilizar, tenés que armonizar con mucha gente. Yo soy muy partidaria del trabajo amoroso. Me gustaría que el proceso tuviese el entusiasmo y la buena onda igual que el resultado. Es decir, uno trabaja para un resultado, pero es importante que el proceso transcurra creativamente y placenteramente. Que sea un universo amigable, porque eso dispone la creatividad. Y por otro lado, también me siento preparada para lo creativo, para el espectáculo. Pero yo insisto mucho en que ya nadie puede atribuirse solo la dirección general de un espectáculo de esa magnitud. Se comparte. Hemos trabajado mucho en equipo. Y cuando hay un equipo aparecen ideas, donde vos tenés la decisión final, vos tenés el gusto final, tenés la coherencia del espectáculo, pero las ideas las aportan todos los compañeres que están trabajando. Coreógrafo, directores de actores, músicos...

-¿Cuántos artistas va a tener esta Vendimia?

-Si no me equivoco creo que son 940, más transpuntes, jefes de boca, técnicos. Entre todos se supera las mil personas.

-Hay que pensar en esto, ¿no?

-Hay que pensar porque son mil almas, más mil intereses, mil necesidades, mil sensibilidades.

-Bueno pero esta fiesta tiene años de historia y al final...

-Sí, siempre termina amalgamando. Leva, como la torta, ¿viste? Sí, y hay mucha pasión en la gente que hace Vendimia. Te llega a emocionar. Mirá, yo en el coloquio, que lo preparamos mucho. Me escribe la coreógrafa preguntándome de qué color es el vestuario de la zamba, porque ellos iban a bailar la zamba. La zamba es un tema creado para la fiesta. Yo les dije: rosa, fucsia y bordó. Y cuando las vi entrar a la zamba con vestuario color acorde te llega a emocionar el esfuerzo que deben haber hecho en conseguir los vestidos. ¿Entendés? Hay todo un mundo detrás. Yo me acuerdo en un Vendimia que dirigí, que Gladys Ravalle hacía de una maga y ella llegó con su vestuario y Sorrentino le había traído unos pinchos para el pelo y otro dice 'vení que te maquillo'. Hay un mundo solidario detrás de la Vendimia, de pasión. Hay un aporte de todos. De todes.

Foto: Cristian nozano. 

-Adelantás que esta fiesta va a tener una impronta teatral, pero las Vendimias tienen su cuota coreográfica, de danza.

-Si va a estar, se va a amalgamar. Esta Vendimia no escapa a eso. Tiene sus danzas folclóricas, sus danzas contemporáneas. Músicos en vivo. Y bueno, esa es la tarea de la dirección: amalgamar y combinar. Eso tiene la Vendimia, que todas las artes se conjugan en un solo espectáculo.

-¿Qué me podés contar de la música?

-La música es de Mario Galván y el 50% de la música ha sido creada para esta fiesta. Está en las bases. En estilos: hay danzas argentinas, hay como una fusión latinoamericana, hay letras escritas para la fiesta y las letras que van acompañando el relato de la historia. Hay un leitmotiv cuando aparece el personaje del tejedor, hay un leitmotiv que se repite, que lo anuncia. Y hay mucho de misterioso, a veces en la fiesta. Casi como, no me animo a decirlo, pero por ahí parece como una música de película. Como vos tenés que manejar los tempos escénicos, el humor, la tensión, la distensión, el climax, bueno la música va a ir acompañando esos momentos del espectáculo.

-¿Y en relación a los cuadros que son los que el público espera en cada Vendimia?

-Para mí son temas que se repiten y que tiene que ver con los mitos mendocinos, y están los necesarios a la historia.

-¿Sólo los que son funcionales a la historia?

Sí, igual que todo lo que sea tecnología. Es funcional a la historia y a los artistas. La Vendimia tiene que fusionar, para mí, lo tradicional con lo innovador. Si vos hacés solo esos cuadros tan esperables la gente te dice ?siempre lo mismo, me aburrió la Vendimia'. Y si lo hacés muy innovadora la gente se queda como que no la entiende. Entonces, digamos, la clave está en fusionar los dos estilos. La tradición tiene que estar porque es Patrimonio Cultural y tiene que hablar de las vides y tiene que hablar de los vinos y tiene que hablar de las bodegas. Pero como acá no contamos la historia de Mendoza, sino la historia de un día de cosecha, hay cuadros que no están. Como los Huarpes, por ejemplo. O los inmigrantes. Y no están porque no es funcional a este relato, a esta fábula. Es diferente.

-¿El cuadro de la Virgen también?

-La Virgen está. Y es uno de los momentos emotivos de la fiesta.

Cía. de Luces y Sombras Pájaro Negro. 

-También va a participar el teatro de sombras de la Cía. Pájaro Negro, ¿no?

-Sí y tienen un espacio en la escenografía, que en otra vendimia que estuvieron no se vio. Y los chicos tienen ideas muy creativas. El Pablo Longo ha sido alumno mío. La propuesta es que la sombra, no siempre, pero en algunos casos, vayan uniendo las transiciones de un cuadro a otro, preanunciando en sombras el cuadro que va a venir.

-Y hablando de la puesta en escena, ¿qué se puede adelantar?

Es un escenario muy bonito. Está la fuente que la vamos a usar. ¿Y qué más te puedo contar? Que este Tejedor de destinos teje un telar y la escenografía tiene que ver con eso.

-¿Y las cajas lumínicas?

-Tiene cajas lumínicas, que además de ser obligatorias, es el clásico de Eduardo González que es un genio. Aparte a mí me gustan mucho, son una artesanía, una creación mendocina. Y la verdad que es un trabajo de orfebrería, ya no se consiguen los focos, pintan focos y es un caleidoscopio ver eso. Y yo digo, ¿por qué privar al turista de algo así?, esto no se ve en otras partes. Es en el único lugar del mundo que se ve, entonces para mí tienen que estar. Acompañan el relato también.

Foto: Cristian Lozano. 

-¿Cómo se hace para innovar en una fiesta que está llena de tradición?

-A mí me surgió una idea, la dueña de la historia es Miriam, pero es por un lado esto que te digo, por un lado al hacerla teatral ya hay una innovación porque ya hay una historia diferente que se cuenta. Por otro lado, la Vendimia se alimenta de todos los elementos del espectáculo, algunos muy tradicionales como el teatro de sombra que se vuelve a poner en escena y por otro las nuevas tecnologías y las nuevas tendencias teatrales. Por ejemplo, yo no tengo clown, pero si vos incorporaras el clown en la Vendimia sería una innovación, porque no se ha visto. Entonces vos de los recursos de la espectacularidad que hay, cuáles combinas y cuáles traes nuevos a la fiesta. Ahí está el cómo innovar dentro de la tradición, porque no contás la historia como la contabas hace 20 años atrás. Empieza a tener otros recursos.

-¿Cuáles son esas características particulares que va a tener este "Tejido en Tiempo de Vendimia?

-Pienso que va apuntar en el espectador no solo al asombro, sino que tiene momentos muy divertidos y momentos que apuntan al corazón del espectador. Yo me sentiría muy satisfecha si la gente me dijera 'me emocioné, me asombré o me reí mucho en una escena'. Que fuera pasando por distintos estados emotivos en el transcurso de la fiesta. Eso me gustaría: que el espectador sienta Vendimia.


El sábad0 9, domingo 10 y lunes 11 de marzo del año próximo aparecerán una vez más los duendes de Vendimia para hacer su magia en el Frank Romero Day. La fiesta, que es la más importante de la provincia, esta vez se llamará: "Tejido en Tiempo de Vendimia". Innovará desde su impronta teatral y el relato de un día de cosecha. El guión es de Miriam Armentano y la Dirección General la asume Alicia Casares. El staff se completa con Virginia Paes en la Dirección Coreográfica, Miguel Ángel Calderón al frente de Actores, Mario Galván en la Dirección Musical, Gabriela Bizón en la Escenografía, Eduardo Alberto González en Cajas Lumínicas, Eduardo Grzona como Jefe Técnico, Marcelo Ríos en la Producción Ejecutiva y Mirta Rodríguez como Jefa de traspuntes.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario