"La casa de las flores": el boom de las telenovelas mexicanas 
Sábado, 8 de septiembre de 2018
Por: Leandro Caliri

El pasado 10 de agosto, Netflix estrenó una nueva serie que está dando que hablar. Se trata de la telenovela mexicana "La casa de las flores", la propuesta que tiene a la megaestrella Verónica Castro como figura principal.

Fue justamente la actriz mexicana a través de su actuación en "Los ricos también lloran", la ficción de 1979, quien rompió el mercado y permitió que el género se expandiera a todas partes del globo. Para algunos especialistas, la telenovela es el producto de la industria cultural americana de mayor impacto en los circuitos comerciales foráneos.

El melodrama en su forma tradicional ha tenido que adaptarse a las narrativas actuales y los resultados recientes no dejan de asombrar: prueba de ello es el éxito rotundo de la serie de Luismi y, por supuesto, la historia que hoy SITIO ANDINO te recomienda.

Imagínense que Netflix no iba a perder la oportunidad de seguir explotando - bajo reglas de juego renovadas - un formato tan redituable. Ahora, ¿Cuáles son las características de la telenovela mexicana tradicional y cómo se ensamblan con las series que hoy en día no paramos de consumir?

Para comenzar esta radiografía del melodrama mexicano, vamos a citar a toda una eminencia en el tema: la escritora, guionista y docente Nora Mazziotti. La autora de El espectáculo de la pasión: Las telenovelas latinoamericanas expone que "la telenovela es la actualización del melodrama que es una historia donde se da la exacerbación de sentimientos, de la pasión y de la forma en la que se expresa esa pasión. Los melodramas no pueden ser tibios, no pueden ser racionales tienen que ser como terremotos que arrasan con todo"

"La casa de las flores" tomó nota y se ajusta fielmente a esta definición. Las situaciones dramáticas no se harán esperar mucho. Todo arranca con una fiesta de cumpleaños en la mansión de la familia De la Mora. Virginia (Verónica Castro) está agasajando a su marido Ernesto (ArturoRíos) con una fiesta a todo trapo hasta que la amante de éste se infiltra en la celebración y se suicida. Todo esto ocurre en el negocio familiar: una próspera florería gracias a la cual los De la Mora gozan de un status social de privilegio.

Para Mazziotti, en las telenovelas mexicanas predomina una moral católica con centro en la noción del pecado. No cuenta una historia de amor sino la de una justicia esencial, una reparación moral y una enorme gravitación de la culpa. No creo que haya algo más católico que el melodrama mexicano, no busca el amor, busca la redención. Lo que se cuenta forma parte de un plan normativo: hay valores a respetar, el bien y el mal están marcados. Se da una exacerbada defensa de la familia cuyo modelo es el de finales del Siglo XIX y comienzos del XX, una familia tremendamente patriarcal.

Resulta muy interesante ver la crítica - por demás evidente - que realiza la serie hoy recomendada a los sectores más conservadores de la sociedad mexicana. Virginia no está preocupada por la infidelidad de su marido: lo que realmente la atemoriza es que los vecinos descubran que no son una familia tipo y que Ernesto tiene, además, una familia paralela emparentada con los negocios de un cabaret que lleva el mismo nombre de la florería: "La casa de las flores".

A su vez, la matriarca se siente desilusionada con las elecciones de sus hijos: Elena está de novia con un afroamericano llamado Dominique ¡Un negro en la familia, ¡qué va a decir la gente! Esto no es todo. Julián es gay, toomuch para el prestigio de los De la Mora.

Llega el momento ahora de indagar cómo estas estructuras de la ficción azteca tradicional logran ensamblarse con las nuevas formas de narrar que tienen hoy las series. SITIO ANDINO se puso en contacto con el docente, actor y dramaturgo, Gustavo Casanova quien afirmó que "En las telenovelas que vemos hoy en día, la trama está mucho más condensada por tratarse de un formato de serie. En la primera temporada de "La casa de las flores" hay trece capítulos y esto evidencia la habilidad del guionista para comprimir el formato de la telenovela tradicional - que tiene una duración mucho más larga- en una serie breve y no perder por eso su efectividad o su potencia"

Para Casanova "Es un género que está en permanente transformación. Hoy por hoy la telenovela no se remite solo a la historia de amor, sino que tiene elementos policiales, de thriller, de suspenso, que hacen que el producto sea más interesante y más amplio para mayor cantidad de gente"

La nueva serie de Netflix rompe con otra premisa típica de las novelas. Si bien la morfología de los personajes está claramente definida: la conservadora, la aprovechadora, la chusma, el mentiroso; no encontraremos abundancia de personajes arquetípicos. No nos toparemos con el binomio bueno/malo. Esta ductilidad en la psiquis de los personajes le otorga al relato una flexibilidad poco habitual en el relato tradicional en el cual nos enteramos a los cinco minutos que el malo es malo porque tiene gesto adusto, cadenas de oro y se llama Carlos Alberto Emilio, solo por poner un ejemplo.

La historia avanza al ritmo de un F1. En los primeros treinta minutos ya tenemos una fiesta de cumpleaños bochornosa, una amante ahorcada y una familia paralela. Si a esto le agregamos que todos los capítulos tienen una extensión de media hora, tenemos una serie que combina entretenimiento con agilidad en su relato. Una comedia liviana pero no exenta de algunos detalles que la hacen recomendable.

Ficha

Título: "La casa de las flores"

Dirección: Manolo Caro

Protagonistas: Verónica Castro, ?AislinnDerbez, Darío Yazbek Bernal y Cecilia Suárez

Disponible en: Netflix

Extensión: 13 capítulos de 30 minutos aproximadamente

Tamaño del texto
Comentarios
Vanina
10-09-18 01:21
Quiero ya una segunda temporada!!!
Alicia
09-09-18 14:50
Me encantó la novela,me gustaría una segunda temporada.
Maria Magdalena Mutti
08-09-18 23:56
Me encantó, excelente producción, si hay una segunda, tercera...al mismo nivel loa vuelvo a ver, es mas pienso volver a ver la primera, excelentes actores, destaco la actuación de Cecilua Suarez.
Tu comentario