Salarios de estatales
¿Chau porcentajes?: la inflación cambia la manera de negociar en las paritarias
Viernes, 14 de septiembre de 2018

No, nadie se lo imaginó. Nadie pudo prever que a fin de año se llegará a pagar sueldos de los estatales que rondarán el 40% de incremento, acompañando la inflación, producto de los acuerdos que dispararon la cláusula gatillo. Ahora bien, este escenario ¿puede cambiar la manera definitiva de negociar en paritarias? ¿Se pasará a un modelo de negociación periódica?

Ulpiano Suárez, subsecretario de Gestión Pública y Modernización del Estado, es quien comanda el equipo paritario oficial que en poco tiempo más deberá sentarse a negociar con los gremios para encaminar el acuerdo salarial para 2019.

Consultado sobre si irán a la paritaria con alguna propuesta que escape a cerrar un porcentaje y busque otra alternativa, Suárez fue cauteloso: "Vamos a esperar a que se eleve el presupuesto provincial a la Legislatura y, de ahí, va a surgir cuál es la proyección de inflación para 2019. Seguramente va a marcar la pauta de la propuesta que hagamos".

Esa proyección estará basada en la pauta de gastos nacional, cuyo proyecto ingresará al Congreso este sábado. Informalmente y por versiones periodísticas, ubican el alza de precios para el año que viene en un 25%.

Ulpiano Suárez, de tupida barba, encabezando una de las tantas mesas paritarias. 

"En un marco de paritarias libres y responsables, estamos abiertos a contemplar algún mecanismo de recomposición, porque, tal cual ha pasado este año, nuestra prioridad ha sido pagar en tiempo y forma los sueldos y hacer todo lo posible para que el poder adquisitivo del empleado público no pierda con la inflación", manifestó Suárez a Sitio Andino.

Estos "mecanismos de recomposición" que mencionó el subsecretario de Modernización pueden ser la cláusula gatillo o, como opción, el inédito método mensualizado que acordó el gremio que representa a los profesionales de la Salud (Ampros), que cobran mes a mes según la actualización que hace la DEIE (que hoy alcanza el 27,5%).

Isabel Del Pópolo, titular de Ampros, dijo que al día de hoy están "conformes con el arreglo" y que evalúan solicitar el mismo arreglo, pero remarcó: "Por supuesto que hay que evaluar otros aspectos".

No todos piensan igual

Roberto Macho, quien comanda ATE a nivel provincial y es parte de la negociación paritaria en varias dependencias del Estado, fue mesurado al calificar los acuerdos ajustados periódicamente por inflación.

"No tenés una conquista salarial", dijo Macho y recalcó: "Para los salarios que tienen adicionales en negro, como Administración Central o municipales, eso no te conviene, porque la repercusión no va a estar en esos adicionales".

Para el gremialista, si bien hay distintos métodos para discutir, no es recomendable que haya distintas negociaciones.

Macho, de ATE, proviene del sector de la Salud.

"Nosotros (por ATE) hemos planteado priorizar en nuestra negociación dos ejes. Primero, el no despido y blanqueo del trabajador en todos los sectores. Segundo, lo que vendría a ser el blanqueo del salario de los trabajadores y la no pérdida del poder adquisitivo, esto significa que, bajo ninguna circunstancia, negociar menos que la inflación".

Según Macho, hay sectores gremiales que quieren ir por el aumento según inflación, pero para el representante de ATE, es estar 5% detrás todos los meses. "Buscaremos una mesa paritaria trimestral", agregó.

De todas maneras, más allá de la estrategia para negociar, adelantó que se está trabajando en un frente en común entre sindicatos estatales y privados. Además, puntualizó que la semana que viene irán a la Legislatura para frenar el tratamiento de la reforma de la ley de Escalafón del Empleado Público (Nº 5126), ya que consideran que no fueron consultados y que fue una maniobra "desleal" del Ejecutivo.

Otro gremio que marcó diferencias con el acuerdo mensualizado es el que representa a los Funcionarios Judiciales, valorando el arreglo conseguido este año, por tramos más cláusula gatillo, más la suba de algunos ítems específicos del sector. Así, consideraron, en los primeros meses del año lograron superar por algunos puntos a la inflación.

Por ahora, no habrá bono de fin de año

A fines de 2017, para compensar el desfasaje inflacionario, el gobernador Alfredo Cornejo sacó un bono de 7 mil pesos para compensar la pérdida por la suba de precios, argumentando que era mejor que recibir un porcentaje.

Este año, al haber cláusula gatillo para la mayoría de los agentes estatales, esta posibilidad es lejana.

Lisandro Nieri, ministro de Trabajo, Justicia y Gobierno, incluso negó que esa posibilidad este contemplada. En diálogo con este diario afirmó: "El tema paritario en la provincia está cerrado. Sobre los salarios de los empleados públicos, tenemos la certeza de que no van a perder".

Para el ministro, "preservar el poder adquisitivo del salario es un gesto más que importante".

En sintonía también opinó Paula Allasino, la ministra de Hacienda y Finanzas, quien comentó esta semana a Radio Andina que la posibilidad de un bono o plus de fin de año "no lo tienen en la mesa como preocupación".

De todas maneras, soltó: "No me extrañaría que fuera una medida que luego se pueda tomar, se ha venido haciendo, va a ser una cuestión más del momento. Es una decisión política, eso no se arregla con ningún gremio". 

Tamaño del texto
Comentarios
oscar fernandez
14-09-18 11:06
Disculpen, pero este desastre se viene anunciado desde el mismo día que asumió macri en nación...
Tu comentario