columna política
Los contratos de obra pública dudosos que investiga la Justicia
Viernes, 3 de agosto de 2018Cuando asumió, Cornejo conformó un equipo de auditores para que monitorearan la obra pública que se había adjudicado durante las gestiones peronistas que lo habían precedido. Hasta el momento, dos contratos están bajo la lupa y otros más en vías de análisis. Se trata de obras de cloacas y algunas redes de tendido eléctrico. Se denunció que los certificados de obras pagados no coinciden con lo que existe en realidad.
Por: Marcelo Torrez En Twitter @MarceloTorrez

El escándalo que se desató con la aparición de los cuadernos en donde se escribió, con minuciosidad detallada, la ruta por donde discurrió el dinero de la coima que pagaron empresarios de la obra pública durante el kirchnerismo, escandalizaron una vez más al país y han puesto en alerta extrema a las provincias, entre ellas Mendoza. Mucho más desde que se supo que la trama que investiga la Justicia Federal de Comodoro Py, en Buenos Aires, extendiera su pesquisa hacia quien fuera uno de los hombres fuertes del grupo Pescarmona, Francisco Valenti, a quien se lo buscó sin que se lo hallara en su domicilio de Godoy Cruz, en la madrugada del miércoles.

Las dudas sobre si a Mendoza llegó el mecanismo de la corrupción de la obra pública que durante más de diez años aceitaron los Kirchner desde la nación están ahí, latentes, persisten en la conciencia de todos quienes, atentos al trato que recibió en los comienzos de su gestión el ex gobernador Francisco Pérez cuando la por entonces Cristina presidenta lo mimaba en público, al punto de que en los discursos se refería a él con el apodo de "Paco" apostando, incluso, doble contra sencillo a que aquel joven gobernador mendocino estaba llamado a protagonizar los años por venir del futuro del proyecto, no pueden otra cosa que imaginar que algo de aquello que hoy se ventila en la nación, pudo haberse aplicado también en la provincia. Incluso antes de Pérez, en los tiempos de Celso Jaque, el malargüino se ufanaba de los beneficios que en potencial recibiría Mendoza con el gobierno de Cristina por considerarla una suerte de "hada madrina" que garantizaría el crecimiento de la provincia por las inversiones millonarias que en obras públicas destinaría a este territorio la nación.

En verdad, las obras no llegaron a Mendoza como soñaron aquellas administraciones provinciales. Jaque nunca fue del agrado de la presidenta y con el tiempo, Paco desapareció del radar todo poderoso de Cristina. No hubo contratos millonarios, ni mucho menos. Sólo promesas, en algún momento especial, elaboradas a las apuradas e incumplidas, desde ya. Como aquel gasoducto para Malargüe y la construcción inmediata del dique Los Blancos sobre el río Tunuyán que la presidenta lanzó a los gritos en medio de la vocinglería militante que la adoró en un acto de campaña en San Martín, en el Este provincial.

A fines del 2015, cuando Alfredo Cornejo asumió la gobernación, lo hizo no sólo denunciando un desquicio administrativo y un desmanejo descomunal en las cuentas del Estado que le habían dejado las dos administraciones que lo precedieron. También deslizó -y en la semana volvió sobre lo mismo-, su convencimiento de que la corrupción K que se investiga a nivel nacional también existió en alguna medida en Mendoza. Ni tanto, ni tan poco, hay que decirlo, en función de lo que el mismo gobierno ha corroborado sobre los supuestos ilícitos que imaginó se habían cometido.

Dos obras públicas de relevancia se llevaron todas las miradas desconfiadas: la construcción de la cárcel federal de Cacheuta y la del estadio cubierto del Parque General San Martín. La cárcel fue literalmente abandonada por quien debía encargarse de construirla, la española Isolux, que a fines del 2015 declaró la quiebra de sus plantas en buena parte del mundo. También en Argentina. La obra era financiada por la nación. Un directivo de Isolux está mencionado en los cuadernos de Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta y se encuentra bajo investigación judicial. Cargando contra la corrupción del kirchnerismo, Cornejo ha dicho en varias oportunidades que cuando llegó al gobierno y comenzó a destrabar la construcción inconclusa de la cárcel, se encontraron con que se habían certificado trabajos por el 70 por ciento cuando en realidad sólo se había levantado el 37 por ciento de la obra. Sobre el estadio cubierto, se sabe que el actual gobierno siempre se opuso a su construcción y criticó aquella decisión política que tomó Pérez. El estadio de igual forma fue terminado a un costo casi tres veces superior del que se había presupuestado y licitado. De los 260 millones de pesos iniciales se terminaron gastando más de 1.000 millones. Pero no hubo denuncia penal. "Se gastó mucha más plata, pero en este caso fueron un poco más prolijos que en otros contratos. Encontramos inoperancia absoluta por parte de aquella administración", dijo uno de los funcionarios designados por el gobierno de Cornejo para auditar las obras públicas que dejó inconclusas Pérez.

Hay, sin embargo, posibles delitos en la obra pública mendocina, que se originaron en la gestión de Pérez, que están siendo investigados en el área de Delitos Económicos de la Justicia provincial. Y se focalizan en la Infraestructura Social Básica, en aquellas obras de cloacas y extendido de redes de agua potable. Cuando asumió, Cornejo ordenó crear una oficina que auditara los contratos que su antecesor había firmado con las empresas que habían ganado las licitaciones. Fue entonces cuando vio la luz la Dirección de Control de Gestión bajo los dominios de Economía e Infraestructura.

Pérez había desdoblado las oficinas destinadas a llevar adelante las licitaciones de obras públicas. Todo lo concerniente a la infraestructura básica se atendía fuera de la Casa de Gobierno, en una oficina que funcionó en una casona del Barrio Bombal cuyo alquiler costeaba una de las empresas que había ganado la licitación para construir lo que se denominó el Sistema Cloacal El Sauce, en Guaymallén. La UTE conformada por las firmas Procon, Camer y San José, había firmado un contrato por las obras de cloacas por un monto de 18 millones de pesos, pero el valor ascendió a casi 30 millones. Hubo sobreprecios reconocidos, pero también una ampliación del contrato por más obras que se le fueron exigiendo a las firmas. El caso está siendo investigado en la Justicia y especialmente busca respuestas de los por qué la UTE pagaba el alquiler de la oficina del Barrio Bombal. Alquiler que se dejó de pagar por la actual administración y desmantelada la oficina de Coordinación de Infraestructura Básica que allí funcionaba.

La auditoría más adelante halló irregularidades en las obras de una línea eléctrica que se realizaría en dos partes o tramos: se trata de la Línea Sosneado-Loma Amarilla primera parte y Loma Amarilla-Los Italianos en su segunda parte. Las obras fueron adjudicadas a la empresa Elytec, en el 2013. Aquí se denunció que se habían certificado la colocación de un total de 250 postes para el cableado eléctrico, cuando sólo se colocaron 22 y de los 11 mil metros de cable que se certificó habían sido colocados, no se encontró ninguno.

La auditoría se realizó durante el 2016 y un año más tarde el gobierno haría la denuncia ante la Justicia. El expediente original es 14.468 del 2017. A comienzos del 2018, la Justicia había dispuesto unificar las causas y reunir allí las denuncias sobre la red cloacal de El Sauce, las de la línea Sosneado-Loma Amarilla y se sumaban otras irregularidades halladas con un grupo no identificado de cheques rechazados encontrados en aquella casona del Barrio Bombal y supuestos ilícitos con las obras de red cloacal de Vista Flores, de la Villa La Paz y de la General Alvear.


Tamaño del texto
Comentarios
belen
07-08-18 10:29
No nos desvien los ojos para otro lado!!! todos sabemos lo que es la empresa CEOSA, no hace falta investigar mucho........y la obra del estadio si todos sabian lo que pasaba...por que Cornejo no rescindio contrato y la licito nuevamente??? en lugar de pagar casi 4 veces mas de lo adjuidicado con una variante donde elimino items contractuales??? pero de eso nadie habla...y nuestros representantes en la Legislatura...que hacen que nadie pide informes sobre todo esto??? Se nos burlan en la cara y tambien esta nota.Nos devian lejos de la realidad..
Horacio
04-08-18 15:54
Aparte del estado cubierto, hay más "obras" de ésas en la provincia.. Es cuestión de darle una recorrida a los departamentos, no tan lejos de la capital...
Tu comentario
Más de Opinión
Números desbocados y actores que resisten
Por Marcelo López Álvarez.
El PJ se despierta tras un golpe inesperado de Bermejo en Maipú
El intendente anunció que no irá por la reelección el año que viene. Promueve al joven que lo enfrentó en el 2015. ¿Nace el rival de La Cámpora?