Series
¿Cómo hubiese sido el mundo si los nazis triunfaban en la Segunda Guerra Mundial?
Sábado, 6 de octubre de 2018
Por: Gianni Pierobon - @gmpierobon

¿Qué hubiese pasado si las potencias del Eje hubieran vencido a los Aliados en la Segunda Guerra Mundial? Esta inquietante premisa fue planteada por el prestigioso escritor estadounidense de ciencia ficción Philip K. Dick en su libro de 1962 The Man in The High Castle (El Hombre en el Castillo), el cual fue adaptado a una serie de televisión con el mismo nombre que este viernes estrenó su tercera temporada.

The Man in The High Castle es una serie original de Amazon Prime Video cuya primera temporada se estrenó en 2015 y ya va por su tercera entrega. Fue adaptada a la pantalla chica por Frank Spotnitz -productor de The X-Files (Los expedientes secretos X)- y es uno de los atractivos más grandes que ofrece Amazon en su servicio de streaming.

Se trata de un drama y thriller político ambientado en los inicios de la década de los sesenta en un mundo en el que las potencias del Eje se impusieron en la Segunda Guerra Mundial y los nazis y el Imperio del Japón se dividieron el control del planeta. En este escenario, la trama está centrada en Estados Unidos, que tras la derrota quedó dividido en tres: los Estados del Pacífico en la costa oeste bajo la tutela de Japón, el Gran Reich en la costa este controlado desde Berlín, y la zona neutral en las Montañas Rocosas.

Se trata de una ucronía, es decir, una reconstrucción histórica basada en hechos posibles pero que nunca sucedieron en la realidad, un recurso utilizado en varias piezas literarias y en este caso particular usado por Dick para centrarse en el evento histórico más importante del siglo XX y darle un giro por demás original.

La ambientación de la serie es impactante y el principal encanto que tiene. No sólo recrea a la perfección la estética de la época del nazismo sino que la traslada dos décadas hacia adelante en el tiempo hasta una hipotética década del 60 y en todo momento los escenarios son completamente verosímiles. Así asistimos como espectadores desde una San Francisco invadida por la cultura asiática hasta una versión nazi del "american way of life".

En The Man in The High Castle la humanidad está al borde una guerra nuclear por las crecientes tensiones entre el Reich y el Imperio del Japón, en una ucrónica versión de la Guerra Fría. En este contexto, la trama sigue el derrotero de distintos personajes cuyos destinos se cruzarán al tomar conocimiento de la existencia de unas misteriosas películas de propaganda que muestran una realidad alternativa en la que el nazismo fue derrotado por los Aliados cuya creación es atribuida a "El Hombre en el Castillo".

La protagonista es Juliana Crain (Alexa Davalos), una joven que vive en San Francisco y ha aprendido a convivir con la ocupación japonesa hasta que a través de su hermana toma contacto con la Resistencia, un grupo de rebeldes desperdigados por América del Norte dispuestos a terminar con el dominio de las potencias del Eje. Frank Frink (Rupert Evans), el novio de Juliana, trabaja como fabricador de réplicas de armas y otros objetos históricos y se ve afectado por la vinculación de su pareja a la Resistencia ya que el régimen descubre su ascendencia judía y es detenido.

A su vez, Nobusuke Tagomi (Cary-Hiroyuki Tagawa) es el ministro de Comercio de los Estados del Pacífico y con el desarrollo de los capítulos se volverá una pieza clave pare entender el misterio de las filmaciones del Hombre en el Castillo.

En tanto, por el lado de la costa este, el Obergruppenführer John Smith (Rufus Sewell), un jerarca de la SS en el Gran Reich, es quien debe hacer cumplir las órdenes de Berlín en territorio norteamericano y está encargado de la persecución de las distintas células de la Resistencia y de la búsqueda de las enigmáticas películas. Para cumplir estas misiones, encomienda al joven Joe Blake (Luke Kleintank) la misión de infiltrarse en la organización rebelde.

En esta realidad alternativa, Adolf Hitler continúa siendo el líder del Tercer Reich, pero su continuidad en el poder está en jaque por su delicado estado de salud. Ante esta situación comienza a tejerse todo un entramado de intrigas y traiciones por la sucesión del Führer del que forman parte figuras históricas reales del nazismo como Reinhard Heydrich, Hermann Göring, Joseph Goebbels y Heinrich Himmler. Paralelamente, los gobernantes japoneses mueven sus piezas en el ajedrez mundial para sacar el máximo provecho de este escenario.

Si bien la adaptación televisiva respeta la esencia y la estructura general del libro, se trata de una versión libre de la historia ya que hay varios detalles, algunos claves para la trama, que han sido modificados. De todas maneras, el resultado es más que satisfactorio ya que consigue expandir el universo creado por Dick.

Más allá del atractivo de la premisa inicial, la serie funciona muy bien como un thriller político con importantes referencias al género clásico de espías. A su vez, el punto más flojo está en el desarrollo de los personajes, pero allí donde los protagonistas no logran seducir al espectador, aparecen los excelentes giros en la trama que salvan al espectador de la apatía y lo sumerge nuevamente en la historia.

Tráiler:

Ficha:

Nombre: The Man in the High Castle

Creador: Frank Spotnitz

Elenco: Alexa Davalos, Rufus Sewell, Luke Kleintank, Rupert Evans y Cary-Hiroyuki Tagawa.

Extensión: Tres temporadas de 10 episodios cada una. (Está confirmada una cuarta temporada)

Duración: 60 minutos aproximadamente.

Disponible en: Amazon Prime Video.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario