Crítica
"El Ángel": el retrato del infierno puede ser encantador
Jueves, 9 de agosto de 2018
Por: Eugenia Cano - en Twitter @EugeCanon

La nueva película de Luis Ortega no es un policial y mucho menos es la historia verdadera de Carlos Robledo Puch. El criminal más grande de la historia de la Argentina que aún cumple prisión efectiva en la cárcel Sierra Chica por haber cometido en su adolescencia 11 asesinatos, además de otros casos delictivos, a principios de la década del 70.

En esta, su más ambiciosa producción en términos económicos, el realizador argentino toma una decisión arriesgada, pero fiel a su sentido de pertenencia al lenguaje cinematográfico: darle vida a un relato ficcional centrado en la construcción de un personaje, al que dota -en este caso- de un ritmo poético romántico muy alejado de la realidad. Ortega apuesta a la aventura del hecho artístico y la sostiene hasta el final. En este sentido, no hay traición para nadie: Carlitos, interpretado por el debutante Lorenzo "Toto" Ferro, es pura invención y así se entiende claramente al mirar el filme.

"A mí no me interesa particularmente la psicología o la explicación de decir que es un psicópata, ni siquiera para mí es la historia de un asesino. Para mí es la historia de un niño. En todo caso es más la historia de un ladroncito que está más interesado en ponerse las joyas y mirarse al espejo y jugar, que en robárselas", contó Ortega en una entrevista con Sitio Andino.

Es que la película "El Ángel" se despoja de cualquier escena cruenta o hecho morboso para centrarse en el devenir de un chico de clase acomodada y cara angelical, que un día conoce el mundo de la delincuencia a través de la familia de un amigo, interpretado por Chino Darín, y sus días se combinan entre la adrenalina de lo prohibido, la tensión erótica que se crea con su compañero de siniestras "travesuras", y la música.

La música es central para sostener narrativamente esta dirección argumental. Suena Leonardo Favio, Billy Bond, Pappo, "El extraño de pelo largo", de La Joven Guardia, y hasta Palito Ortega. Carlitos baila en la inconsciencia de sus actos, no genera empatía por nada ni por nadie. Va, viene, juega, se mueve con swing y sólo llora una única vez, y es cuando suena un acordeón en un transporte público. Y todo esto sucede mientras el espectador queda eclipsado y cae fascinado a sus encantos. Así de contradictorias son las emociones que genera el filme.

El autor de "Lulú", "Dromómanos" y la renombrada "Caja Negra" (su ópera prima), le ha dado vida aquí a un relato cinematográfico donde no hay juicios de valor. La mirada de los hechos es libre y amoral. Y no pretende ni deja indicios para tratar de entender por qué alguien es capaz de matar por la espalda a gente dormida sin que se le mueva un solo músculo de la cara.

Protagonista y director: Toto Ferro y Luis Ortega. Gentileza. Foto: Marcos Ludevid.

El director se la juega por su planteo y realiza un trabajo extraordinario al crear un bandido a la altura de su imaginación. El trabajo con Ferro sorprende y puede ser consagratorio para una adolescente que debuta en la actuación con un papel de tanto peso. Alrededor de él es que orbitan los demás personajes, que están muy bien interpretados por excelentes actores y actrices, pero que de ningún modo le quitan protagonismo. Así es que se mueven las participaciones estelares de Chino Darín, Cecilia Roth, Mercedes Morán, el chileno Luis Gnecco, Daniel Fanego y Peter Lanzani.

"El Ángel" es todo esto, pero además es un filme que se disfruta por tener un interesante vuelo estético, impregnado de una puntillosa y dedicada reconstrucción de época. Tengamos en cuenta que en esta producción la intención artística está sostenida por piezas importantes de la industria como El Deseo, de los hermanos Almodóvar, Kramer & Sigman Films y Underground.

No es faltar a la verdad decir, entonces, que quien vaya a verla con la idea de retorcerse en la butaca con los crímenes que cometió el verdadero Robledo Puch, las causas judiciales y su reclusión en la cárcel, no encuentre lo que buscada. Con la colaboración de Rodolfo Palacios (autor del libro "El Ángel Negro) y Sergio Olguín en la escritura del guión, Ortega se inspira en su historia, pero se despega de los hechos para hacer lo que sabe: cine. 

"Si el diablo existe, quería que fuera encantador. Porque si no, ¿cómo opera?", dijo el realizador en la conferencia de prensa que dio en Mendoza para promocionar la cinta. En sus palabras está la puerta directa para disfrutar de esta película sin prejuicios. En el caso de que eso sea posible...

Entrevista a Luis Ortega: "La película funciona por la fascinación con el personaje"  

Entrevista con Lorenzo Ferro, "El Ángel" de Luis Ortega

Luego de un renombrado paso por Cannes, la película "El Ángel" se estrenó este jueves en todas las salas del país. Y es una de las producciones nacionales más importantes del año. 

Si querés conocer más detalles del filme podés leer la entrevista a fondo que Luis Ortega y el actor Lorenzo Ferro mantuvieron con Sitio Andino.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario